lunes, 10 de septiembre de 2012

CORDERO CON CEBOLLA


Esta es una de esas recetas que hacía mi madre y que siempre que la he cocinado ha tenido mucho éxito, nunca falla y si queréis quedar bien en cualquier comida o cena, no os defraudará. Con solo muy pocos ingredientes, podemos conseguir un plato extraordinario.
Ella solía hacerlo con codillos, pero son difíciles de conseguir si no se encargan previamente, así que para esta ocasión he preparado la receta con dos paletillas, que dependiendo del tamaño, le podemos decir al carnicero que la parta en 3 ó 4 trozos cada una.
El cordero ha de ser de buena calidad y debemos utilizar un buen Jerez seco. Como acompañamiento podemos hacer unas patatas fritas, aunque también le va de maravilla estos buñuelos de patata, cuya receta os dejo aquí.



INGREDIENTES:
2 paletillas (partidas en 3 ó 4 trozos)
3 ó 4 cebollas grandes
3 ó 4 dientes de ajo
Unas hojas de perejil
1 ó 2 hojas de laurel (dependiendo del tamaño)
20 bolitas de pimienta negra en grano
Harina
100 ml. de aceite de oliva
250 ml. de Jerez seco
Agua caliente
Sal y una pizca de pimienta negra recién molida


Se lava el cordero, lo secamos con papel de cocina, lo salpimentamos, lo pasamos por harina y sacudimos el exceso.
En una cazuela colocamos el aceite y cuando esté caliente doramos la carne para sellarla bien. Vamos retirando a un plato.
Cortamos la cebolla en juliana fina y picamos muy finamente los dientes de ajo. Añadimos el ajo a la cazuela donde hemos dorado la carne y en cuanto empiece a tomar color incorporamos la cebolla, el laurel, las bolitas de pimienta y un poco de perejil picado (reservando un poco de perejil para espolvorear al final). Ponemos un poco de sal y vamos sofriendo todo junto, removiendo para soltar los jugos de la carne que se hayan adherido al fondo de la cazuela, hasta que la cebolla esté bien sofrita y tenga un color dorado oscuro. El éxito de este plato depende mucho de que la cebolla esté muy bien dorada.
Mientras se sofríe la cebolla, en un cazo ponemos a calentar agua para añadirla después.
Seguidamente incorporamos los trozos de cordero a la cazuela y removemos bien. Ponemos el vino de Jerez, vamos removiendo para que se impregne todo y esperamos a que se evapore un poco el vino. A continuación vertemos el agua caliente, que deberá casi cubrir la carne. Tapamos la cazuela y dejamos cocer a fuego suave, hasta que el cordero esté tierno. Iremos removiendo de vez cuando, para que no se nos pegue al fondo de la cazuela y vigilando que no se quede sin caldo. Al menos deberá cocer por espacio de 1 hora y 30 minutos. Esto dependerá de lo tierna que sea la carne. Si viéramos que a mitad de cocción necesitara algo más de agua, debemos tener la precaución de añadirla caliente. Cuando esté hecho, espolvoreamos con un poco de perejil picado.


Os dejo el enlace de la receta de estos buñuelos de patata que son un acompañamiento ideal para este plato.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...