jueves, 3 de mayo de 2012

SOPA TAILANDESA DE POLLO CON LECHE DE COCO

Es una sopa muy sencilla y se hace en un momento. Hay recetas muy similares, pero la he adaptado a ingredientes que podía tener cerca. En algunas versiones parecidas que he encontrado le añaden hojas de lima kaffir picadas, que resultan difíciles de encontrar, al menos donde yo vivo. Otro ingrediente que cuesta encontrar es la galanga, especia de la familia de las Zingiberáceas, como el jengibre, es un rizoma muy aromático y también picante que tiene su origen en Asia, se cultiva en China, Tailandia, Malasia, Indonesia…así que lo he sustituido por jengibre. Se diferencia con éste en que tiene tonos más rojizos, es igualmente aromático pero con matices resinosos, con sabor a pino, eucalipto, clavo, pero con menos cítrico.
A esta sopa le van muy bien las setas, pero como he dicho he optado por una receta sencilla y ha quedado muy rica. Con el picante, como he dicho en otras ocasiones, podemos reducir o aumentar la cantidad, según nuestro gusto. En este caso en lugar de utilizar el chile fresco lo puse seco y su sabor se acentúa un poco más, pero a mí no me importa, siempre que el picante esté dentro de lo razonable y no moleste al comensal.
Me gusta probar cosas nuevas y hoy le ha tocado el turno a esta rica sopa, espero que os guste.
Llevo unos días desaparecida tanto de mi blog, como de los vuestros, pero a veces se complican un poco las cosas y es imposible acudir a todo. A ver si puedo empezar a visitaros de nuevo, que tengo ganas de saber lo que estáis cocinando y aprender de vuestras cocinas, de las que disfruto mucho y en las que siempre se encuentra algo diferente.

INGREDIENTES:
3 pechugas de pollo con los huesos
½ cebolla pequeña
Unas ramitas de perejil
750 ml. de caldo de pollo
400 ml. de leche de coco (1 bote)
2 ramas de apio de apio
1 chile rojo
10 ramas de cilantro
1 cucharada de jengibre fresco rallado
2 cucharadas de salsa de soja
Ralladura de una lima
2 cucharadas de zumo de lima
Sal
 


Preparamos un caldo con los huesos de las pechugas de pollo, la cebolla, unas ramitas de perejil, las hojas de apio (reservando las pencas) y sal.
Ponemos en una cazuela a calentar el caldo de pollo, la leche de coco, las pencas de apio picadas, el chile picado o en rodajas finas (si queremos un picante más suave pondremos solo medio), los tallos del cilantro finamente picados y la mitad de las hojas también picadas (reservando el resto de las hojas), el jengibre y una pizca de sal. Cuando rompa a hervir, dejamos cocer 3-4 minutos.
Troceamos el pollo en dados y lo echamos a la cazuela. Incorporamos la salsa de soja y dejamos cocer durante 4 minutos. Añadimos la ralladura de la lima (evitando la parte blanca de la piel) y las dos cucharadas de su zumo, probamos de sal y si hiciera falta le añadimos una pizca. Dejamos cocer 1 minuto más, para que el pollo tome el sabor. Apagamos el fuego y añadimos el resto de las hojas de cilantro picadas, dejando algunas para decorar el plato.
Servimos decorando con alguna hoja de cilantro y si queremos algo más de chile en rodajas.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...