lunes, 16 de abril de 2012

BUNDT CAKE DE FRUTAS DEL BOSQUE - MIXED BERRY BUNDT CAKE

Este bundt lo tenía pendiente de hacer desde hace tiempo. Cuando se lo vi a Silvia, más conocida por Trotamundos, me llamó la atención, no solo por lo bonito que quedaba, sino también porque pensaba que debía estar buenísimo por la combinación de ingredientes. Me gusta mucho utilizar frutas en los bizcochos y he de reconocer que los frutos rojos son mis favoritos. Donde vivo es difícil encontrarlos, pero afortunadamente hoy en día si no hallamos frescos podemos conseguir congelados en muchos supermercados y siempre suelo tener algún paquete para poder utilizar cuando me puedan apetecer. De todas formas cuando voy a comprar y veo frescos, siempre me llevo, no me puedo resistir...
Este bizcocho tiene una textura muy esponjosa que se consigue batiendo durante bastante tiempo el azúcar con la mantequilla, hasta obtener una crema con mucho volumen. Los ingredientes para hacer la masa base resultan ideales para hacer cualquier bizcocho, por lo que podemos sustituir las frutas rojas por otras, siempre y cuando no tengan demasiada agua, ya que afectaría a la masa.
Me gusta mucho utilizar los moldes de bundt de Nordic Ware, son de una altísima calidad además de preciosos y los bizcochos se hornean perfectamente. Hasta ahora todos los que hecho se han desmoldado sin problema y han quedado perfectos. Esta receta base la pienso utilizar para otras elaboraciones, porque me ha gustado mucho el resultado. Es exquisito y más si tenemos en cuenta el contraste que hace el dulce de la masa con el toque ácido de las frutas. Así que supongo que con otros ingredientes quedará extraordinario también.
Os dejo con la receta y os animo a prepararlo, aunque no dispongáis de este tipo de moldes podéis usar otros, pues merece la pena probar esta combinación tan rica. Para acompañarlo me ha parecido que le iría bien una crema de queso fresco y nata, pero estoy segura de que con un buen helado de vainilla debe quedar también exquisito.




INGREDIENTES:
280 gr. de mantequilla
375 gr. de azúcar (la receta original lleva 400 gr.)
5 huevos
2 cucharadas de licor kirsch o cualquier otro licor afrutado
375 gr. de harina
1 cucharadita de levadura química (Royal)
1 pizca de sal
300 gr. de frambuesas
50 gr. de moras
50 gr. de arándanos
2 cucharadas de harina para las frutas
Azúcar glas para decorar

Crema para acompañar:
200 gr. de queso Philadelphia
200 gr. de nata para montar (mínimo 35% materia grasa)
75 gr. de azúcar glas
1 cucharadita de extracto de vainilla

Lo he preparado en la KitchenAid, pero podemos hacerlo con una batidora de varillas que sea potente. A mano se podría hacer, pero nos costaría más, aunque lo podemos hacer perfectamente.



Calentamos el horno a 170º
Tamizamos la harina, junto con la levadura y la sal. Reservamos.
En el bol de nuestra batidora ponemos la mantequilla, que deberá estar a temperatura ambiente y batimos hasta que quede suave, aproximadamente 1 minuto. A continuación añadimos el azúcar y continuamos batiendo hasta obtener una masa ligera y esponjosa, batiremos unos 10 minutos. Este paso es muy importante para que la mezcla quede esponjosa, casi como una mousse, ya que con ello conseguiremos que nuestro bundt tenga una textura esponjosa. Mientras realizaba esta operación, he parado la máquina unas 4 veces, para bajar la mantequilla que se queda por la pared del bol y conseguir una mezcla más homogénea.
Cuando hayamos conseguido la textura adecuada añadimos los huevos uno a uno y batimos bien entre cada incorporación. Seguidamente ponemos el licor y batimos.
A continuación procedemos a incorporar la mezcla de harina a la masa. La iremos añadiendo poco a poco y sin dejar de batir.
Ponemos las frutas en un bol y le añadimos un par de cucharadas de harina, agitamos con suavidad el bol hasta conseguir que la harina forme una ligera capa recubriendo la fruta. Esto hará que no se vaya al fondo del molde y que quede repartida por la masa.
Engrasamos el molde donde vayamos a hornear nuestro bundt cake y reservamos. Procedemos a incorporar la fruta a la masa.

Para evitar que la masa pueda teñirse con el color de las frutas del bosque podemos hacer una de estas dos cosas:
1. Poner un poco de masa en un bol, a continuación un poco de fruta, otra capa de masa, otra de fruta y así hasta terminar ambas. Luego lo movemos mínimamente con una espátula, con mucho cuidado y lo pasamos al molde donde lo vayamos a hornear, que tendremos engrasado. De esta manera quedan repartida por toda la masa, pero sin apenas moverla para no teñirla.
2. Poner un poco de masa en el molde que tenemos engrasado, repartimos fruta por encima, volvemos a poner masa, más fruta y así hasta terminar ambas.

Las frutas del bosque son muy delicadas y por mucho cuidado que tengamos es fácil que alguna se pueda romper y teñir la masa, pero si hacemos una de estas dos cosas podremos evitarlo y nuestra fruta quedará repartida por el bizcocho sin problema.

Una vez hayamos finalizado de rellenar el molde, según la opción que hayamos elegido, le damos unos golpes para que la masa se distribuya bien y lo introducimos en el horno que tendremos precalentado a 170º y horneamos aproximadamente 70 minutos. No debemos abrir la puerta del horno para nada, ya que nuestra masa bajaría y no volvería a subir. Cuando hayan transcurrido 60 minutos podemos comprobar el punto de cocción. Para ello pincharemos con una brocheta y si sale limpia estará cocido, de lo contrario dejaremos unos minutos más.
Una vez lo tengamos horneado, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar dentro del molde, sobre una rejilla, durante 15-20 minutos. Pasado este tiempo lo desmoldamos y lo ponemos a enfriar por completo sobre una rejilla. Cuando esté totalmente frío lo pondremos sobre el plato donde lo vayamos a servir y espolvoreamos con azúcar glas.



Para servirlo he preparado una crema de queso y nata porque he pensado que combinaría perfectamente, pero también podemos acompañarlo de un buen helado de vainilla.




Para hacer la crema de queso:
Montamos la nata y reservamos.
Batimos el queso con el azúcar glas, hasta que esté perfectamente integrado y nos quede una crema fina. Incorporamos el extracto de vainilla y mezclamos con suavidad.
Unimos ambas mezclas utilizando una espátula, con movimientos suaves y envolventes. De esta forma conseguiremos una crema muy fina, que va de maravilla para acompañar el bizcocho. Podemos poner algunos frutos rojos en el plato.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...