lunes, 18 de junio de 2012

SOUVLAKI Y PAN DE PITA

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Junio nos invita a preparar Souvlaki y Pan de Pita.
En esta propuesta salada nos dirigimos a Grecia, y lo hacemos con un plato muy popular en su cocina, el Souvlaki, el cual suele comerse acompañado de pan de pita, así que unimos dos recetas, ambas sencillas e ideales para estos días en los que el calor ya se está haciendo notar.
El souvlaki es un plato tradicional de la cocina griega, consistente en pequeñas piezas de carne intercaladas con verduras y aderezos. Se come con las manos, dentro de un pan de pita o con el pincho sobre un plato con patatas fritas o pilaf. Se suele utilizar carne de cordero, de cerdo, de ternera, de pollo e incluso encontramos versiones de pescado o sólo verduras. La carne se coloca en un pincho, conocido como spiedo y se cocina lentamente.
El souvlaki es la variante griega del shish kebab. Si vas a Atenas, te encontrarás que el souvlaki se conoce como kalamaki.
Para acompañar este plato, haremos un tzatziki, una salsa hecha con yogur y pepino rallado que también te valdrá para hacer un dip con las pitas o para acompañar cualquier verdura, carne o pescado, esta salsa es complemento perfecto para las comidas veraniegas.


Tras varios días sin poder actualizar el blog y sin poder visitaros, debido a unos asuntos familiares que nos han traido de cabeza, por fin hoy puedo subir una receta. No me gusta estar tanto tiempo sin publicar ninguna entrada, pero las cosas últimamente se nos han complicado mucho.
La semana pasada operaron a uno de mis sobrinos de algo bastante grave y por si eso fuera poco, estaba pendiente de que a mi marido le hicieran una pequeña intervención, por un problema cardíaco que le habían detectado.
Afortunadamente hoy mismo se la han hecho y todo ha ido bien. Estoy escribiendo esta entrada desde el Hospital, mientras duerme plácidamente, después de que todo haya pasado y que estemos un poco más tranquilos. 
Me gusta participar en estas propuestas mensuales porque siempre se aprende algún plato diferente a los que estamos habituados a cocinar. Suelo hacer brochetas y el aliño de estas me ha parecido muy rico. Con el calor da gusto poder cocinar este tipo de platos porque acompañados de una buena ensalada o, como en este caso, unos pimientos asados resultan deliciosos. Además la salsa para acompañar es de lo más refrescante, cosa que se agradece con tanto calor como está haciendo. Os invito a prepararlas, he escogido carne de cerdo, pero se pueden preparar con cualquier otra. 


Receta de Jamie Oliver (con algunas modificaciones)
Para 4 personas

INGREDIENTES:
Para los Kebabs
800 g de carne magra de cerdo cortada en dados de 2 cm. de lado
1 cucharada de menta fresca
1 cucharada de orégano seco
Zumo de 1 limón
100 ml. de aceite de oliva de calidad
2 dientes de ajo pelados y rallados
1 cucharada de vinagre de vino tinto
Una pizca de pimienta negra recién molida
Una pizca de sal marina

Para la salsa tzatziki
1/2 pepino de los grandes
Una pizca de sal
200 gr. de yogur natural
1 diente de ajo pelado
1 cucharada colmada de menta fresca (podemos usar seca)
1 cucharadita de vinagre de vino tinto
1 cucharadita de zumo de limón

Para acompañar
3 pimientos rojos grandes
Un chorrito de aceite de oliva
Unas hojas de menta fresca
1 pizca de sal
1 limón

Ponemos todos los ingredientes del kebab en un cuenco y los amasamos con las manos bien limpias, para que se integren a fondo todos los sabores. Cubrimos con film transparente y conservamos en el frigorífico durante 30 minutos, o aún más si queremos intensificar los aromas.

Mientras tanto asamos los pimientos.
Precalentamos el horno a 190º, lavamos los pimientos los colocamos en una bandeja, echamos un chorrito de aceite de oliva por encima y una pizca de sal. Horneamos durante 35-40 minutos. Sacamos la bandeja, cubrimos con un trozo de papel de aluminio y dejamos que reposen, al menos 15 minutos, de esta forma será más fácil quitarles la piel.
Justo un poco antes de que hacer los kebabs, pelamos y retiramos la semilla de los pimientos, los cortamos en tiras y los colocamos en un cuenco. Ponemos una pizca de sal, un chorrito de aceite de oliva y removemos. Si queremos se puede añadir unas hojas de menta fresca picadas.
Cortar el limón en gajos y reservar.

Preparamos el tzatziki rallando muy fino el pepino en un colador colocado sobre un cuenco. Espolvoreamos por encima una pizca de sal, removemos y apretamos con las manos, o bien presionamos con una cuchara, para sacar todo el agua que podamos. Tirar el agua que haya soltado, poner el pepino en el cuenco y añadir el yogur. Machacamos el ajo en un mortero con un poco de sal, hasta que se convierta en una pasta y vertemos en el cuenco con el pepino. Añadimos la menta fresca finamente picada, el vinagre de vino tinto, el zumo de limón y removemos muy bien. Probamos para comprobar si ha conseguido un buen equilibrio de sabores y reservamos la salsa en el frigorífico hasta el momento de servir el plato.

Calienta una parrilla a fuego muy vivo. Ensarta en las brochetas unos cuantos dados de carne ya marinada, dejando pequeños espacios entre uno y otro para que se hagan uniformemente. Cuece los kebabs sobre la parrilla o sobre la rejilla de la barbacoa bien caliente durante 8 ó 10 minutos hasta que estén bien hechos por todos lados (el tiempo dependerá del grosor de las piezas de carne y de si nos gusta más o menos hecha).

Poner todos los ingredientes juntos en un mismo plato, podemos hacerlo separadamente o bien poniendo un poco de tzatziki sobre la carne de una de las brochetas y sobre los panes calientes. Cubrir con pimientos y un chorrito de aceite de oliva, exprimir un poco de zumo de limón por encima.


Para el pan de Pita
250 gr. de harina de fuerza
1 cucharadita de sal
1 cucharada de aceite de oliva
75 ml. de agua tibia
50 ml. de leche tibia
7 gr. de levadura de panadería seca

Con estas cantidades salen 5 ó 6 panes

En el bol de la KitchenAid mezclar la leche con el agua (ambas deben estar tibias), el aceite e incorporar la levadura, remover con una espátula hasta que se disuelva. Agregar la harina y la sal. Poner el gancho amasador y amasar durante 5 minutos, hasta que la masa quede lisa y suave. Si viéramos que necesita algo más de líquido porque la masa está excesivamente dura, le añadiremos un poco de agua. Es importante que la masa esté bien amasada.
Si no disponemos de amasadora tendremos que amasar a mano, durante al menos 10 minutos.
Una vez tengamos nuestra masa preparada, la colocamos en un recipiente espolvoreado con un poco de harina, cubrirla con un paño limpio o con film transparente y dejarla levar, en un lugar cálido, hasta que doble su volumen. Una vez haya levado la masa se vuelca sobre una mesa enharinada.
Desgasificar la masa y cortar en porciones que se dejarán descansar sobre una superficie enharinada y cubiertos con un paño. Preferentemente en un lugar cálido. Esto hará que nuestro pan leve en aproximadamente 10 a 15 minutos.
Se toma cada porción y se estira de medio centímetro de espesor en forma circular o alargada. Se van depositando en placas de horno forradas con papel vegetal. Cubrir con un paño y dejar levar nuevamente, aproximadamente 10 minutos.
El secreto de estos panes es cocinarlos en un horno a una temperatura alta, unos 220º, para que se inflen y formen corteza pero sin color, deben quedar blancos. Los dejamos hornear durante unos 6 a 10 minutos.
Para conservarlos blandos se apilan unos sobre otros en caliente y se cubren con un paño.
En este enlace que nos han proporcionado, podemos ver como preparar este tipo de pan.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...