viernes, 20 de abril de 2012

BUNDT CAKE DE ZANAHORIA, NARANJA CONFITADA Y NUECES

No sé si conoceréis el Magazine Sal y Pimienta, es una revista estupenda donde colaboran varias personas para ofrecernos unas recetas muy ricas, entre otras cosas. Suelen incluir algunos reportajes muy interesantes sobre algunas ciudades, hoteles y lugares para visitar, vinos… es muy completa y me ha gustado mucho.
Casualmente leyendo una entrada en el blog de Ingrid, My Lovely Food, hablaba del magazine y entré a curiosear. Me gustó mucho su contenido y vi que estaban organizando un concurso para elaborar una de sus recetas. Podíamos escoger de entre sus revistas y personalizarla, cambiando alguno de los ingredientes o simplemente el modo de preparación.
Viendo el regalo que van a entregar como premio, me pareció muy apropiado hacer un Bundt Cake, ya que dicho regalo está totalmente relacionado con éstos. Cada vez que compro algo en la tienda online que tiene Ingrid, se me van los ojos detrás de muchos artículos, entre los que se encuentran los que va a sortear. Así que me he decidido a participar, seguro que el nivel estará muy alto, pero a ver si hay suerte….
Os dejo con la receta de este Bundt que ha resultado exquisito, la combinación de ingredientes y el toque de especias le dan un sabor delicioso, espero que os guste. Los Bundt Cake ganan de un día para otro porque se aprecian mejor los sabores y están mucho más sabrosos, así que os aconsejo que lo dejéis reposar, si podéis resistiros...


 
INGREDIENTES:
250 gr. de mantequilla
150 gr. de azúcar moreno integral 100% (lo compro en una herboristería)
150 gr. de azúcar
4 huevos grandes
2 cucharaditas de aroma de naranja (he utilizado de la marca Decora, es italiana)
1 cucharadita de extracto de vainilla
225 gr. de zanahoria rallada
350 gr. de harina
2 cucharaditas de polvo de hornear (tipo Royal)
1 cucharadita de bicarbonato
Una pizca de sal
1 cucharadita de canela molida
¼ de cucharadita de jengibre molido
¼ de cucharadita de nuez moscada recién molida
225 ml. de buttermilk (*)
100 gr. de nueces
½ naranja confitada
Azúcar glas para espolvorear


(*) Si no conseguimos buttermilk, se puede preparar en casa de la siguiente manera: 1 cucharada de zumo de limón o de vinagre y leche entera a temperatura ambiente hasta completar 225 ml., remover y dejar reposar 10 minutos. Pasado este tiempo estará listo para utilizar. Tendrá la apariencia de leche cortada o yogur muy suelto, pero ésta es la textura del buttermilk.
 


Lo he preparado en la KitchenAid, pero podemos hacerlo con una batidora de varillas que sea potente, poniendo los ingredientes en el mismo orden. A mano también se puede hacer, pero nos costará más, sobre todo cuando tengamos que batir la mantequilla y azúcar.
Antes solía hacer toda la mezcla con la pala de la KitchenAid, pero me he dado cuenta de que si batimos la mantequilla y azúcar con la varilla, queda mucho más esponjosa y me gusta más el resultado de la masa. Los huevos también los integro uno a uno y batiéndolos con la varilla. Después pongo la pala y el resto de ingredientes los integro mezclándolos con la misma. Probar y veréis como el resultado es mucho mejor, al menos a mí particularmente me gusta más, me resulta más esponjoso.


Calentamos el horno a 170º
Tamizamos la harina, junto con el polvo de hornear, bicarbonato, canela, jengibre, nuez moscada y sal. Reservamos.
En el bol de nuestra batidora ponemos la mantequilla, que deberá estar a temperatura ambiente y batimos hasta que quede suave, aproximadamente 1 minuto. A continuación añadimos los dos tipos de azúcar y continuamos batiendo hasta obtener una masa ligera y esponjosa, batiremos unos 10 minutos. Este paso es muy importante para que la mezcla quede esponjosa, casi como una mousse, ya que con ello conseguiremos que nuestro bundt tenga una textura más esponjosa. Mientras realizaba esta operación, he parado la máquina unas 3 ó 4 veces, para bajar la mantequilla que se queda por la pared del bol y conseguir una mezcla más homogénea.
Cuando hayamos conseguido la textura adecuada añadimos los huevos uno a uno y batimos bien entre cada incorporación. Seguidamente ponemos la zanahoria rallada, el aroma de naranja y el extracto de vainilla y batimos un poco más.
A continuación cambiamos la varilla y ponemos la pala, procedemos a incorporar la mezcla de harina que habíamos reservado a la masa. La pondremos en tres veces, alternando con el buttermilk y sin dejar de batir. Paramos la máquina y retiramos el bol, terminamos de incorporar la harina que quede por las paredes del bol con una espátula o lengua, con movimientos envolventes.
Picamos las nueces y la naranja confitada, las agregamos a la masa y las integramos con movimientos suaves.
Engrasamos el molde donde vayamos a hornear nuestro bundt cake con spray o con mantequilla derretida que untaremos muy bien por todos los huecos del molde. Vertemos la masa con cuidado, alisamos la superficie y le damos unos golpes para que ésta se distribuya bien por el molde y entre por todos los huecos.
Introducimos en el horno que tendremos precalentado a 170º y horneamos aproximadamente 50-55 minutos. No debemos abrir la puerta del horno para nada, ya que nuestra masa bajaría y no volvería a subir.
Cuando haya pasado el tiempo indicado podremos comprobar el punto de cocción. Para ello pincharemos con una brocheta y si sale limpia estará cocido, de lo contrario dejaremos unos minutos más. Es fundamental que conozcamos muy bien nuestro horno, porque el tiempo puede variar según la potencia del mismo. Cada horno es un mundo y no todos se comportan de igual forma, por eso siempre insisto en ello. En todas las recetas de repostería digo lo mismo.
Una vez lo tengamos horneado, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar dentro del molde, sobre una rejilla, durante 15 minutos. Pasado este tiempo lo desmoldamos y lo ponemos a enfriar por completo sobre una rejilla. Cuando esté totalmente frío lo colocamos sobre el plato donde lo vayamos a servir y espolvoreamos con azúcar glas.





 



 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...