miércoles, 8 de febrero de 2012

TARTA ESPECIADA DE CALABAZA CON COBERTURA DE QUESO - SPICED PUMPKIN LAYER CAKE

Hola a todos ya estoy de vuelta tras haber terminado las Fiestas de Moros y Cristianos, que se han desarrollado mejor de lo que esperábamos. Eso sí, con muchísimo frío y heladas, pero no ha llovido que es lo importante. De haberlo hecho no se hubieran podido hacer los desfiles y la verdad es que hubiera sido una lástima, después de todo el trabajo que hemos estado haciendo. Más adelante os enseñaré alguna foto de la niña con los trajes que le hicimos, la verdad es que parecía una muñeca.
La tarta que os traigo es una exquisitez, el bizcocho resulta húmedo y muy esponjoso y tiene un sabor extraordinario que contrasta perfectamente con la cobertura que lleva. Lo ví en el blog de Bea muchos la conocéis porque tiene unas manos magníficas para la repostería, ella lo sacó de un blog extranjero y su nombre original es: "SPICED PUMPKIN LAYER CAKE", yo lo he traducido un poco a mi manera.
Como a mí no me gustan las cosas excesivamente dulces, he reducido la cantidad de azúcar, pero he puesto lo que realmente lleva la receta original para los más golosos. Ha tenido tanto éxito que lo he tenido que repetir y estoy contenta con el resultado porque es una tarta muy alabada por quien la ha comido.
El bizcocho por sí es riquísimo, pero con la crema resulta aún mejor, queda bastante húmedo en el interior. Si os gusta que quede aún más jugoso sin alterar el sabor, se puede humedecer con un poco de agua. Os dejo con la receta, espero que lo disfrutéis.



INGREDIENTES:
400 gr. de harina de trigo todo uso
130 gr. de azúcar blanquilla (la receta original lleva 150 gr.)
2 cucharaditas de polvo de hornear o impulsor (tipo ROYAL)
2 cucharaditas de bicarbonato sódico
¾ de cucharadita de sal
1 cucharada de canela
2 cucharaditas de jengibre en polvo
2 cucharaditas de nuez moscada (mejor recién molida)
140 gr. de azúcar moreno integral (la receta original lleva 175 gr.)
425 gr. de puré de calabaza
5 huevos XL
250 gr. de aceite de oliva suave (290 ml.)

Para la cobertura de queso:
500 gr. de queso Philadelphia
200 gr. de azúcar glas tamizado
250 gr. de nata para montar (mínimo 35% de MG)


Precalentar el horno a 175º
Pelar y trocear la calabaza y cocerla al vapor hasta que esté blanda, escurrir bien y triturar. Una vez triturada es mejor ponerla de nuevo en un colador fino para que escurra bien todo el líquido.

Engrasar tres moldes desmoldables de 18 cm. y prepararlos con papel de hornear en la base. En mi caso he utilizado uno de 25 cm. porque la tarta iba a ser para una comida familiar y necesitaba que saliera más grande de diámetro.
Tamizar la harina, azúcar blanquilla, bicarbonato sódico, polvo de hornear, especias y reservar.
Mezclar el azúcar moreno con un tercio del puré de calabaza y batir con la pala a velocidad baja, hasta que consigamos una mezcla sin grumos. Añadir el resto del puré, el aceite y batir. Añadir los huevos de uno en uno, ligeramente batidos, hasta que estén totalmente integrados.
Añadir los ingredientes secos (harina, azúcar, etc.) en tres veces, batir justo hasta que estén integrados. No hay que pasarse al batir si fuera necesario, terminar de integrar a mano suavemente con una espátula de silicona.
Repartir esta masa uniformemente entre los tres moldes que teníamos preparados, es muy importante que los tres moldes tengan exactamente la misma cantidad de masa. Si no disponemos de tres moldes utilizaremos uno de mayor diámetro.


Hornear con el horno precalentado a 175º durante 20-25 minutos o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga totalmente seco. Si solo vamos a utilizar un molde lo tendremos en el horno durante 50-60 minutos o hasta que al pinchar salga completamente seco.
Dejar enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos, pasado este tiempo lo desmoldamos, le damos la vuelta y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.


Cuando esté totalmente frío, lo envolvemos en film transparente y lo guardamos de un día para otro en el frigorífico, para que se asiente la miga.
 

Para hacer la cobertura de queso:
Montar la nata y reservar.
Batir el queso (que tendrá que estar blandito, pero todavía fresco al tacto) con el azúcar glas tamizada, hasta que obtengamos una mezcla uniforme y cremosa. Añadir la nata montada y mezclar hasta que justo esté integrado.


MONTAJE DE LA TARTA:
Igualamos los bizcochos para que todos tengan exactamente el mismo grosor. Si hemos utilizado un solo molde lo nivelamos, quitando la parte curva del mismo y lo partimos dejando dos o tres capas iguales, según nos haya quedado de alto (en este caso solo pude hacer dos capas para evitar que se rompiera).

NOTA: Si hemos utilizado un solo molde debemos tener mucha precaución al cortarlo en capas y que estás no se nos muevan. Para ello suelo poner unos palillos partidos por la mitad a modo de guía antes de separar las capas, de ese modo es mucho más fácil montarlo y que nos quede igualado. En la foto se puede ver como hacerlo.


Colocamos el primer bizcocho o capa boca abajo (la parte de arriba de ir bajo). Comprobamos que quede bien centrado y eliminamos con una brochita las migas que hayan quedado. En la parte superior extendemos con una espátula una capa generosa de la crema. Repetimos la operación con los siguientes bizcochos o capas y terminamos colocando el último bizcocho.
Aplicamos una pequeña capa de crema para cubrir todas las imperfecciones y para sellar bien el bizcocho. Lo dejamos enfriar en el frigorífico durante 30 minutos. Pasado este tiempo, terminamos aplicando una capa generosa de crema, lo más uniforme posible, a toda la tarta y terminamos de decorar a nuestro gusto. Conservar la tarta en el frigorífico y sacar unos 15 minutos antes de consumirla.
 

Para la decoración he utilizado unas flores hechas con glasa con unas gotas de colorante naranja.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...