lunes, 31 de enero de 2011

MANITAS DE CERDO

Hoy traigo un plato que gusta a muchos, pero también se que a otros no. La verdad es que si las limpiamos bien y tenemos la precaución de eliminar el agua una vez que comienza a hervir y las refrescamos, le quitaremos parte del sabor más fuerte que puedan tener.
Después de cocerlas preparamos un rico sofrito y quedan estupendas. Además es un plato que viene bien para cuando hace frío y tiene una textura gelatinosa que a mí particularmente me gusta.
  


INGREDIENTES:

4 manitas de cerdo partidas por la mitad o en cuatro trozos
2 ó 3 dientes de ajo
2 rebanas de pan
1 cebolla
1 tomate
80 gr. chorizo en tacos
80 gr. de jamón serrano en tacos
1 hoja de laurel
1 cucharadita de pimentón dulce
1 ó 2 cayenas o un poco de guindilla picante
50 ml. de aceite de oliva
Sal
Unas hebras de azafrán

Para limpiar las manitas:
Sal y zumo de limón o vinagre

Para cocer las manitas:
1 hoja de laurel
1 trozo de cebolla
Sal


Se venden bastante limpias, pero hay que repasarlas y con una cuchilla quitarle los pelitos, en el caso de que le quedara alguno y frotarlos bien con sal y limón o vinagre, luego se enjuagan y se ponen a hervir. Cuando rompe el hervor se tira el agua, se refrescan en agua fría y se vuelven a poner a cocer con un poco de sal, la cebolla y una hoja de laurel pequeña. Así quedan perfectamente limpias y le quitaremos ese sabor fuerte que pudieran tener.

Si lo hacemos en olla rápida necesitaremos unos 40 minutos, para que queden blanditas. En una olla normal el tiempo será aproximadamente de 1 hora y media. Cuando estén tiernas se retiran del fuego y se reservan dentro del caldo.

Mientras están cociendo las manitas prepararemos un sofrito de la siguiente manera:

Ponemos una sartén al fuego con el aceite y cuando esté caliente freímos los dientes de ajo, pelados y enteros. Una vez estén fritos los retiramos y los pasamos a un mortero. Freímos las rebanadas de pan y las ponemos junto con los ajos. Tostamos el azafrán (para ello lo colocamos sobre la tapa de la olla donde tenemos cociendo las manitas, envuelto en papel de cocina o de aluminio). Cuando esté lo ponemos en el mortero y picamos las tres cosas muy bien, para hacer una majada que luego nos servirá para espesar el caldo.

Partimos la cebolla en trocitos pequeños la ponemos en la misma sartén, si hiciera falta pondríamos un poco más de aceite, le ponemos un poco de sal y la doramos. A continuación le añadimos el tomate rallado y seguimos friendo. Cuando esté bien sofrito incorporamos el chorizo y jamón serrano a taquitos, una hoja de laurel y le damos unas vueltas. Apartamos la sartén del fuego y echamos la cayena y el pimentón dulce, con el calor que tiene es suficiente para el pimentón, ya que es muy fácil que se queme y amargue. Si preferimos echar pimentón picante tendremos cuidado con la cayena o la guindilla y no ponerla, pues podría picar demasiado. Movemos bien para que se mezcle todo.


En una cazuela se colocan las manitas y un poco de caldo que colaremos. Ponemos el sofrito por encima y removemos un poco con cuidado. Cuando pasen unos 5 minutos y haya cocido todo un poco hay que probar el caldo, si pica retiraremos la cayena o la guindilla y probamos de sal. A continuación añadimos la majada del mortero y dejamos cocer 10 ó 15 minutos para que se mezclen bien los sabores. Comprobamos que las manitas queden bien tiernas.




viernes, 28 de enero de 2011

MASA DE HOJALDRE Paso a paso y TARTITAS DE MANZANA

La propuesta dulce de Whole Kitchen para el mes de enero, consistía nada más y nada menos que en la elaboración de la MASA DE HOJALDRE. Todo un clásico de la gastronomía francesa que podemos usar tanto en recetas dulces, como saladas.
Para mí siempre ha sido una asignatura pendiente que, gracias a convertirse en la propuesta dulce del mes, ha dejado de serlo.
La verdad es que cuando uno tiene las indicaciones no es complicado de hacer. Puede resultar un poco de lío si leemos la receta, sin tener documentación gráfica acompañándola.
Por eso he pensado que ya que tenía que hacerla, sería del modo más detallado posible y acompañaría la elaboración de un paso a paso detallado.
Perdonarme por la extensión, pero considero que es necesario para entender bien el proceso y así animar desde aquí a todas las personas que no se atreven a hacer esta masa.
El resultado merece la pena, no tiene nada que ver con los hojaldres que compramos y puesto que podemos congelarlo, porqué no hacer de vez en cuando para nuestras recetas.



INGREDIENTES:
200 ml. de agua fría
14 gr. de sal fina (1 cucharadita)
500 gr. de mantequilla de gran calidad a temperatura ambiente
150 gr. de harina rica en gluten (harina de fuerza)
250 gr. de harina común

Poner el agua fría y la sal en un bol, remover un poco para que la sal se disuelva. Fundir 75 gr. de la mantequilla. Poner las harinas sobre la mesa de trabajo y hacer en medio un agujero (formamos un volcán), añadimos el agua con la sal y a continuación la mantequilla fundida. Amasamos no en exceso, hasta incorporar en su totalidad todos los ingredientes. Formamos una bola Foto 1, la envolvemos en film transparente y la dejamos reposar en el frigorífico entre 1 y 2 horas.

Foto 1


Cuando la masa haya reposado, enharinamos levemente la superficie de trabajo (que preferiblemente deberá ser una superficie fría), colocamos la bola y le hacemos un corte en forma de cruz con un cuchillo, sin llegar hasta el final Foto 2 y abrimos con la mano un poco Foto 3.

Foto 2

Foto 3

Con el rodillo extendemos las cuatro partes hasta un grosor de 2 cm., dejando un pequeño montículo de pasta en el centro. Tendremos delante de nosotros la masa con forma de cruz de la Foto 4.

Foto 4

Colocamos el resto de la mantequilla que deberá tener la misma consistencia que la masa, en el centro. Ahora se trata de ir plegando las cuatro alas que hemos formado sobre la mantequilla para envolverla bien y formar un cubo Fotos 5, 6, 7 y 8.


Foto 5

Foto 6

Foto 7

Foto 8

A continuación damos unos golpes con el rodillo sobre la masa y empezamos a estirarla hacia arriba y hacia abajo, hasta formar un rectángulo Foto 9, hay que procurar dejar los lados lo más rectos posible. Es importante trabajar siempre la masa con el rodillo en la misma dirección y evitar que la mantequilla se salga del interior.

Foto 9
Seguidamente comenzamos con el plegado de la masa. Para ello tenemos que pensar que estamos doblando una carta en tres, Fotos 10 y 11. Como vemos en la última foto el pliegue nos queda arriba. Ahora giramos la masa 45º hacia la derecha o hacia la izquierda, pero tendremos que recordar hacia que lado lo hacemos, Foto 12. HABREMOS COMPLETADO LA 1ª VUELTA. La envolvemos en film transparente en esa misma posición y la dejamos reposar en el frigorífico entre 1 y 2 horas.


Foto 10

 
Foto 11
 
Foto 12

Transcurrido este tiempo sacamos la masa y la colocamos en la misma posición que la guardamos. Volvemos a formar un rectángulo Foto 13. Volvemos a doblar en tres. Volvemos a girar la masa 45º y HABREMOS COMPLETADO LA 2ª VUELTA. Es el mismo proceso que hemos visto en las últimas fotos. Envolvemos de nuevo en film transparente y dejamos reposar en el frigorífico nuevamente entre 1 y 2 horas. Si nos damos cuenta son los mismos pasos que hemos hecho en el punto anterior. Esta operación hay que repetirla hasta haber completado 6 vueltas de dos en dos, dejándola reposar cada vez el tiempo indicado en el frigorífico.

Foto 13

Esto quiere decir que las últimas 4 vueltas las haremos en menos tiempo, ya que haremos la 3ª vuelta y la 4ª vuelta seguidas. Después el tiempo de reposo en el frigorífico y lo mismo para la 5ª y 6ª vueltas.

Para llevar bien la cuenta de las vueltas es conveniente marcar con la yema de los dedos, en la parte superior de la masa, el número de vueltas efectuado, Fotos 14 y 15.

Foto 14

Foto 15

Cuando hayamos hecho todas las vueltas, la guardaremos en el frigorífico hasta el momento de utilizarla. Siempre es mejor dejar pasar varias horas, para que la masa repose, antes de su uso. Podemos reservar en el frigorífico 2 ó 3 días, si no la vamos a gastar de momento. Pero si preferimos se puede congelar. Cuando vayamos a utilizarla estiramos con un rodillo, formamos un rectángulo Foto 16 y cortamos la cantidad que necesitemos para nuestra preparación. El resto podemos cortarlo en dos trozos y congelarlo muy bien envuelto y nos puede durar varias semanas. 

Foto 16

En mi caso he dividido la masa en cuatro trozos Foto 17 (aunque solo se ven tres) y he utilizado uno de ellos. El resto lo he envuelto cuidadosamente con film transparente, le he puesto la fecha y lo he guardado en el congelador, para posteriores utilizaciones. Cuando necesitemos usarlo, lo pasaremos al frigorífico dejaremos descongelar y extenderemos con un rodillo.


Foto 17
Hasta aquí nuestra receta de MASA DE HOJALDRE. Ahora como la propuesta de Whole Kitchen es la Dulce, he preparado unas Tartitas de Manzana, que he elaborado de la siguiente manera:



TARTITAS DE MANZANA


INGREDIENTES:
Hojaldre
2 manzanas Golden
Azúcar (moreno o blanco)
Mantequilla
Mermelada de albaricoque
Zumo de limón


Sobre una superficie ligeramente enharinada Foto 1 he extendido el hojaldre, hasta dejarlo bien finito y lo he cortado en diez trozos Foto 2. Los colocamos en la bandeja del horno sobre un papel vegetal y pinchamos el centro con un tenedor dejando los bordes libres, para que la masa suba Foto 3.

Foto 1

Foto 2


Foto 3
Colocamos encima la manzana en gajos finos, espolvoreamos con el azúcar, ponemos unos trocitos de mantequilla y volvemos a poner un poco más de azúcar. Vemos el proceso en las Fotos 4, 5, 6, 7.

Foto 4

Foto 5


Foto 6

Foto 7

Introducimos en el horno previamente calentado a 215º. La temperatura debe estar alta para que el hojaldre suba bien. Lo tendremos a esa temperatura unos 10 minutos, después lo bajaremos a 190º y terminaremos de hornear durante 15 minutos más. Debemos vigilar que quede un color dorado bonito Foto 8.

Foto 8

Una vez fuera cogemos la mermelada, un chorrito de agua y unas gotas de zumo de limón, lo mezclamos bien y con una brocha pincelaremos las tartitas para darles brillo.

Este es el resultado:








jueves, 27 de enero de 2011

¡¡¡ GRACIAS, TRINI !!!

Hoy no os traigo una receta, me vais a permitir que le de las gracias a TRINI ALTEA.
Muchos de vosotros la conoceis por su blog y los premios, diseñados por ella misma. Ha sido tan amable de concederme este premio:




Según dice ella en su blog es un ¡¡¡PREMIO!!! al reconocimiento por el diseño y la labor divulgativa de temas relacionados con la cocina, así como haber alcanzado un determinado número de seguidores en su blog. Este premio da la posibilidad de poder otrogarlo a otros blogs que reunan los requisitos mencionados anteriormente.


Hay muchos blogs que visito y todos y cada uno de ellos tienen algo que me gusta. Además prácticamente todos superan los 100 seguidores, por lo que prefiero dejarlo aquí para que el que cumpla los requisitos que Trini especifica lo recoja.

El mero hecho de hacer un blog supone, al memos para mí, que hay personas desprendidas que, comparten un trocito de su tiempo con los demás en los comentarios que nos hacen, que tienen una misma afición y que nos les importa compartir con todos sus recetas, algunas seguro que llevan en sus familias muchísimo tiempo.

Por eso se me hace muy dificil otorgarlo pues sois muchos los merecedores del premio. Hay muchas personas maravillosas detrás de cada blog y personalmente lo he podido comprobar.


¡¡¡Aquí teneis el PREMIO de Trini Altea y que cada uno que cumpla los requisitos lo recoja!!!




lunes, 24 de enero de 2011

BRIOCHE CON GOTAS DE CHOCOLATE

A quien no le gusta disfrutar de un buen Brioche en el desayuno o en la merienda. Son extraordinarios, solos o acompañados de mantequilla y mermelada, con una loncha de jamón york o cualquier tipo de fiambre.
Pues bien si le añadimos unas gotas o pepitas de chocolate el resultado es estupendo. Le da un aspecto marmolado a la miga y su sabor es muy rico.
Este tiene la forma de un cake porque está hecho totalmente en panificadora. Pero podemos utilizar un molde de alargado para conseguirlo. Aunque si lo preferimos, podemos cambiar y hacer piezas más pequeñas.





INGREDIENTES:

La receta es del libro que trae la panificadora:
575 gr. de harina especial para pan (harina de fuerza)
1 sobrecito (5 gr.) de levadura de panadería seca
200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
4 huevos
80 ml. de leche
1 cucharadita pequeña de sal
70 gr. de azúcar
150 gr. de gotas chocolate

El chocolate es opcional, podemos hacer la receta prescindiendo del mismo.



Si utilizamos panificadora vertemos en el recipiente de amasar los ingredientes en este orden: leche, huevos, mantequilla a temperatura ambiente y en trozos pequeños, sal y azúcar. A continuación añadimos la harina y la levadura seca. Ponemos el bol en el aparato y seleccionamos el programa 7 y el peso y el color de corteza que deseemos (esto dependerá de las panificadoras). Cuando la máquina lo indique, que será transcurrido 28 minutos aproximadamente, incorporamos las pepitas de chocolate. La máquina hará el resto. Cuando termine el programa dejaremos enfriar sobre una rejilla.


Si no utilizamos panificadora y queremos usar la batidora o robot, pondremos los ingredientes en el mismo orden y amasaremos con el gancho amasador durante unos 5 ó 6 minutos. Cuando esté todo bien amasado incorporaremos el chocolate y seguiremos amasando un par de minutos más. Pondremos la masa en un recipiente alargado, que previamente habremos untado con mantequilla. Taparemos la masa y dejaremos que doble su volumen durante 1 hora y media aproximadamente. Transcurrido este tiempo introducimos al horno que habremos calentado previamente a 190º y hornearemos durante unos 35-40 minutos. Si vemos que coge mucho color bajamos la temperatura un poco. Si queremos que el aspecto sea brillante por encima, tendremos que pintarlo con una brocha con huevo batido.

Si no tenemos panificadora, ni batidora de ningún tipo, no hay que echarse atrás. Simplemente amasaremos a mano, pero habrá que tener en cuenta que debemos trabajar la masa muy bien, que quede bien ligada y fina. Después dejaremos que la masa doble su volumen tal y como he explicado antes dentro del molde y procederemos igual.


Es muy importante que conozcamos bien nuestro horno, ya que aunque todos son parecidos hay pequeñas diferencias. Es preferible que hayamos elaborado previamente algunas preparaciones para saber el resultado que podemos obtener.


 





jueves, 20 de enero de 2011

BIZCOCHO DE LECHE CONDENSADA Y ALMENDRAS

Los bizcochos que se hacen con almendra suelen ser siempre muy jugosos y éste además lleva leche condensada que le aporta cremosidad.
Lo vi hace días en el blog de Rosa que tiene unas cosas estupendas. Ella lo preparó en fomato pequeño. He variado un poco las cantidades con respecto al de ella y he hecho el de la fuente de la receta, Mundo Recetas.
Me ha parecido bien darle un toque de sabor con extracto de vainilla. También puede quedar muy bien con ralladura de limón. Los aromas siempre dan buen sabor a los bizcochos.   






INGREDIENTES:

120 gr. de harina
1 sobre de levadura
4 huevos
397 gr. de leche condensada (un bote pequeño)
60 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
125 gr. de almendra molida
Opcional: 1 cucharadita de esencia de vainilla o ralladura de limón.




Precalentar el horno a 175-180º, según hornos la temperatura varía un poco. Es importante que conozcamos bien el nuestro, para no fallar en nuestras elaboraciones.

En un bol ponemos la leche condensada, la mantequilla y los huevos. Batimos con una batidora de varillas, hasta que todo quede bien integrado.
Agregamos la harina tamizada junto con la levadura y seguimos batiendo hasta que no queden grumos.
Incorporamos la almendra molida y la esencia de vainilla o la ralladura de limón (en el caso de que decidamos poner alguna de las dos o incluso las dos). Mezclamos bien hasta que se integre del todo.
Vertemos en un molde que previamente habremos untando con mantequilla o forrado con papel vegetal.
Horneamos durante 30 minutos, dependiendo del horno podrá estar unos minutos antes o después. Pinchamos con un palillo, si sale limpio estará cocido, de lo contrario dejaremos un poco más.

Hay que tener la precaución de no abrir para nada la puerta del horno durante el horneado, ya que el bizcocho bajaría y no volvería a subir. Podremos abrir cuando hayan transcurrido al menos 25 minutos, nunca antes y solo para comprobar si está hecho.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...