lunes, 16 de mayo de 2011

RED VELVET CAKE - Tarta de Terciopelo Rojo

Esta tarta siempre me ha llamado la atención por el contraste que tiene el corte. Tenía ganas de prepararla desde hace mucho tiempo, pero el colorante no es fácil conseguirlo. En cuanto me hice con el mimo me dije que no tardaría en prepararla.
Recetas podemos encontrar muchas en diferentes blogs, pero como no me gustan las cosas excesivamente dulces he variado las cantidades de azúcar, sobre todo para el frosting.
Sinceramente creo que ha ganado bastante en sabor, si le hubiera puesto la cantidad completa de azúcar, que he visto en algunas recetas, hubiera resultado demasiado empalagosa para mi gusto. Si alguien quiere añadirle más cantidad puede hacerlo, en algunas recetas he llegado a ver incluso hasta 350-375 gr. de azúcar glas, para el frosting.
No cito ningún blog porque la lista sería muy larga, en cada una de las recetas variaban algunas de las cantidades y yo la he hecho un poco adaptándola a mis gustos y el resultado ha sido magnífico.
La hice para llevarla a una comida en casa de unos amigos y a todos le gustó, puedo afirmarlo porque repitieron. Se ha convertido en una da las tartas más ricas que he probado, el bizcocho queda muy jugoso, pero si alguien quiere hacerlo un poco más jugoso todavía, podemos hacer una cosa: Humedecerlo con un poco de agua, pero sin pasarse. El sabor no cambiará y en cambio quedará mucho más jugoso. 




INGREDIENTES:
Para el bizcocho:
275 gr. de harina de repostería
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de levadura química
Una pizca de sal
15 gr. de cacao en polvo sin azúcar
125 gr. de mantequilla
275 gr. de azúcar
2 huevos grandes
240 mil de buttermilk (suero de leche) (*)
2 cucharadas de colorante rojo (he utilizado AmeriColor)
1 cucharadita de vinagre blanco
1 cucharadita de extracto de vainilla

(*) Si no encontramos suero de leche podemos hacerlo poniendo la misma cantidad de leche, a temperatura ambiente, a la que añadiremos una cucharada de zumo limón o de vinagre. Removemos y dejamos reposar unos 10 minutos y adquirirá una consistencia similar.

Para el frosting (cobertura):
400 gr. de queso crema de untar (Philadelphia). Si lo preferimos podemos utilizar mitad de éste y mitad de Mascarpone, según nuestros gustos
150 gr. de mantequilla
225 gr. de azúcar glas
1 cucharadita de extracto de vainilla


Para hacer el bizcocho:
Tamizamos la harina, bicarbonato, levadura, cacao en polvo, la pizca de sal y reservamos.
En un bol mezclamos el buttermilk, colorante, vinagre, extracto de vainilla y reservamos.
Para hacer el bizcocho podemos utilizar una batidora de varillas, Kitchen Aid o Thermomix, según nos sea más cómodo. Comenzaremos batiendo muy bien la mantequilla, que deberá estar a temperatura ambiente, con el azúcar, hasta que empiece a blanquear. Añadimos los huevos, en primer lugar pondremos uno y cuando esté completamente absorbido añadiremos el siguiente. A continuación iremos incorporado los ingredientes secos y los líquidos que hemos preparado con anterioridad.
Comenzaremos por una parte de los secos y mezclaremos, luego una parte de los líquidos y mezclaremos. Continuaremos con otra parte de secos, otra de líquidos y terminaremos con el resto de ingredientes secos. Entre cada uno tendremos que batir para que se incorporen muy bien. Finalmente daremos unas vueltas con una espátula para que todo quede perfectamente integrado y la mezcla sea uniforme.
Precalentamos el horno a 170º, cogemos un molde, mejor si es de los que se pueden desmoldar fácilmente. He utilizado uno redondo de aro de 20 cm. de diámetro, porque me gusta que la tarta quede alta, me parece más bonita. En el fondo he puesto un papel vegetal para que el aro ajuste mejor, engrasamos bien con mantequilla o con spray desmoldante y vertemos la preparación.


Horneamos durante 40-45 minutos. No hay que abrir la puerta del horno durante los primeros 30-35 minutos, para evitar que el bizcocho se baje y no vuelva a subir. Para comprobar si está hecho pincharemos con una aguja, si sale limpia estará cocido, de lo contrario lo dejaremos unos minutos más hasta que esté hecho.
Dejaremos enfriar dentro del molde unos 15 minutos, después los desmoldaremos con cuidado y lo pondremos a enfriar sobre una rejilla.


Es mejor dejar el bizcocho de un día para otro para que nos sea más fácil cortarlo, ya que estará más compacto y será mucho mejor. Podemos dejarlo a temperatura ambiente en un lugar fresco o guardarlo en el frigorífico.

Para hacer el frosting o cobertura:
Pondremos todos los ingredientes juntos y batiremos muy bien hasta obtener una crema fina. En la Thermomix se hace de maravilla. A mano nos costará más, pero lo conseguiremos.



Montaje de la tarta:
Como he dicho antes es mejor preparar el bizcocho con un día de antelación para que podamos partirlo mejor. Lo cortamos en tres partes, procurando que queden del mismo grosor. A mí me gusta darle la vuelta al bizcocho, de esa forma utilizo la capa de arriba para la base, ya que cuando lo horneamos queda más desigual. Si hubiera quedado con mucho copete, lo recortaremos para nivelarlo.
Dividimos el frosting calculando para rellenar las dos capas y que nos quede suficiente para cubrir toda la tarta. Si de entrada reservamos la mitad de la mezcla para cubrir y el resto lo dividimos en dos quedará perfecto.
Untamos la primera capa con la crema, colocamos otro disco encima, volvemos a untar con la crema y colocamos la última capa. Repartimos la crema restante por encima y los laterales del bizcocho y adornamos como más nos guste.


En esa ocasión es bien sencillo: en una bolsa de plástico he puesto azúcar, unas gotas de colorante rojo y removemos para que se mezcle bien y el azúcar tenga el mismo color. Después sencillamente he ido poniéndolo por encima.

 






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...