martes, 25 de octubre de 2011

BRIOCHE DE CALABAZA Y NARANJA CONFITADA

Whole Kitchen en su propuesta dulce del mes de Octubre nos invita a preparar un bollo clásico francés: un Brioche.
También conocido como pan de yema, bollo de leche o suizo, es un tipo de dulce francés ligero pero sabroso, típico de la región de la Alsacia y hecho a base de una pasta con huevos, levadura, leche, mantequilla y azúcar.
Existen muchas variedades de brioche, uno de los más conocidos es con pasas, pero también podemos encontrarlos con frutos secos, pepitas de chocolate, perlas de azúcar por encima o relleno de crema. Una variedad muy conocida es el panettone italiano horneado en molde campana muy alto.
La primera vez que aparece la palabra “brioche” escrita es en un libro de 1404 y parece que es una adaptación de un pan normando.
Es muy conocida una frase de la reina María Antonieta, esposa de Luis XVI, “Si el pueblo tiene hambre, que coma brioche”, según contó Rousseau en su libro autobiográfico Confesiones.


Me he decido por esta versión con calabaza porque ahora se encuentran en su mejor momento. Estamos en otoño y apetece mucho utilizar la calabaza para las recetas de repostería. Aporta un sabor muy rico a las masas, dándoles además una jugosidad extra. He añadido unos trozos de naranja confitada, que creo le va de maravilla a la masa de brioche, pero podéis utilizar pasas, arándanos o cualquier otra fruta glaseada. Incluso se puede sustituir parte de la leche por zumo de naranja y añadir la ralladura de la misma para darle sabor. Estos han quedado muy jugosos y con un delicioso sabor, os animo a que preparéis la receta, estoy convencida de que os gustarán.



INGREDIENTES:
325 gr. de harina
15 gr. de levadura fresca o 1 sobrecito de levadura de panadería
60 gr. de mantequilla (a temperatura ambiente)
125 ml. de leche
1 ó 2 cucharadas de sirope de arce (según nos guste más o menos dulce, podemos sustituirlo por miel)
Una pizca de sal
Una pizca de canela (la puntita de un cuchillo)
Una pizca de nuez moscada (la puntita de un cuchillo)
100 gr. de puré de calabaza
2 huevos
70 gr. de naranja confitada
Sésamo crudo
 

Cortar la calabaza en trozos pequeños y cocinar al vapor hasta que esté blanda, en mi caso con 10 minutos ha sido suficiente, si los trozos son más grandes quizás se necesite más tiempo. Triturar con la batidora y dejar escurrir en un colador para eliminar el exceso de líquido. Si lo preferimos podemos aplastarla con un tenedor.
Calentamos un poquito la leche y deshacemos la levadura (en el caso de que utilicemos levadura fresca). A continuación ponemos en el recipiente de la batidora la harina, sal, especias, sirope de arce o miel y la leche con la levadura. Añadimos 1 huevo, el otro lo ponemos en un bol, lo batimos un poco y echamos aproximadamente la mitad, reservando el otro medio para pintar los brioches antes de introducirlos en el horno.
Con el accesorio amasador (gancho) comenzamos a mezclar todos los ingredientes, cuando hayan transcurrido 3 ó 4 minutos incorporamos el puré de calabaza y continuamos batiendo hasta que se integre, aproximadamente 2 minutos. Seguidamente pondremos la mantequilla reblandecida en trozos pequeños, seguiremos mezclando durante 5 minutos, hasta que todos los ingredientes se hayan incorporado bien, si hiciera falta pararemos la máquina de vez en cuando para ir limpiando con una espátula la masa que queda por las paredes del recipiente. La masa debe quedar fina, elástica y no debe estar dura, es una masa más bien blanda, si hubiera quedado demasiado pegajosa, añadiremos un poco más de harina y mezclaremos para integrarla.
Retiramos el bol de la batidora e incorporamos la naranja confitada partida en trocitos pequeños. Amasamos un poco con las manos para aportar calor a la masa y para que se mezcle bien la naranja. Si hiciera falta nos untaremos las manos con un poco de aceite o mantequilla, si lo preferimos podemos pasar la masa a otro recipiente que untaremos con un poco de aceite, de esa forma evitaremos que se peque a las paredes del bol. Tapamos el recipiente con un paño limpio o con film transparente y dejamos fermentar la masa por espacio de una hora y media aproximadamente, o hasta que haya doblado su volumen. Tendremos cuidado de mantener el recipiente resguardado de corrientes de aire y en un lugar cálido.


Transcurrido este tiempo nos untamos las manos con un poco de aceite o mantequilla y amasamos un poco la masa, para sacarle el aire. Vamos cogiendo trocitos pequeños de la misma y formamos unas bolitas que depositaremos en unos moldes pequeños (flaneras, moldes de silicona rizados, metálicos…), previamente engrasados con mantequilla o spray desmoldante.
En este caso he utilizado unos moldecitos de flan y he colocado dos bolitas de masa en cada uno, aunque podemos poner solo una, según la forma que deseemos tengan los brioches. Hay que tener cuidado en no llenarlos del todo pues la masa debe fermentar de nuevo. Tapamos los moldes con un paño limpio o con film transparente y dejamos que la masa vuelva a subir hasta doblar su volumen, aproximadamente una hora.


Precalentar el horno a 180º, cuando la masa haya subido de nuevo pintarla con el medio huevo batido que hemos reservado, espolvorear unas semillas de sésamo crudo e introducir al horno durante 20 minutos aproximadamente. Deben quedar con un color dorado.


Son deliciosos para un desayuno o merienda, acompañados con mantequilla y una buena mermelada.
¡¡¡ Disfrutar la receta !!!

NOTA: La masa podemos hacerla perfectamente en la panificadora, utilizando el programa de amasado que tenga nuestra máquina. Es un programa que solo amasa y dura aproximadamente unos 15 minutos. Cuando finalice, pasaremos la masa a un bol, añadiremos la naranja y para integrarla y darle calor. Después continuaremos igual con el resto de la receta.





 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...