viernes, 9 de marzo de 2012

BOLLOS SUIZOS

Creo que estos bollitos le gustan a todo el mundo. Son ideales para el desayuno o merienda. Solos, acompañados de mantequilla y mermelada, con crema pastelera o de chocolate en su interior, rellenos de helado… De cualquier forma están buenísimos y lo mejor de todo es que resultan muy sencillos de hacer.
Os explico cómo hacerlos tanto a mano como con máquina, de esa forma cualquiera puede animarse a prepararlos. Recomiendo que al principio pongáis solo 360 gr. de harina y según veamos la consistencia de la masa, vayamos incorporando el resto.
Es preferible que la masa quede más bien blanda, aunque para amasarla debamos untarnos las manos con algo de aceite o mantequilla.De esa forma tendremos la garantía de que quedarán muy esponjosos. Pero si no podéis trabajarla bien o se pega en el recipiente donde estemos amasando, añadir un poco más de harina.
Todos sabemos lo que ocurre con las masas, dependiendo del tipo de harina, la humedad, etc., puede que se necesite más o menos cantidad. Por ello os doy estas indicaciones, así tendremos la garantía de que nos saldrán perfectamente. Os dejo con lo que necesitamos y os animo a hacerla.
La receta la tenía preparada hace días, pero vuelvo a tener molestias con la espalda y no puedo estar demasiado tiempo sentada delante del ordenador. Así que la he preparado en un momento para poder publicarla y espero en unos días encontrarme más recuperada y poder visitaros, porque estoy segura de que vuestros blogs estarán llenos de cosas tan ricas como las que siempre hacéis.
 


INGREDIENTES:
380 gr. harina de fuerza
Ralladura de limón y de naranja
50 gr. de mantequilla
50 gr. de azúcar
2 huevos
150 ml. de leche
20 gr. de levadura de panadería fresca o 1 sobre de levadura de panadería
Una pizca de sal
1 huevo para pintar la masa y azúcar para espolvorear
Un poco de mantequilla para untar el recipiente
Un poco de aceite para untarnos las manos

Con estas cantidades salen entre 18 y 20 bollitos, dependiendo del tamaño.
Amasado a mano:
Ponemos en un bol la harina, la pizca de sal, azúcar, ralladura de naranja y limón. Mezclar bien con una espátula, hacer un hueco en el centro y poner los huevos, la mantequilla ablandada, la leche templada y la levadura, si utilizamos la fresca la desmenuzaremos con las manos. Removemos bien hasta que se integren los ingredientes y a continuación amasamos con las manos. La masa debe quedar lisa, brillante y no debe estar demasiado dura, formar una bola. Si se pegara a las manos, es preferible untarlas con algo de aceite para manipularla mejor.
Untamos un bol limpio con un poco de mantequilla y poner la masa. Tapamos con un paño limpio o con film transparente y dejamos fermentar en un lugar cálido, fuera de corrientes de aire. La masa tendrá que doblar el volumen o algo más, necesitará aproximadamente entre una hora o una hora treinta minutos.
Como utilizo el microondas para calentar la leche queda algo de temperatura en el interior y suelo dejar la masa dentro. De esa forma evito las corrientes de aire y el interior está cálido.
Una vez la masa haya doblado el volumen nos untamos las manos con un poco de aceite y le sacamos el aire. Vamos cogiendo porciones y formamos unas bolitas pequeñas o bien piezas ovaladas. Las vamos colocando sobre la bandeja del horno forrada con papel vegetal. Hay que dejar suficiente hueco entre cada bollito, porque la masa debe fermentar de nuevo. Cuando los tengamos todos colocados, tapamos la bandeja con un paño limpio y dejamos levar de nuevo hasta que doblen el volumen.
Si lo preferimos podemos calentar el horno a 50º, apagarlo y dejar la bandeja en el interior, de esa forma se acelera el proceso y nuestros bollitos aumentarán de tamaño antes.
Antes de hornearlos batimos un huevo y los pincelamos suavemente para no pinchar la masa y que se nos pueda bajar. Espolvoreamos con azúcar en granillo o bien con azúcar glas, según preferencias. También podemos coger azúcar y humedecerla con un poco de agua y poner unos montoncitos por encima.
Hornear con el horno previamente calentado a 180º, durante 15 minutos. Esto depende del horno y del tamaño de los bollos. Deberán quedar con un color dorado.
En mi caso he pintado unos antes de meterlos en el horno, el resto los he pintado con huevo una vez horneados, estando calientes y he espolvoreado con azúcar glas por encima.



Amasado con robot (Kitchen Aid):
Pondremos los ingredientes en el bol y con el accesorio amasador comenzaremos a amasar a velocidad lenta e iremos aumentando un poco la velocidad, hasta que resulte una masa lisa, brillante y elástica.
Untamos un bol limpio con un poco de mantequilla y ponemos la masa. Tapamos con un paño limpio o con film transparente y dejamos fermentar en un lugar cálido, fuera de corrientes de aire. La masa tendrá que doblar el volumen o algo más, necesitará aproximadamente entre una hora o una hora treinta minutos.
Después le damos forma y horneamos según he explicado anteriormente en amasado manual.


Amasado en panificadora:
Pondremos primero los ingredientes líquidos en el fondo de la cubeta y encima los sólidos. Seleccionamos el programa de amasado que dura 15 minutos, sacamos la masa y la ponemos en un bol limpio untando con un poco de mantequilla. Tapamos con un paño limpio o con film transparente y dejamos fermentar en un lugar cálido, fuera de corrientes de aire. La masa tendrá que doblar el volumen o algo más, necesitará aproximadamente entre una hora o una hora treinta minutos.
Después le damos forma y horneamos según explico anteriormente en amasado manual.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...