jueves, 11 de agosto de 2011

QUICHE DE CALABACÍN Y CEBOLLA

Las quiches o tartas saladas admiten mucha variedad en su preparación, con cualquier tipo de relleno quedan exquisitas. Igualmente podemos utilizar diferentes tipos de masas para elaborarlas. En esta ocasión ha sido pasta filo, pero podemos prepararla también con masa quebrada, hojaldre, brisa ... Con cualquiera de ellas el resultado es estupendo.
Se prepararan con bastante rapidez y dependiendo del gusto de cada uno podemos variar los ingredientes. Con calabacín y cebolla queda con un sabor muy suave, pero podemos poner cualquier verdura que nos apetezca y quedará igualmente rica.


INGREDIENTES:
8 hojas de pasta filo
2 calabacines
1 cebolla
2 cucharadas de aceite de oliva
Sal
6 huevos
200 ml. de nata para cocinar
200 gr. de queso emmental rallado
Pimienta blanca molida
Nuez moscada
Aceite para pincelar la pasta y la bandeja del horno


Lavar y cortar los calabacines en rodajas. Cortar la cebolla en juliana o picarla en cuadraditos (según nos guste más). Poner las dos cucharadas de aceite en una sartén al fuego y cuando esté caliente incorporar el calabacín, la cebolla y una pizca de sal. Sofreír hasta que se haya evaporado el líquido que suelta y esté blando.
Cogemos una bandeja apta para el horno y ponemos unas gotas de aceite de oliva, extendemos con un pincel de cocina. Colocamos las hojas de pasta filo y vamos poniendo entre cada capa unas gotas de aceite de oliva que extenderemos muy bien con la brocha.
En un recipiente batir los huevos con una pizca de sal, pimienta blanca y nuez moscada, añadir la nata y seguir batiendo. Seguidamente incorporar el queso, el calabacín y la cebolla. Remover bien y verter esta mezcla sobre la masa que hemos preparado.
Hornear con el horno calentado a 180º, durante 30-35 minutos. Deberá quedar con un color tostado y cuajada la mezcla de huevo.
Podemos servir acompañado de una buena ensalada.





 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...