jueves, 30 de junio de 2011

KOLOKITHOKEFTÉDES y TZATZÍKI - (Albóndigas de Calabacín) y (Crema de yogur con ajo y pepino)

El nuevo reto de Film & Food para el mes de Junio consiste en hacer un homenaje a la cocina griega, para lo que había que elaborar una receta de la cocina de ese país. Pero el reto venía con sorpresa en modo de ingrediente secreto, que podíamos incluir en la propia receta o hacer una referencia al mismo citándolo en el texto de la entrada o en una foto.
Teníamos que descubrir ese ingrediente en las pistas que, las juguetonas Ingrid y Alba, nos daban en su blog, sobre la historia mitológica del Dios griego, Dionisio.
Considerado Dios de la vid, el vino y el delirio místico, Dionisio cuenta con varios símbolos, entre ellos la vid, la hiedra, el toro, la serpiente, el pino. 
También tiene como símbolo el árbol que da el fruto que teníamos que descubrir: LA HIGUERA que nos da BREVAS en los meses de Junio - Julio e HIGOS en Agosto - Septiembre.
Ahora os dejo con la receta y espero haber acertado con el ingrediente secreto.
¡¡¡ Espero que si !!!



KOLOKITHOKEFTÉDES (Albóndigas de Calabacín)
INGREDIENTES:
500 gr. de calabacín
1 cebolla
1 diente de ajo
1 huevo
50 gr. de queso feta
50 gr. de queso kefalotiri
1 guindilla fresca sin semillas
2-3 cucharadas de pan rallado
2-3 cucharadas de harina
Eneldo
Unas hojs de menta fresca picada
Aceite de oliva
Sal
Pimienta

Se pela la cebolla, se ralla y se reserva en un recipiente. Se pela el ajo, se tritura con un prensa-ajos y se mezcla con la cebolla. A continuación, se rallan los calabacines, se añaden al recipiente y se incorporan también los quesos desmenuzados o cortados en dados muy pequeños, el eneldo, la menta y la guindilla bien picados, el huevo y el pan rallado. Se mezcla todo, se salpimienta y se añade harina en la medida en que el calabacín suelte agua para obtener una masa más bien compacta con la que pueda trabajarse. Se lleva al fuego una sartén con aceite, se forman las albóndigas de calabacín con las manos o con la ayuda de dos cucharas y se fríen hasta que queden doradas. Se sirven acompañadas por ejemplo de Tzatzíki.
(Fuente: Cocinas del Mundo)

Tzatzíki (Crema de yogur con ajo y pepino)
INGREDIENTES:
300 gr. de yogur griego
1 pepino
1 ó 2 dientes de ajo (al gusto)
20 gr. de eneldo picado
Unas hojitas de menta picada
Zumo de ½ limón
Aceite de oliva
Sal
Pimienta

Se pela el pepino, se ralla, se sala y se deja escurrir diez minutos en un colador. Se presiona con las manos para eliminar toda el agua posible y se echa en un bol junto con el yogur, el eneldo y la menta finamente picados. Los ajos se trituran con ayuda de un prensa-ajos y se incorporan al bol. Se mezclan bien todos los ingredientes y se condimenta la crema con aceite, zumo de limón y un poco de pimienta recién molida. Se reserva en el frigorífico durante un par de horas.
(Fuente: Cocinas del Mundo)




martes, 28 de junio de 2011

TARTITAS DE CEREZAS

El hojaldre combina prefectamente con las frutas y he pensado preparar estas tartas con mi fruta preferida, las cerezas. Resulta muy rico dar un bocado a una masa que queda muy crujiente y encontrarse en el interior fruta horneada con un sabor maravilloso.
Lo cierto es que esta preparación admite cualquier tipo de fruta, pero hay que aprovechar que estamos en la época de las cerezas y que en este momento las podemos encontrar buenísimas y a buen precio.
Se prepara en un momento y tenemos solucionado un postre delicioso para culminar una comida o cena, o simplemente deleitarnos con una de estas tartitas en una merienda.

¡¡¡ Espero que os gusten !!!


INGREDIENTES:
1 Lámina de hojaldre rectangular (si es casero mejor)
24 cerezas
6 cucharaditas de azúcar moreno
Mantequilla
1 huevo
 
Cortar el hojaldre en 12 cuadrados, en 6 de los trozos (los que utilizaremos como tapa) practicar dos cortes, bien con un cuchillo o con un cortador ondulado.
Partir las cerezas por la mitad y quitarles el hueso. Disponerlas en los 6 trozos que utilizaremos como base. Poner encima de cada uno una cucharadita de azúcar moreno y unos trocitos de mantequilla.
Batir el huevo y pincelar los bordes de las bases. Tapar con los trozos que llevan los dos cortes, presionando un poco para que se sellen bien los bordes y evitar que se abran al hornearlos. Pincelar la superficie con el resto del huevo.
Hornear con el horno previamente calentado a 200º, durante 25 minutos. El hojaldre debe quedar dorado.


sábado, 25 de junio de 2011

PAVLOVA


Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Junio nos invita a preparar un clásico de la repostería: la Pavlova.
Es un postre elaborado con un merengue que se caracteriza por ser muy crujiente por fuera y muy suave y ligero en el interior. Se denomina así en honor a la bailarina Anna Pávlova.
El origen de este postre no está claro, ya que encontramos que los habitantes de Nueva Zelanda y los de Australia se otorgan ser los creadores del mismo.
El libro más antiguo en el que se describe una receta muy parecida a la Pavlova es de origen neozelandés y se fecha en 1929. En cambio, el nombre a este postre se lo dio en 1935 el chef Bert Sachse, del Hotel Esplanade en Perth (Australia), cuando la bailarina rusa Anna Pavlova fue a visitar el país y el chef le deleitó con esta creación.
La controversia con respecto a su origen es tan grande que incluso ha generado estudios universitarios sobre el mismo. A pesar de esto es probable que nunca se dé con la certeza sobre su origen. La receta de la Pavlova se ha ido extendiendo por muchos países y a pesar de no ser muy conocida, su versatilidad la convierte en un postre magnífico. 
Una vez que tengamos nuestra Pavlova horneada, podremos cubrirla de una crema de vainilla, un chantilly, una mousse, una crema de chocolate…. y finalizarla con unas frutas de temporada, así conseguimos una tarta deliciosa y completa.
Para esta ocasión he querido preparar mi propia versión y le he añadido un toque de café soluble, pero vosotros podéis darle el sabor que más os guste. Particularmente la combinación de café y chocolate me parece deliciosa, de ahí que se lo haya puesto.



INGREDIENTES:
Esta receta fué publicada por una persona que trabajaba junto al chef Bert Sachse en el Hotel Esplanade. En esta  ocasión he modificado un poco la receta original al incluir una cucharadita de café soluble.
6 claras de huevo
250 gr. de azúcar
3 cucharaditas de vinagre
Una pizca de crémor tártaro
Unas gotas de extracto de vainilla
1 cucharadita de café soluble
3 cucharaditas de maizena (harina de maíz)


Para adornar la Pavlova
100 gr. de chocolate de cobertura
50 gr. de nata
50 gr. de almendras laminadas o en granillo tostadas



Precalentar el horno a 150º C, calor arriba y abajo
Batir las claras de huevo, una vez empiecen a montar y hayan blanqueado, añadir el cremor tártaro y seguir batiendo. Cuando estén bien montadas, incorporar la cucharadita de café soluble y añadir con mucho cuidado el azúcar. La iremos incorporando poco a poco, batiendo hasta que el merengue esté perfectamente montado y brillante. Añadir el extracto de vainilla y el vinagre seguir batiendo hasta que esté totalmente incorporado. Tamizar la maizena y mezclarla con movimientos suaves y envolventes de abajo hacia arriba, hasta que esté bien integrada.
Poner una hoja de papel de horno en la bandeja. Colocar la mezcla encima y darle la forma deseada. Si queremos podemos espolvorear con azúcar (esto es opcional). Hornear 5 minutos a 150º C, pasado este tiempo reducir la temperatura a 100º C y hornear durante hora y media. Apagar el horno dejar la puerta entreabierta y esperar a que se enfríe en el interior.
Tostar las almendras y reservar. Calentar la nata e incorporar el chocolate troceado para que se disuelva y nos quede como una crema. Dejar templar un poco, verter por encima de la Pavlova y espolvorear con la almendra laminada tostada.




viernes, 24 de junio de 2011

PASTEL DE QUESO AFUEGA'L PITU BLANCO

Nuestra querida Isabel del blog Aliter Dulcia está de celebración por sus 1000 seguidores, bueno la cifra se ha incrementeado. Por ese motivo ha organizado un concurso "Tu receta asturiana", en el que se puede preparar cualquier receta típica asturiana.
La verdad es que he estado viendo muchísimos platos estos días para su concurso. En un principio pensaba que no iba a poder participar porque ando muy liada, pero afortunadamente el plazo se ha alargado hasta el día 26 de Junio y ello me ha permitido sacar un hueco para elaborar una receta. 
Me ha costado un poco decidirme porque prácticamente se han hecho todas o casi todas, pero no quería dejar pasar la oportunidad de hacer algo para esta celebración y me he decidido por un pastel de queso con un ingrediente muy asturiano, el queso Afuega'l Pitu, que por cierto me ha costado bastante encontrar, no es muy común encontrarlo en todos los comercios, pero al final he podido conseguirlo.
Animaros a participar hay de plazo hasta el día 26 de Junio, así que aún teneis tiempo.



INGREDIENTES:
100 gr. de queso Afuega’l Pitu blanco
300 gr. de requesón
100 gr. de pasas
1 copa de aguardiente de sidra
6 huevos
125 gr. de mantequilla
75 gr. de harina
75 gr. de azúcar
Ralladura de un limón



Ponemos las pasas a remojar con el aguardiente de sidra. Batimos los huevos y el azúcar hasta que blanqueen. Añadimos a la mezcla la harina, la mantequilla, el queso, la ralladura de limón, el requesón y batimos hasta obtener una masa ligera. Añadimos las pasas escurridas del aguardiente y removemos.
Engrasamos un molde con mantequilla, espolvoreamos un poco de azúcar por encima y vertemos la masa. Cocer en el horno previamente calentado a 190º durante 30 minutos aproximadamente. Comprobamos pinchando con una aguja o brocheta si está totalmente cuajado, de lo contrario lo mantendremos unos minutos más.
Aconsejo que cuando lleve unos 25 minutos hagamos la comprobación, porque hay hornos que cogen mucha temperatura y podría secarse.
Dejar enfriar unos minutos en el molde y desmoldar con cuidado. Es mejor utilizar un molde de los de aro desmoldable.






lunes, 20 de junio de 2011

BIZCOCHO DE MENTA CON BUTTERCREAM DE CHOCOLATE CON LECHE

El chocolate con menta es algo que le gusta a muchas personas y en versión bizcocho queda delicioso. Podemos utilizar chocolate con leche o decantarnos por el puro. En cualquier caso el contraste de sabores es estupendo y, además, resulta muy vistoso.


Las chicas del Círculo Whole Kitchen, han organizado un Concurso Aniversario "Tu mejor bizcocho", para celebrar el primer año de su maravilloso blog.
El plazo finaliza hoy mismo y pensaba que ya no me daba tiempo a preparar nada, pero no quería dejar pasar la ocasión de participar en este concurso, porque nadie puede negar que están realizando una estupenda labor.
Desde aquí quiero felicitar a Beatríz y a Silvia por su proyecto conjunto y agradecerles compartir con todos, tantas cosas maravillosas. ¡¡¡Sois estupendas!!!

INGREDIENTES:
Para el bizcocho:
3 huevos
200 gr. de harina
150 gr. de azúcar
100 gr. de mantequilla
100 ml. de buttermilk *, yogur o leche (según preferencias)
1 cucharadita de levadura química
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharadita de aroma de menta
Unas gotas de colorante verde (he usado Americolor)
* Si no encontramos butermilk podemos sustituirlo por la misma cantidad de leche a temperatura ambiente, a la que le añadiremos una cucharadita de zumo de limón o de vinagre, removeremos, dejaremos reposar 10 minutos y adquirirá una consistencia muy parecida.
Para la buttercream (crema de mantequilla):
175 gr. de chocolate con leche para fundir (si queremos lo podemos hacer con chocolate puro, sin leche)
250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
150 gr. de azúcar glas
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharadita de aroma de menta


Para hacer el bizcocho:
Batir la mantequilla a temperatura ambiente, añadir el azúcar y seguir batiendo hasta que se integre bien. Incorporar los huevos de uno en uno, batiendo bien cada uno, antes de añadir el siguiente. A continuación poner el buttermilk (podemos utilizar yogur o leche, según preferencias), la vainilla, la menta, el colorante y batir un poco más.
Seguidamente añadir la harina tamizada junto con la levadura química y el bicarbonato. Mezclar muy bien para que la masa quede uniforme y con el mismo color.

Untar un molde de 18 ó 20 cm. con spray desmoldante o con mantequilla, verter la mezcla. Hornear con el horno previamente calentado a 170º durante 40 ó 45 minutos. La puerta del horno no debe abrirse durante el horneado, para evitar que el bizcocho se baje, ya que no volvería a subir. Pinchar con una aguja o palillo, si sale limpia estará cocido, de lo contrario dejar unos minutos más.
Dejar enfriar 10 minutos en el molde, sacarlo y dejarlo enfriar sobre una rejilla. El bizcocho es mejor dejarlo reposar varias horas antes de proceder a montar las capas, incluso lo podemos hacer el día anterior.
Para hacer la buttercream (crema de mantequilla):
Fundir el chocolate en el microondas, a temperatura suave, remover y reservar.
Poner la mantequilla en un bol, deberá estar a temperatura ambiente y batir con la batidora de varillas. A continuación incorporar el azúcar glas y seguir batiendo hasta que se integre del todo. Cuando el chocolate se haya enfriado un poco, añadirlo a esta mezcla, poner también le extracto de vainilla y aroma de menta y continuar batiendo, hasta que quede completamente integrado.

Montaje del bizcocho:
Cortar los bordes oscuros del bizcocho y hacer dos cortes por el centro en sentido horizontal, de manera que nos queden tres círculos iguales.
Poner en un plato uno de los discos, el bizcocho queda bastante jugoso, pero si se quiere, se puede humedecer con un almíbar o simplemente con un poco de agua, para no alterar el sabor del mismo. Colocar un poco de la buttercream y encima el segundo disco. Repetir la operación y adornar como más nos guste.
Dejar enfriar en el frigorífico hasta el momento de servir.


¡¡¡ Espero que os guste, es delicioso !!!



sábado, 18 de junio de 2011

PASTELA MORUNA

Whole Kitcken en su Propuesta Salada para el mes de Junio nos invita a preparar un clásico de la cocina marroquí: Pastela Moruna.
Es uno de los platos más populares de la cocina marroquí. La pastela, bastilla, pastilla es una especialidad que se ofrece como plato especial para las bodas, fiestas y para otras ocasiones familiares.
Es un pastel hecho con pasta filo y relleno de una mezcla de cebolla, pollo (pichón, paloma, …) o pescado, perejil y almendras. No se puede definir como salado completamente, ya que se presenta espolvoreado con azúcar glas y canela, dando un toque dulce al plato.
Probablemente fuera de origen morisco-andalusí y fue llevada al norte de África por los árabes expulsados de Andalucía en el siglo XV, pero hay opiniones que no piensan lo mismo, diciendo que tal receta no existe en la cocina española y que es tan buena que, de haber existido en tiempo de Al Andalus (hasta fines del siglo XV), habría llegado hasta nuestros días.
Aunque el relleno más común es el pollo, también se encuentran rellenas de marisco pescado, pichón, paloma verduras, dátiles … e incluso con leche que se presenta como postre.



INGREDIENTES:
2 cuartos traseros pollo
4 láminas de pasta filo o de pasta brick
100 gr. de almendras fileteadas
10 gr. de jengibre
1 cebolla
2 dientes de ajo
2 cucharaditas de perejil picado
2 cucharaditas de cilantro picado
1 pizca de azafrán
2 huevos
Caldo de ave
1 cucharada de pasas sin semillas (opcional)
8 ciruelas deshidratadas (opcional)
Sal
Aceite de oliva
1 cucharadita de mezcla de especias morunas
Mantequilla para pincelar
Azúcar glas
Canela

En una cazuela con aceite se pochan el ajo y la cebolla picados. Cuando empiezan a dorarse se agrega el pollo sin piel, el azafrán, jengibre picado, perejil, cilantro, las especias morunas y sal. Se incorpora el caldo de ave necesario para cubrir el pollo y se deja cocer todo junto a fuego medio-lento, durante 40 minutos. Cuando el pollo esté, se retira de la cazuela y se deja el caldo en el fuego para que reduzca. Si optamos por poner las ciruelas y las pasas, las añadimos en este momento para que se hidraten un poco.
Una vez se haya enfriado el pollo ligeramente, se desmenuza la carne con las manos. A continuación se baten los huevos en un recipiente, se agrega la carne del pollo y un poco de caldo ya reducido, se trabaja la mezcla hasta obtener una pasta homogénea de relleno.
Para preparar la pastela, se coloca en un molde apto para el horno, una base de pasta filo o de pasta brick, se pincela con mantequilla derretida, encima se coloca otra lámina, se vuelve a pincelar y ponemos una capa de almendras fileteadas, otra lámina de pasta, la pincelamos con mantequilla de nuevo y encima el relleno de pollo. A continuación se coloca la última capa de pasta y cerramos la pastela, encerrando el relleno. Se sella bien la pastela ayudándonos de unas gotas de agua. Se pinta con una yema de huevo ligeramente batida. La introducimos en el horno previamente calentado a 200º durante 15 minutos aproximadamente, tiene que quedar dorada. Antes de servir la espolvoreamos con azúcar glas y canela.




jueves, 16 de junio de 2011

ANGEL FOOD CAKE

Este postre es un clásico de la repostería norteamericana, se trata de un bizcocho muy suave y esponjoso que, se hace con claras de huevo y al no utilizar las yemas, queda más blanco en su interior. Es muy fácil de preparar y siguiendo unas sencillas pautas os saldrá a la primera. Estoy segura de que una gran mayoría lo conocereis a través de Bea y su maravilloso blog.
Aquí os explico de manera sencilla como prepararlo, pero Bea tiene una magnífica entrada en su blog, donde explica como se hace un Angel Food Cake, con todo lujo de detalles. Si teneis alguna duda estoy segura que en ese estupendo tutorial quedará aclarada por completo.
Hay un molde específico para este cake y se vende en dos tamaños 18 y 25 cm. La receta que os indico es para el más pequeño. De todas formas si no disponemos de este molde nos puede servir cualquiera de los de corona.
Lo que si os puedo garantizar es que es un bizcocho que merece la pena hacer, la textura y sabor son ideales. Con un chorrito de chocolate por encima está delicioso.




INGREDIENTES:
Cantidades para un molde de 18 cm.
9 claras (podemos utilizar las claras pasteurizadas que venden en Mercadona)
180 gr. de azúcar glas (tamizada)
90 gr. de harina (tamizada)
¼ de cucharadita de sal
1 cucharadita de cremor tártaro
1 cucharadita de extracto de vainilla (podemos utilizar cualquier otro tipo de extracto: almendras, fresa, naranja …)

 
Batir las claras junto con la sal y el crémor tártaro, hasta que este último se haya disuelto completamente, aproximadamente un minuto.
Aumentar la velocidad de la batidora y continuar batiendo durante 2 ó 3 minutos, hasta que las claras hayan montado y consigamos que se formen picos blandos.
Sin dejar de batir, bajar la velocidad e ir incorporando el azúcar, previamente tamizada, a cucharadas. Entre cada cucharada dejaremos transcurrir 10 ó 15 segundos. Cuando la tengamos toda incorporada, las claras tendrán un aspecto brillante. Parar la batidora y comprobar que las claras estén montadas bien firmes, de lo contrario seguir batiendo.
Añadir el extracto de vainilla (o el que hayamos elegido) y continuar batiendo a velocidad media durante 1 minuto. Bajar la velocidad e incorporar la harina, previamente tamizada, a cucharadas como hemos hecho con las claras y continuar batiendo hasta que no queden rastros de harina. El aspecto de las claras deberá ser suave y esponjoso.
Verter la masa en el molde, asegurándose que quede repartida uniformemente. Dar unos golpecitos suaves al molde para que llegue bien al fondo del mismo y alisar la superficie con una espátula.
Hornear con el horno previamente calentado a 170º, durante 40 minutos, sin abrir para nada la puerta del horno, ya que no nos subiría adecuadamente. Transcurrido este tiempo insertaremos una aguja o un palillo cerca del centro y si sale seco estará listo. De lo contrario lo tendremos durante algunos minutos más.
Retirar el molde del horno, darle la vuelta y dejar enfriar durante al menos 1 hora. El molde del Angel Food Cake, tiene unas patitas sobre las que poder apoyarse durante este proceso, el aire circula por debajo del molde.


Transcurrido este tiempo pasar un cuchillo por los lados y por el borde del tubo central, para que se despegue el cake. El molde tiene la base desmoldable, por lo que le daremos la vuelta y dejaremos enfriar sobre una rejilla durante 1 hora más.



A continuación os pongo una imagen del molde del Angel Food Cake. Si no disponemos del mismo, podemos utilizar uno de corona y cuando lo saquemos del horno lo pondremos a enfriar boca abajo, sobre el cuello de una botella. De esta forma conseguimos el mismo efecto y después de 1 hora, lo desmoldaremos con cuidado y lo pondremos a enfriar sobre una rejilla.



¡¡¡ Es delicioso !!!

 



jueves, 9 de junio de 2011

MUFFINS DE JAMÓN YORK Y QUESO

Hoy toca receta salada y en esta ocasión se trata de unos muffins salados, muy ricos, que podemos hacer según nuestros gustos, pues admiten muchas combinaciones de ingredientes: Bacon, salami, queso fresco, tomates deshidratados, verduras ...
Estos son sencillos, jamon york y queso, pero no por ello resultan menos deliciosos. Llevan una mezcla de hierbas aromáticas y un buen aceite de oliva que aportan un sabor extraorinario.
Desde aquí os animo a hacerlos porque resultan muy ligeros y deliciosos. Nos os conformareis con picar solo uno!!!




INGREDIENTES:
200 gr. de harina
1 cucharadita de levadura
1 cucharadita de bicarbonato
½ cucharadita de sal
2 huevos
200 ml. de buttermilk * (se puede utilizar la misma cantidad de leche o yogur)
80 ml. de aceite de oliva
1 cebolla y un chorrito de aceite de oliva para freírla (o cebolla frita envasada)
200 gr. de jamón york en taquitos
200 gr. de queso rallado emmental
1 cucharadita de una mezcla de: albahaca, orégano y perejil
¼ de cucharadita de pimienta negra molida
 
* Si no disponemos de buttermilk, podemos hacerlo poniendo en un vaso 200 ml. de leche entera, a la que agregaremos una cucharada de zumo de limón o de vinagre. Removemos y dejamos reposar durante 10 minutos. Adquirirá la consistencia de leche cortada o yogur líquido, pero ésta esta es la textura del buttermilk.

Con estas cantidades salen 18 muffins.


En una sartén sofreír con un poquito de aceite de oliva la cebolla cortaza en trozos pequeños, con una pizca de sal (podemos utilizar cebolla frita de la que venden envasada). Cuando esté dorada incorporar el jamón de york cortado en taquitos, dar una vuelta y apagar el fuego. Poner por encima la cucharadita de especias, la pimienta negra y remover para que todo se integre, reservar.
En un bol tamizar la harina, levadura, bicarbonato, sal y reservar.
En otro recipiente mezclar el huevo, buttermilk (leche o yogur), aceite de oliva y remover un poco (no es necesario batir, solo mezclar un poco). A continuación incorporamos en este recipiente la harina, bicarbonato y sal que teníamos reservada y mezclamos un poco, sin batir demasiado. Añadimos también la mezcla de la sartén, ponemos el queso rallado y removemos.
En una bandeja de muffins colocamos papelitos y vamos rellenando cada uno de ellos, aproximadamente hasta la mitad o un poquito más. Si no queremos utilizar papelitos, deberemos untar los huecos de la bandeja con un poco de aceite de oliva y verter la mezcla directamente sobre la misma, teniendo en cuenta de no llenarlos hasta el borde, para evitar que al hornear la masa se salga de los huecos.


Hornear con el horno previamente calentado a 180º durante 22-25 minutos, vemos perfectamente como aumentan de tamaño y van cogiendo color. El tiempo de horneado, como siempre digo, depende de cada horno. Yo los he hecho con la función ventilador y con 22 minutos ha sido suficiente. Hay que vigilar que no se nos quemen.


Dejar enfriar durante 5 minutos en el molde y después desmoldar y poner a enfriar sobre una rejilla. 
 
¡¡¡ Son deliciosos !!!

 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...