lunes, 25 de junio de 2012

CHARLOTA DE CHOCOLATE AL LIMÓN CON FRAMBUESAS


Wholekitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Junio nos invita a preparar un clásico francés “Charlota”
La Charlota (Charlotte en francés), un pastel ideal para disfrutar en primavera por su ligereza y versatilidad a la hora de utilizar frutas de temporada. Admite muchísimas versiones, ya que podemos elaborarla tanto de frutas, chocolate, café, incluso hay algunas de tiramisú, así que son muchas las opciones que tenemos a la hora de elegir ingredientes para preparar nuestra versión.
La Charlotte es un postre típico francés que tuvo su origen a finales del siglo XVIII como homenaje a la esposa del rey Jorge III, Carlota de Inglaterra. Se inspiraba en preparaciones dulces inglesas y estaba hecha con una espesa mermelada de frutas aromatizada con limón y canela. Se vertía en un molde redondo, de bordes ligeramente acampanados, tapizado de rebanadas de pan de molde untadas con mantequilla. El conjunto se cocía en el horno, se desmoldaba y se servía tibio, con una crema inglesa fría. El ejemplo clásico es la Charlotte de manzanas.
La invención de la Charlotte a la rusa se debe a Carême y consiste en un dulce helado, sin cocción, compuesto de una preparación de bavarois a la vainilla o de una mousse vertida en un molde de charlotte tapizado de bizcochos, casi siempre empapados en licor o en café. Carême bautizó esta preparación con el nombre de "Charlotte a la parisiense", pero cambió de denominación en el Segundo Imperio, durante el cual estaban muy de moda los platos "a la rusa".
El bavarois se hace con crema inglesa o puré de fruta cuajado con gelatina, al que se añade crema batida. A la Charlotte rusa se le pueden añadir diversas capas de frutas frescas: albaricoques, fresas, melocotones, piña o frambuesas, maceradas en kirsch o marrasquino. Se coloca en la nevera y se sirve después de algunas horas de refrigeración.



Espero en unos días poder estar de visita por vuestros blogs, tengo muchas ganas de veros a todos!!!. Estas últimas semanas han sido un poco complicadas con tanta visita médica acompañando a mi marido, pero afortunadamente vamos saliendo a un lado de algunos asuntos, aunque otros aún están por venir...
Espero que os guste esta Charlota, la verdad es que con las frambuesas ha resultado bastante refrescante y el toque de limoncello, le aporta un sabor buenísimo, que combina perfectamente con el chocolate.



INGREDIENTES: 
20 bizcochos de soletilla
1 limón
2 cucharadas de licor (he usado Limoncello)
2 cucharadas de agua
Para la crema:
100 ml. de agua
50 gr. de azúcar glas
4 hojas de gelatina
250 gr. de chocolate de cobertura (he utilizado Nestlé Postres)
350 gr. de queso crema tipo Philadelphia
125 gr. de frambuesas
Para el coulis de frambuesas:
250 gr. de frambuesas
75 gr. de azúcar
50 ml. de agua
Unas gotas de zumo de limón


Para hacer la Charlota podemos usar un molde tipo flanera de paredes lisas, que previamente engrasaremos con un poco de mantequilla o con spray desmoldante.
Rallamos la piel de limón (solo la parte amarilla), después lo partimos por la mitad y sacamos el zumo. Lo vertemos en un plato, añadimos las dos cucharadas de licor, las dos de agua y removemos. A continuación vamos mojando los bizcochos en esta mezcla y forramos las pareces y el fondo del molde. Reservamos.
Si lo preferimos, podemos guardar 4 ó 5 bizcochos y un poco de líquido para mojarlos, que se pueden utilizar posteriormente para cubrir la Charlota una vez la hayamos rellenado con la crema que vayamos a preparar. En este caso la he dejado sin cubrir.

Para hacer la crema del relleno:
En un recipiente ponemos un poco de agua y remojamos las hojas de gelatina.
Seguidamente ponemos en un cazo al fuego los 100 ml. de agua, la ralladura de limón y el azúcar. Calentamos y vamos removiendo hasta que el azúcar se haya disuelto por completo y comience a hervir. Retiramos del fuego, escurrimos las hojas de gelatina que tenemos a remojo, las añadimos al cazo y removemos hasta su completa disolución.
Fundimos el chocolate, podemos hacerlo en el microondas o al baño maría. Cuando esté completamente disuelto añadimos la mezcla de agua, ralladura de limón, azúcar y gelatina. Removemos, incorporamos el queso crema ligeramente batido, para que no tenga grumos y mezclamos hasta que todos los ingredientes estén totalmente integrados.
Añadimos las frambuesas, previamente lavadas, y mezclamos muy suavemente. Vertemos esta mezcla en nuestro molde forrado con los bizcochos y guardamos en el frigorífico al menos durante 3 ó 4 horas.
En el caso de que queramos cubrir nuestra Charlota, antes de meterla a enfriar, la cubriríamos con los bizcochos, en el caso de haberlos reservado. Como he dicho antes he preferido dejarla sin cubrir.

Para hacer el coulis de frambuesas:
Ponemos en un cazo las frambuesas, azúcar, agua y limón. Cocemos durante 10 minutos, removiendo de vez en cuando, para evitar que se peque en el fondo. Vertemos en un colador de malla fina, vamos apretando con una cuchara para que pase y nos quede sin las pepitas de las frambuesas y colocamos en un recipiente.

Desmoldar sobre la fuente en la que vayamos a servirla y decorar con algunas frambuesas. Podemos servirla acompañada de un coulis de frambuesa, un helado de vainilla…





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...