lunes, 25 de julio de 2011

TRIFLE

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de julio nos invita a preparar un postre clásico británico: Trifle.
Es un postre elaborado a partir de una crema (suelen usarse natillas), bizcocho, frutas, zumo, o, más recientemente: gelatina y nata montada. Estos ingredientes se distribuyen en capas con el bizcocho como separación entre ellas y la fruta al final, la crema recubre las últimas capas. Es uno de los postres más típicos de la cocina de los países anglosajones.
La primera receta publicada de este postre data de 1596 en un libro llamado “The good huswife’s Jewell”, aunque no corresponde con el trifle tal y como lo conocemos hoy en día. Se basaba más en una crema aromatizada con jengibre y agua de rosas. No fue hasta 60 años después que se incorporan los huevos a la crema, para conseguir las natillas que conocemos hoy en día.
La denominación trifle nos lleva a algo insignificante, definición que para nada representa a este rico postre.
Algunos trifles contienen una pequeña cantidad de alcohol que se vierte en la masa de bizcocho, para que aromatice el postre. Las versiones sin contenido alcohólico emplean zumos de frutas en su lugar.
Una variante muy popular es aquella que se elabora con el bizcocho remojado en gelatina y luego refrigerardo para que cuaje. El bizcocho y la gelatina se aglutinan y dan lugar a una textura agradable, si se hace en las proporciones adecuadas.
En Italia existe un postre similar denominado zuppa inglese.
En Navidad es todo un clásico terminar la cena con trifle.


INGREDIENTES:
Para 4 ó 6 raciones, dependiendo del tamaño de las copas que utilicemos.

200 gr. de frambuesas
3 cucharadas de mermelada de frutos rojos
2 ó 3 cucharadas de limoncello (según nuestro gusto)
3 cucharadas de agua
300 ml. de nata (1 taza grande)
2 cucharadas de azúcar
Unas almendras fileteadas o en trocitos para adornar
Para el bizcocho:
3 huevos
100 gr. de azúcar
100 gr. de harina
Para el lemon curd:
4 limones
4 huevos
180 gramos de azúcar
80 gramos de mantequilla


Siempre obtendremos mejores resultados si hacemos nosotros el bizcocho y las natillas o en este caso la crema de limón. Pero es un postre que podemos preparar en un momento si disponemos de todos los ingredientes. Hoy en día se encuentran buenos productos en tiendas especializadas y este tipo de postres nos pueden servir para cuando andamos apurados de tiempo. Desde luego yo recomiendo hacerlo todo en casa, siempre quedará más rico.


Para hacer el bizcocho:
Separar las yemas de las claras y montar estás a punto de nieve. Cuando empiecen a estar firmes vamos añadiendo el azúcar poco a poco y terminamos de montar. Deberán quedar firmes y brillantes. A continuación incorporamos las yemas y mezclamos con movimientos suaves y envolventes de abajo hacia arriba. Seguidamente tamizamos la harina que iremos mezclando igualmente con movimientos muy suaves y envolventes de abajo hacia arriba.
Ponemos la masa sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal, la extendemos con una espátula y horneamos a 170º durante aproximadamente 12-15 minutos. Al ser una plancha fina se hace bastante rápido, cuando tome un poco de color comprobar si está hecho, pinchando con una aguja, no debemos pasarnos en el horneado, para evitar que nos quede seco. El tiempo depende mucho de cada horno.

Para hacer el lemon curd:
Lavamos bien los limones frotándolos con un cepillito, los secamos y rallamos la piel (solo la parte de color). Exprimimos el zumo (deberemos obtener aproximadamente unos 190-200 ml.)
Ponemos en un cazo el zumo, la piel rallada, los huevos y el azúcar, removemos un poco. Lo ponemos al fuego a temperatura media y vamos removiendo sin parar con unas varillas, hasta que la mezcla espese y tenga la consistencia de una crema. Es preferible hacerlo a fuego suave, aunque nos lleve más tiempo, de esa forma evitamos que se nos pegue en el fondo y que se formen grumos.
Colamos la crema para evitar la ralladura de limón y la ponemos en un bol, añadimos la mantequilla en trocitos y removemos para que se disuelva bien con el calor. Tapamos con un film transparente, que colocaremos bien pegado a la crema, para evitar que haga capa dura por encima y dejamos que se enfríe.


Montaje:
El trifle lo podemos preparar en una fuente o recipiente grande o hacerlo en copas individuales. Para montarlo procederemos de la siguiente forma:
Lavamos las frambuesas y las escurrimos bien para eliminar el agua. Montamos la nata con 2 cucharadas de azúcar y reservamos.
En un bol ponemos las 3 cucharadas de mermelada, las 2 ó 3 de limoncello y las 3 de agua, calentamos unos segundos en un cazo al fuego o bien en el microondas y removemos bien para que la mermelada se disuelva. De esta forma obtendremos un almíbar con el que remojar nuestro bizcocho.
Con un aro cortamos unos trozos de bizcocho del diámetro de nuestros recipientes (dos por ración), colocamos uno en el fondo de la copa. Con una brocha mojamos un poco el bizcocho con el almíbar, colocamos unas frambuesas por encima. Ponemos un poco de lemon curd y una capa fina de nata.
Repetimos nuevamente los pasos: bizcocho, almíbar, fruta, crema de limón y nata. Espolvoreamos con unas almendras laminadas o en daditos. Guardamos en el frigorífico para que la mezcla se compacte bien, hasta el momento de servir. Unas horas será suficiente.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...