sábado, 19 de marzo de 2011

CORONA DE NATA Y FRESAS

Hoy es día especial donde las familias se reúnen para celebrar el día del padre. Este es uno de esos postres sencillos de preparar con el que podemos quedar muy bien. Se trata de una corona que tiene un bonito aspecto y un sabor fino y delicado.
Con ella podemos terminar una comina especial, porque no resulta para nada pesada, no es muy dulce y queda muy suave. Los golosos podéis aumentar la cantidad de azúcar, pero no lo recomiento, creo que lleva la cantidad justa para que quede suave. Nos os podéis imaginar lo agradable que resulta de comer, te quedas con ganas de más.
Se la dedico a todos llos padres y muy especialmente al mío, que aunque ya no està entre nosotros, seguro que se comería un trocito o dos. Aunque nunca fué muy goloso, al hacerse mayor cambió totalmente y el dulce le encantaba.


 
INGREDIENTES:
Para la masa:
50 gr. de mantequilla
150 ml. de agua
65 gr. de harina
2 huevos
1 cucharadita de Azúcar
Una pizca de sal
Una yema para pintar (opcional)

Para El Relleno:
300 ml. de nata para montar (35% Materia Grasa)
250 gr. de fresas o fresones
2 cucharadas soperas de Azúcar
1 cucharadita de Esencia de vainilla
Para cubrir:
Azúcar glas




En un cazo mezclar el agua, la mantequilla, la pizca de sal y la cucharadita de azúcar. Cocer hasta que se deshaga la mantequilla. Llevar a ebullición, retirar del fuego y agregar de golpe la harina. Batir enérgicamente con una cuchara de madera. Volver a poner al fuego y cocer, sin dejar de remover, hasta que la masa se separe de las paredes y se forme una bola (en las imágenes de abajo se puede ver el proceso).


Retirar del fuego y dejar enfriar un poco batiendo con la cuchara para que no haga capa por encima. Agregar los dos huevos, de uno en uno, hasta que estén incorporados y la masa esté brillante. Al principio da la sensación de que la masa no quiere admitirlo, pero poco a poco se va integrando, quedando una masa con la consistencia de una crema pastelera (en las imágenes vemos los pasos).


Cogemos la bandeja del horno y le colocamos un papel vegetal. Ponemos la masa en una manga pastelera con una boquilla lisa y trazamos sobre el papel un círculo de unos 22 cm. de diámetro y 4 cm. de ancho (unos dos dedos). Podemos pintarla con una yema batida para darle brillo (esto es opcional), porque luego con el azúcar glas se tapa. Cocer en el horno, previamente calentado, 10 minutos a 210º y 15-20 minutos más a 190º, hasta que esté crujiente.


Dejar enfriar y cortar por la midad en sentido horizontal, con un cuchillo de sierra. Montar la nata con el azúcar y la esencia de vainilla (lo más golosos podéis incrementar la cantidad de azúcar). Agregar las fresas cortadas en trozos pequeños y mezclarlo con movimientos suaves y envolventes. Rellenar la corona, tapar apretanto un poco para que el relleno se reparta bien y espolvorear con azúcar glas. Reservar en el frigorífico durante 4-6 horas antes de servir, para que todo quede bien asentado.



¡¡¡No me direis que no queda bonito y está buenísimo!!! 



   
¡¡¡Disfrutarlo!
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...