miércoles, 29 de febrero de 2012

FIDEOS CHINOS CON VERDURAS Y GAMBAS

El reto de este mes de Film & Food nos lleva a la cocina oriental. Las chicas nos proponen preparar un plato con ingredientes de temporada. Me he decidido por hacer unos fideos chinos a los que he incorporado diversas verduras para darle color y unas gambitas.
La receta no esta basada en un plato concreto, sino que he ido cogiendo detalles de varios para hacerlo a mi gusto y tengo que decir que el resultado ha sido una pasta sabrosa con un toque muy suave de sabores. Además se hace en un momento y eso se agradece mucho, sobre todo para la escasez de tiempo que tenemos hoy en día.
Espero que os guste, estoy segura de que la blogosfera se habrá llenado de ricos platos de la cocina oriental, cada vez más valorada por todos.



INGREDIENTES:
150 gr. de fideos chinos
400 gr. de gambas peladas ( he utilizado congeladas)
½ pimiento verde pequeño
½ pimiento rojo pequeño
1 cebolla pequeña
1 zanahoria
½ calabacín
Un puñadito de brotes de soja
2 cucharadas de salsa de soja
2 cucharadas de marinada Teriyaki
2 cucharadas de vino de arroz
Pimienta negra molida
Sal
3 cucharadas de aceite de oliva


Ponemos agua a hervir con un poco de sal, incorporamos los fideos y apagamos el fuego, dejamos reposar 4 minutos, les damos unas vueltas para que se suelten. Escurrimos bien, añadimos unas gotas de aceite y los removemos para que se impregnen bien, de esta forma evitaremos que se peguen. Reservamos.
Troceamos todas las verduras en juliana.


Calentamos el wok o en su defecto una sartén con las tres cucharadas de aceite y sofreímos la cebolla un par de minutos con una pizca de sal (no hay que pasarse con la sal, luego pondremos la salsa de soja y ésta es bastante salada). Añadimos las dos clases de pimiento, la zanahoria y rehogamos un poco. Por último incorporamos el calabacín y cuando haya transcurrido un minuto, los brotes de soja, un poco de pimienta negra recién molida y removemos bien. Las verduras deben quedar al dente, por lo que no debemos espaciar mucho los tiempos de salteado entre unas y otras.
Añadimos la salsa de soja, la marinada teriyaki, el vino de arroz y damos unas vueltas para que las verduras tomen en sabor. A continuación ponemos las gambas peladas, salteamos un poco e incorporamos los fideos cocidos que teníamos reservados. Salteamos todo junto durante un par de minutos, para que todos los ingredientes se impregnen bien de todos los sabores.




lunes, 27 de febrero de 2012

FETTUCCINE CON SALMÓN

Hay muchísimas clases de pasta en el mercado y podemos encontrarla tanto fresca como seca. En cualquier caso está muy rica y además combina de maravilla con muchos ingredientes. En este caso le he añadido unos tacos de salmón y un toque picante, aunque no en exceso. Aquellos que prefieran acentuar más el picante, será suficiente con añadir un poco más de chile y algo más de pimienta.
Reconozco que me gusta el picante, pero tampoco me gusta que anule el resto de sabores del plato y por eso cuando lo utilizo, procuro hacerlo en su justa medida. Seguro que habrá quien piense que lleva mucho, pero os puedo asegurar que no pica mucho. Lo que si está claro es que el plato resulta muy rico y aromático por ese toque de limón que lleva, a la vez que le aporta frescura al plato.


INGREDIENTES:
250 gr. de fettuccine
200 gr. de salmón fresco
1 chile rojo
1 ó 2 dientes de ajo
50 gr. de mantequilla
1 cucharada de aceite de oliva
Sal
Pimienta negra recién molida
1 limón (necesitamos la ralladura y 1 cucharada de zumo)
50 gr. de queso parmesano
Perejil


Cocemos la pasta en abundante agua hirviendo con sal el tiempo que indique el paquete, en este caso durante 5 minutos si nos gusta al dente, 6 minutos si por el contrario la preferimos más cocida.
Mientras se cuece la pasta retiramos la piel al salmón y lo cortamos en tacos no muy grandes, espolvoreamos con un poco de sal y pimienta negra recién molida. Colocamos una sartén al fuego y ponemos la mantequilla y el aceite de oliva, añadimos el ajo que cortaremos en láminas muy finas, rehogamos un poco y rápidamente incorporamos medio chile cortado en trocitos muy pequeños, el resto lo reservamos para adornar el plato y la ralladura del limón, mejor si lo rallamos con un rallador grueso. Removemos y en cuanto el ajo empiece a tener un color dorado ponemos el salmón, bajamos un poco el fuego y vamos salteándolo, hay que tener mucho cuidado porque como los trozos son pequeños estará hecho en muy poco tiempo, como mucho un par de minutos.
Escurrimos la pasta y la volcamos en la sartén, subimos el fuego y rehogamos todo junto. Añadimos una cucharada de zumo de limón, una pizca de sal, un poco más de pimienta y unas hojas de perejil picado. Removemos y servimos.
Ponemos por encima de cada ración unas hojas de perejil, unos aritos del chile que hemos reservado y espolvoreamos con el queso parmesano recién rallado.



sábado, 25 de febrero de 2012

SABAYÓN CON FRAMBUESAS

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de febrero nos invita a preparar un postre de la cocina italiana: Sabayón.
El sabayón o zabaione como se denomina de forma original, es un postre tradicional de la cocina italiana. Se trata de una crema hecha con yema de huevo, azúcar y vino dulce; tradicionalmente vino de Marsala. La popularidad del zabaione se ha extendido a buena parte de los países europeos del SXVI.
Como suele pasar en estos casos, varias regiones italianas se disputan su creación. Nos quedamos con dos historias:
Una romántica en la que parece que fue inventado en el 1500 por un vecino de Reggia Emilia por una casualidad: el capitán de navío Emiliano Giovanni Baglione llegó al puerto y se fue alimentando de uvas, vino y huevos que le iban proporcionando. De esta forma, salió el postre por Giovanni Baglione, popularmente conocido como Zvan Bajoun lo que derivó en “zambajouri”, zabajone y similarmente zabaglione.
La otra más práctica, cuenta que fue descubierto en el siglo XVI, cuando un cura franciscano Pascual Baylón comenzó a usarlo como reconstituyente, así se conoció como “la crema de San Baylon” derivando finalmente en Sambayon.
Oficialmente, la receta aparece por primera vez en Libro de Arte Coquinaria del Maestro Martino da Como, publicado sobre el 1465 y parece que se basaba en la antigua costumbre de consumir bebidas reconstituyentes basadas en yema de huevo y vino.
Fue Catalina de Medici, quien se encargó de dar a conocer el zabaione, cuando se llevó a sus propios cocineros a la corte de Francia, de hecho, fue su chef Ruggeri quien creo los primeros helados italianos basados en esta famosa crema.
La receta tradicional, consiste en batir yemas de huevo, azúcar y vino Marsala en una cacerola a fuego muy suave o al Baño María. El zabaione tiene una consistencia muy ligera, a medio camino entre las natillas y la mousse. Hoy en día se le puede añadir nata, queso mascarpone o incluso merengue.
Se puede servir caliente o templado en una copa. Tradicionalmente se acompaña de higos frescos o fruta rosa.
En muchos países, podemos encontrar bebidas muy famosas que también se basan en estos tres ingredientes, así tenemos el ponche navideño, el advocaat de los Países Bajos, el sabajón colombiano,....

 

INGREDIENTES:
6 yemas de huevo
140 g de azúcar
250 ml. de vino dulce, he utilizado un buen Moscatel
Frambuesas
Unas hojas de menta
 

Calentamos una cazuela con agua.
En un bol ponemos las yemas y batimos un poco. Se puede hacer a mano con una varilla, pero es mucho mejor si disponemos de batidora de varillas eléctrica. Añadimos el azúcar y seguimos batiendo. Ponemos el recipiente sobre la cazuela cuando el agua esté caliente y mantenemos a fuego medio. Continuamos batiendo hasta que las yemas comiencen a aumentar de volumen y se vayan volviendo más espumosas y cremosas.
Cuando hayan transcurrido aproximadamente 5 minutos y sin dejar de batir vamos incorporando el vino, muy poco a poco. Continuamos la cocción durante al menos otros 5 minutos más, sin para de batir. La mezcla debe quedar como una crema ligera.
Podemos aromatizar el Sabayón con una corteza de limón que pondremos al principio. Un toque de vainilla también le puede ir perfecto.
Para servir este postre, lavamos y secamos las frambuesas y las colocamos en el fondo de una copa o un vaso. Añadimos por encima el Sabayón y decoramos con unas hojas de menta.

Elaboración con Thermomix:
Mezclamos en el vaso todos los ingredientes. Programamos 5 minutos a 90º, velocidad 3 y medio, con la mariposa puesta. Quedará con un aspecto cremoso.


jueves, 23 de febrero de 2012

BIZCOCHO DE YOGUR CON LIMÓN

Los bizcocho que llevan yogur resultan muy jugosos, éste es muy sencillo de preparar. Casi todos tenemos alguno en nuestro recetario. Este se diferencia porque la masa lleva más cantidad de yogur.
Podemos hacerlo a mano o utilizar una batidora eléctrica. Se prepara en un momento y tiene un agradable sabor a limón. La masa no lleva una gran cantidad de azúcar, porque luego le vamos añadir más con el glaseado, que podemos preparar con azúcar glas o con azúcar normal, dependiendo de si nos gusta notar el granillo del azúcar o no.
Es de esos bizcochos que gusta a todos y el toque de limón lo hace más rico si cabe. Si lo preferimos se puede sustituir por zumo de naranja o de mandarina, pero el toque ácido de limón combina de maravilla con el yogur.



INGREDIENTES:
175 ml. de aceite de oliva suave o de girasol
2 huevos
Ralladura de 1 limón
2 cucharadas de zumo de limón
2 yogures griegos naturales sin azúcar
75 gr. de azúcar
250 gr. de harina con levadura (he usado BIZCOCHONA)

Para el glaseado de limón:
Utilizamos como medida 1 taza de 250 ml.
¾ de taza de azúcar
¼ de taza de zumo de limón


Precalentar el horno a 180º
En un recipiente ponemos el aceite, huevos, ralladura y zumo de limón, yogur, azúcar y batimos muy bien hasta que la mezcla quede bien cremosa. Se puede hacer perfectamente a mano con una varilla o utilizar una eléctrica. Añadimos la harina tamizada y mezclamos bien para evitar que queden grumos. Engrasamos un molde, he utilizado uno tipo Bundt, vertemos la mezcla, damos unos golpecitos al molde para que se reparta bien y llegue a las hendiduras.
Horneamos con el horno previamente calentado a 180º durante 35 minutos. Hay que tener la precaución de no abrir el horno, al menos durante los primeros 30 minutos, ya que la masa bajaría y no volvería a subir. Cuando haya transcurrido el tiempo pinchamos con una brocheta y si ésta sale limpia estará cocido, de lo contrario dejamos unos minutos más. Como siempre digo esto depende mucho del tipo de horno.
Mientras tenemos el bizcocho en el horno aprovecharemos para preparar el glaseado de limón. Para ello pondremos el azúcar y el limón juntos y removemos hasta que esté bien mezclado. Si lo preferimos podemos utilizar parte de azúcar glas y el resto de azúcar normal o bien solo azúcar glas. Esto depende de si nos gusta o no apreciar el granillo del azúcar.
Dejamos enfriar en el molde durante 10 minutos colocado sobre una rejilla. Después le damos la vuelta y vertemos por encima la glasa que hemos preparado. Como el bizcocho todavía está caliente el glaseado penetra en el mismo y le aporta al bizcocho un sabor a limón extra.
 




martes, 21 de febrero de 2012

POLLO AL ESTILO HINDÚ

Hay muchas recetas de pollo al estilo hindú, ésta es un poco a mi manera. Resulta muy suave, aunque para quien le guste mucho el picante, puede incrementar la cantidad de chile a utilizar.
Si no os atevéis con este tipo de platos por temor a que resulte fuerte, os sugiero que probésis esta receta. Podréis comprobar lo suave y aromático que queda el pollo. El arroz que lo acompaña también queda muy rico y el sabor se complementa a la perfección con el del pollo.



INGREDIENTES:
Para el pollo:
1 Kg y ½ de pollo troceado con hueso ó 1Kg. deshuesado
2 dientes de ajo
2 cebollas
1 rama (un tallo) de apio
½ chile fresco (si nos gusta más picante poner 1 chile entero)
1 cucharadita de jengibre molido o un trozo fresco
1 cucharadita de cúrcuma molida
2 cucharaditas de curry
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de aceite de cacahuete
Sal
1 bote de leche de coco (400 ml.)
200 ml. de caldo de pollo (hecho con huesos de pollo, perejil, ½ cebolla y sal)

Para el arroz:
1 taza de arroz Basmati
2 tazas de agua
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharada de aceite de cacahuete
3 clavos de olor
1 palito de canela
Sal


Para hacer el pollo:
En una cazuela ponemos el aceite a calentar. Picamos el ajo bien fino lo añadimos y cuando empiece a dorarse incorporamos la cebolla picada en trozos pequeños (brunoise) y un poco de sal, removemos e incorporamos el apio partido en trozos pequeños, rehogamos todo junto a fuego medio, hasta que veamos que la verdura va quedando blanda, aproximadamente 6-8 minutos. Picamos el chile en trocitos muy pequeños y lo añadimos.
A continuación salamos los trozos de pollo y los incorporamos a la cazuela. Ponemos las especias y rehogamos todo junto durante un par minutos, removiendo para que se impregne bien de todos los aromas. Subimos el fuego, añadimos la leche de coco y el caldo. Cuando comience a hervir dejamos 2 minutos a fuego fuete y a continuación bajamos un poco el fuego y dejamos cocer durante 20-30 minutos, dependiendo del tamaño de los trozos de pollo, removiendo de vez en cuando.
 
Para hacer el arroz:
Calentamos el aceite, incorporamos el arroz, los clavos y el palito de canela. Rehogamos durante 1 minuto. Añadimos el agua hirviendo, un poco de sal y removemos. Tapamos la cazuela y dejamos cocer a fuego medio-suave durante 14-15 minutos.
Una vez hayamos apagado el fuego, añadiremos un chorrito de aceite de oliva y removeremos bien. De este modo quedará el arroz más suelto.

Servimos el pollo con una ración de arroz. Podemos acompañarlo con una ensalada de hoja verde. A este tipo de platos le va de maravilla el yogur natural fresco, que suaviza mucho el picante, aunque con medio chile para la cantidad de pollo que hemos hecho el resultado es un picante muy suave.

 
 

sábado, 18 de febrero de 2012

PAN BÁSICO DE MASA MADRE

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de febrero nos invita a preparar: Pan básico de masa madre.
Un pan con una buena masa madre, tendrá un sabor característico, con un gusto y un aspecto inmejorables.
La levadura que conocemos hoy en día (levadura comercial) tiene unos 150 años de antigüedad por lo que anteriormente la masa madre se realizaba de forma natural con harina y agua y varios días de reposo, así se capturaban los hongos y levaduras naturales que permitían levar la masa.
Hoy en día podemos ayudarnos de la levadura y acortar parte de este tiempo utilizando masa madre con levadura comercial.
Muchos panes de estilo europeo se preparan empleando una masa madre. Se elabora una masa con harina, agua y una pequeña cantidad de levadura para que fermente y después se añade a los otros ingredientes.
La pre-fermentación permite que la levadura comience a trabajar por separado y le aporta cierta acidez. Los distintos tipos de pre-fermentación varían según la cantidad de agua que contenga la masa, así podréis encontrar el método esponja (con más agua), el polish (mismas cantidades de agua y harina) y el biga (con pan antiguo).
La masa ácida puede conservarse en la nevera hasta 10 días, incluso se puede congelar. Además, puede llegar a recuperarse.

INGREDIENTES:
Pan básico de masa ácida (para dos hogazas)
Receta del Libro: Panes del Mundo de Paul Gayler

Para la masa madre ácida:
100 gr. de harina de fuerza blanca
60 ml. de agua tibia
5 gr. de levadura fresca ó 7 gr. de levadura seca activa

Para la masa base:
450 gr. de harina de buerza blanca
50 gr. de harina de centeno
350 ml. de agua tibia
12 gr. de levadura de panadero fresca u 8 gr. de levadura seca activa
2 cucharaditas de sal marina


NOTA: Este pan elaborado con una masa madre ácida, puede prepararse con un día de antelación y conservarse, convenientemente envuelto, en la nevera. Si es el caso, puede omitirse la segunda fermentación, para ello hay que sacar la masa del frigorífico unas 3 horas antes de preparar el pan para que esté a temperatura ambiente.

Para hacer la masa madre ácida:
Poner la harina en un cuenco grande y hacer un hueco en el centro. Mezclar en un cuenco pequeño, el agua con la levadura, verter sobre la harina y mezclar gradualmente para formar una masa firme empleando una sola mano.
Volcar la masa madre sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada, amasar durante 8-10 minutos. Volver a introducir en un cuenco limpio y aceitado. Cubrir con un film plástico o un paño húmedo y dejar fermentar en un lugar cálido durante 4 horas.
Volcar nuevamente la masa madre sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada y golpearla para extraer el aire. Ponerla en un cuenco y dejar fermentar 3 horas más.
Para formar la masa base:
Poner la harina en un cuenco y hacer un hueco en el centro. Verter el agua y la levadura en un cuenco pequeño y dejar reposar 5 minutos. Verter el líquido con la levadura sobre la harina, añadir la sal y el impulsor de masa madre ácida. Trabajar hasta lograr una masa suave y elástica. Colocar en un cuenco limpio y dejar fermentar 1 hora.
Volcar la masa y golpear para extraer el aire. Dar forma de dos hogazas redondas y aplanarlas ligeramente con la mano. Espolvorear generosamente con harina. Con un cuchillo pequeño afilado, hacer cuatro cortes en la parte superior formando un recuadro. Poner ambas hogazas sobre una placa de hornear enharinada, cubrir y dejar fermentar una hora.
Precalentar el horno a 240ºC o a la temperatura máxima que pueda alcanzar. Colocar un molde bajo en la base del horno hasta que se caliente; verter algunos cubitos de hielo para generar vapor. Poner el pan en la parte superior del horno y hornear 30 minutos hasta que adquiera un color dorado. Transferir a una rejilla para que enfríe.


En mi caso he hecho el pan siguiendo las indicaciones que nos da el video que podemos ver en este enlace que nos han facilitado desde Whole Kitchen. Lo pongo porque estoy convencida de que a muchas personas les puede ser de utilidad.




jueves, 16 de febrero de 2012

TARTA DE CHOCOLATE DE DONNA HAY

Es una tarta deliciosa y muy sencilla de preparar con un intenso sabor a chocolate. Es de Donna Hay, la vi un programa de Canal Cocina y la verdad es que me llamó la atención. Es impresionante!!!
Aviso para los muy chocolateros porque es adictiva!!! He modificado algunas cantidades, pero os pongo las que lleva la receta original. Me gusta el sabor del chocolate más amargo y por ello he utilizado un cacao del 70% y he reducido un poco la cantidad de azúcar. Pero supongo que cada uno sabrá adaptarla a su gusto. Lo que está claro es que resulta exquisita y con un textura buenísima. En este enlace podéis ver un vídeo de su elaboración
Si la dejamos mucho tiempo en el frigorífico se puede endurecer, por lo que recomiendo sacarla un rato antes de consumirla. Después de hornearla, dejé que se enfriara un poco y la guardé un momento en el frigorífico. De todas formas es tan rica que se puede tomar como más nos apetezca.
Os dejo con la receta y espero que la disfrutéis.




INGREDIENTES:
375 gr. de chocolate negro (40-60% cacao) yo le he puesto del 70% cacao
125 gr. de mantequilla
1 taza de azúcar moreno (175 gr.), yo le he puesto 125 gr.
¼ de taza de harina tamizada (35 gr.)
1 taza de almendra molida (harina de almendra) (120 gr.)
2 cucharadas de leche
5 huevos
Cacao en polvo sin azúcar para espolvorear



Precalentar el horno a 170º
Fundir el chocolate y la mantequilla al baño María o en el microondas, teniendo mucho cuidado de que no se queme el chocolate, por lo que la temperatura deberá ser suave. Fuera del calor añadir el azúcar moreno y remover. Incorporar la harina tamizada, leche, mezclar un poco y añadir la almendra molida (harina de almendra), remover. A continuación incorporar los huevos, mezclar bien.
Cogemos un molde cuya base se pueda desmoldar y forramos ésta con papel vegetal, procurando que el papel quede bien liso, para ello es mejor sujetarlo con el aro. Untar las paredes del molde con un poco de mantequilla y coger un trozo de papel vegetal del diámetro del molde, doblarlo en 3 para que tenga cuerpo y ponerlo sobre las paredes del molde, de esa forma nos será mucho más fácil desmoldar la tarta sin que se nos pegue.


Verter la mezcla, tapar con papel de aluminio e introducirla en el horno precalentado durante 40 minutos. Transcurrido este tiempo sacarla del horno, veremos que la parte central queda un poco blanda. Dejar enfriar en el molde y guardar en el frigorífico antes de consumirla.
Antes de servir la tarta la desmoldamos, espolvoreamos con cacao sin azúcar y colocamos en nuestra fuente de servir.


NOTA: Para trocear esta tarta lo mejor en mojar un cuchillo en agua caliente, secarlo bien y cortar, limpiarlo, volverlo a mojar y secar antes de repetir cada corte. De esta forma conseguiremos que los cortes queden limpio.
Servir acompañado de nata o crema fresca y unas frambuesas, que combina estupendamente con el chocolate.




domingo, 12 de febrero de 2012

CUPCAKES DE CHOCOLATE CON BUTTERCREAM DE FRESA

Me gusta mucho la combinación que hace el chocolate con las fresas y se me ocurrió hacerla en versión cupcakes. Hace meses los hice justo al contrario, es decir con la masa de fresa y la crema de chocolate. La verdad es que no sabría deciros con cual me quedo, porque los dos resultan muy ricos.
Aquí podéis ver los anteriores por si queréis recordar la receta y deciros que cualquiera de las dos versiones queda deliciosa.
Os animo a probarlos y no os preocupeis por la decoración, simplemente con hacerles unos adornos con una boquilla rizada y poner algunos adornos de los que venden quedarán estupendos. No hace falta esmerarse demasiado, se que hay muchas personas a las que les da un poco de miedo lanzarse con la manga pastelera. Lo cierto es que su manejo no resulta nada complicado y practicando se consiguen resultados estupendos.



INGREDIENTES:
Para los cupcakes:
125 gr. de mantequilla
125 gr. de azúcar
3 huevos
75 ml. de leche
1 cucharadita de extracto de vainilla
100 gr. de harina
25 gr. de caco en polvo de buena calidad
1 y ½ cucharaditas de impulsor (levadura en polvo tipo Royal)

Para la crema de mantequilla de fresa:
250 gr. de mantequilla
125 ml. de agua
100 gr. de azúcar en polvo
1 cucharadita de aroma de fresas
1 cucharadita de sirope de fresa
Unas gotas de colorante rojo en gel (opcional)

Para la decoración:
Chocolate fundido
Adornos y flores de los que venden en tiendas de repostería
 

Con estas cantidades salen 12 unidades



Para hacer los cupcakes:
Precalentar el horno a 180º
Tamizar la harina con el cacao y el impulsor, reservar. Batir la mantequilla que deberá estar a temperatura ambiente con el azúcar, hasta que quede bien cremosa y aumente el volumen. Añadir un huevo, batir y antes de incorporar el siguiente poner una cucharada colmada de la harina que tenemos reservada (de esta forma evitamos que la masa se cuartee), seguir batiendo, añadir el siguiente huevo y cuando esté bien incorporado poner el tercero y batir. A continuación poner la leche, el extracto de vainilla y batir un poco. Finalmente incorporar el resto de harina con el cacao y el impulsor. Mezclar con una espátula hasta que se integre totalmente.
Poner las cápsulas de papel en un molde metálico, rellenar y hornear a 180º durante 15-18 minutos aproximadamente (el horno deberá estar previamente calentado), ya sabéis que esto depende mucho del tipo de horno. Tener la precaución de no abrir la puerta del horno durante los primeros 12-15 minutos, pues afectaría a la masa y ésta no subiría correctamente. Pinchar en el centro con una aguja y si sale limpia estarán hechos, de lo contrario dejar un poco más. No es conveniente que se pase de horneado porque pueden quedar secos. Dejar en los moldes 5 minutos y después pasar a una rejilla para que se terminen de enfriar.


NOTA: A veces y dependiendo de la calidad del papel que vayamos a utilizar es mejor poner dos. El de dibujo por fuera y dentro uno blanco de calidad inferior, ya que la grasa puede afectar a los dibujos de los papeles y es una lástima que luego no se puedan apreciar. Si conocemos la calidad del papel y sabemos que aguanta perfectamente no es necesario hacerlo.


Para hacer la crema de mantequilla:
Batir la mantequilla, que deberá estar a temperatura ambiente, con la batidora de varillas o el batidor de la KitchenAid hasta que blanquee y doble el volumen, hay que ir aumentando la velocidad progresivamente de baja a media. Incorporar el agua, poco a poco y sin parar de batir. Añadir el azúcar en polvo a cucharadas, sin dejar de batir y cuando esté bien integrada incorporar el aroma y el sirope de fresas, batiendo para que se mezcle bien en toda la crema.
El aroma que utilizo es de la marca DECORA, una casa italiana que tiene unos productos naturales muy buenos y además aporta un poco de color a la crema de mantequilla. El sirope también tiene color, pero si queremos hacerlo de un tono más intenso le añadiremos unas gotas de colorante rojo en gel.
Rellenar una manga pastelera desechable con la crema y colocar la boquilla que más nos guste para hacer los adornos.


Con el chocolate fundido haremos alguna decoración, de ese forma a la hora de comerlos el contraste todavía será mejor. Poner algunas flores y adornos de los que venden en las tiendas de repostería.



 

miércoles, 8 de febrero de 2012

TARTA ESPECIADA DE CALABAZA CON COBERTURA DE QUESO - SPICED PUMPKIN LAYER CAKE

Hola a todos ya estoy de vuelta tras haber terminado las Fiestas de Moros y Cristianos, que se han desarrollado mejor de lo que esperábamos. Eso sí, con muchísimo frío y heladas, pero no ha llovido que es lo importante. De haberlo hecho no se hubieran podido hacer los desfiles y la verdad es que hubiera sido una lástima, después de todo el trabajo que hemos estado haciendo. Más adelante os enseñaré alguna foto de la niña con los trajes que le hicimos, la verdad es que parecía una muñeca.
La tarta que os traigo es una exquisitez, el bizcocho resulta húmedo y muy esponjoso y tiene un sabor extraordinario que contrasta perfectamente con la cobertura que lleva. Lo ví en el blog de Bea muchos la conocéis porque tiene unas manos magníficas para la repostería, ella lo sacó de un blog extranjero y su nombre original es: "SPICED PUMPKIN LAYER CAKE", yo lo he traducido un poco a mi manera.
Como a mí no me gustan las cosas excesivamente dulces, he reducido la cantidad de azúcar, pero he puesto lo que realmente lleva la receta original para los más golosos. Ha tenido tanto éxito que lo he tenido que repetir y estoy contenta con el resultado porque es una tarta muy alabada por quien la ha comido.
El bizcocho por sí es riquísimo, pero con la crema resulta aún mejor, queda bastante húmedo en el interior. Si os gusta que quede aún más jugoso sin alterar el sabor, se puede humedecer con un poco de agua. Os dejo con la receta, espero que lo disfrutéis.



INGREDIENTES:
400 gr. de harina de trigo todo uso
130 gr. de azúcar blanquilla (la receta original lleva 150 gr.)
2 cucharaditas de polvo de hornear o impulsor (tipo ROYAL)
2 cucharaditas de bicarbonato sódico
¾ de cucharadita de sal
1 cucharada de canela
2 cucharaditas de jengibre en polvo
2 cucharaditas de nuez moscada (mejor recién molida)
140 gr. de azúcar moreno integral (la receta original lleva 175 gr.)
425 gr. de puré de calabaza
5 huevos XL
250 gr. de aceite de oliva suave (290 ml.)

Para la cobertura de queso:
500 gr. de queso Philadelphia
200 gr. de azúcar glas tamizado
250 gr. de nata para montar (mínimo 35% de MG)


Precalentar el horno a 175º
Pelar y trocear la calabaza y cocerla al vapor hasta que esté blanda, escurrir bien y triturar. Una vez triturada es mejor ponerla de nuevo en un colador fino para que escurra bien todo el líquido.

Engrasar tres moldes desmoldables de 18 cm. y prepararlos con papel de hornear en la base. En mi caso he utilizado uno de 25 cm. porque la tarta iba a ser para una comida familiar y necesitaba que saliera más grande de diámetro.
Tamizar la harina, azúcar blanquilla, bicarbonato sódico, polvo de hornear, especias y reservar.
Mezclar el azúcar moreno con un tercio del puré de calabaza y batir con la pala a velocidad baja, hasta que consigamos una mezcla sin grumos. Añadir el resto del puré, el aceite y batir. Añadir los huevos de uno en uno, ligeramente batidos, hasta que estén totalmente integrados.
Añadir los ingredientes secos (harina, azúcar, etc.) en tres veces, batir justo hasta que estén integrados. No hay que pasarse al batir si fuera necesario, terminar de integrar a mano suavemente con una espátula de silicona.
Repartir esta masa uniformemente entre los tres moldes que teníamos preparados, es muy importante que los tres moldes tengan exactamente la misma cantidad de masa. Si no disponemos de tres moldes utilizaremos uno de mayor diámetro.


Hornear con el horno precalentado a 175º durante 20-25 minutos o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga totalmente seco. Si solo vamos a utilizar un molde lo tendremos en el horno durante 50-60 minutos o hasta que al pinchar salga completamente seco.
Dejar enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos, pasado este tiempo lo desmoldamos, le damos la vuelta y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.


Cuando esté totalmente frío, lo envolvemos en film transparente y lo guardamos de un día para otro en el frigorífico, para que se asiente la miga.
 

Para hacer la cobertura de queso:
Montar la nata y reservar.
Batir el queso (que tendrá que estar blandito, pero todavía fresco al tacto) con el azúcar glas tamizada, hasta que obtengamos una mezcla uniforme y cremosa. Añadir la nata montada y mezclar hasta que justo esté integrado.


MONTAJE DE LA TARTA:
Igualamos los bizcochos para que todos tengan exactamente el mismo grosor. Si hemos utilizado un solo molde lo nivelamos, quitando la parte curva del mismo y lo partimos dejando dos o tres capas iguales, según nos haya quedado de alto (en este caso solo pude hacer dos capas para evitar que se rompiera).

NOTA: Si hemos utilizado un solo molde debemos tener mucha precaución al cortarlo en capas y que estás no se nos muevan. Para ello suelo poner unos palillos partidos por la mitad a modo de guía antes de separar las capas, de ese modo es mucho más fácil montarlo y que nos quede igualado. En la foto se puede ver como hacerlo.


Colocamos el primer bizcocho o capa boca abajo (la parte de arriba de ir bajo). Comprobamos que quede bien centrado y eliminamos con una brochita las migas que hayan quedado. En la parte superior extendemos con una espátula una capa generosa de la crema. Repetimos la operación con los siguientes bizcochos o capas y terminamos colocando el último bizcocho.
Aplicamos una pequeña capa de crema para cubrir todas las imperfecciones y para sellar bien el bizcocho. Lo dejamos enfriar en el frigorífico durante 30 minutos. Pasado este tiempo, terminamos aplicando una capa generosa de crema, lo más uniforme posible, a toda la tarta y terminamos de decorar a nuestro gusto. Conservar la tarta en el frigorífico y sacar unos 15 minutos antes de consumirla.
 

Para la decoración he utilizado unas flores hechas con glasa con unas gotas de colorante naranja.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...