miércoles, 16 de marzo de 2011

PAN CON ARÁNDANOS Y SÉSAMO

Me gusta hacer pan con diferentes tipos de harina y para esta ocasión he utilizado una mezcla de harina de fuerza y de centeno a partes iguales. El pan adquiere un sabor más potente, reconozco que hay personas a las que solo les gusta el pan blanco, pero no saben lo que se pierden.
Le he añadido unos arándanos deshidratados, no quise poner el sobrecito entero (90 gr.) por si era mucho y le quité un poco, pero creo que se le puede poner completo pues una vez hecho el pan, no se veían demasiados en el corte. No he puesto cantidad de semillas de sésamo porque solamente lleva unas poquitas espolvoreadas por encima.



INGREDIENTES:

370 ml. de agua
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de azúcar
1 cucharada de leche en polvo
1 cucharada de aceite de girasol
250 gr. de harina de fuerza
250 gr. de harina de centeno
1 sobre de levadura de panadería seca
60 gr. de arándanos deshidratados
Semillas de sésamo crudas para espolvorear el pan


Ponemos todos los ingredientes en el orden indicado en la panificadora a excepción de las semillas de sésamo. En mi panificadora programo el número 5 (tiempo total 3 h. 34 min.), peso 750 gr., tostado claro y la ponemos en marcha. Cuando vaya a comenzar a cocer el pan (pasadas 2 h. 20 minutos aproximadamente) le pondremos las semillas de sésamo por encima, es mejor que estén crudas, ya que de lo contrario se tostarán en exceso.



Si no disponemos panificadora o queremos hacerlo en el horno, pondremos los ingredientes en el mismo orden y amasaremos con el gancho amasador durante unos 5 ó 6 minutos. Pondremos la masa en un recipiente alargado, que previamente habremos untado con un poco de aceite de girasol. Taparemos la masa y dejaremos que doble su volumen durante 1 hora y media aproximadamente. Transcurrido este tiempo espolvoreamos con las semillas de sésamo e introducimos al horno que habremos calentado previamente a 190º y hornearemos durante unos 30-35 minutos. Si vemos que coge mucho color bajamos la temperatura un poco.



Si no tenemos máquinas de ningún tipo, no hay que echarse atrás. Simplemente amasaremos a mano, pero habrá que tener en cuenta que debemos trabajar la masa muy bien, que quede bien ligada y fina. Después dejaremos que la masa doble su volumen tal y como he explicado antes, dentro del molde y procederemos igual.


Es muy importante que conozcamos bien nuestro horno, ya que aunque todos son parecidos hay pequeñas diferencias. Es preferible que hayamos elaborado previamente algunas preparaciones para saber el resultado que podemos obtener.




¡¡¡ Espero que os guste !!!
 
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...