lunes, 15 de octubre de 2012

Mermelada de calabaza con vainilla y curry


Aunque las podemos encontrar cada vez con más frecuencia casi todo el año, el otoño es tiempo de calabazas. Ricas calabazas con las que poder elaborar numerosos platos tanto dulces como salados y porqué no una mermelada.
Tenía una bastante grande que me regaló José Mª, gran amigo nuestro, de su cosecha particular y he aprovechado una parte para hacer puré y congelar, para de ese modo tenerla dispuesta para cualquier momento y con la otra he querido hacer esta mermelada, no he hecho mucha cantidad por si después no resultaba de mi agrado, pero ha sido toda una sorpresa.
Me gusta mucho utilizar la calabaza en cremas, me parece deliciosa y a los bizcochos, brioches, magdalenas..., les aporta un toque jugoso extraordinario y combinada con especias queda buenísima. Así que para esta mermelada le he dado un toque especial con vainilla y curry.
Quizás os llame la atención lo del curry, pero lo leí en algún sitio (no recuerdo exactamente donde) y pensé que tenía que probar la mermelada con ese sabor. Además le he añadido vainilla, porque me parece una especia extraordinaria que aporta un sabor que a mi particularmente me gusta mucho.
El resultado ha sido sorprendente, no se nota apenas el curry, estoy por deciros que se le podría añadir un poco más, pero siempre es mejor no pasarse, al menos la primera vez que hacemos algo diferente. Os animo a probarla porque es una maravilla y además queda con un color precioso.





INGREDIENTES:
600 gr. de calabaza pelada y en trozos
300 g. de azúcar
1 vaina de vainilla
¼ de cucharadita de curry

Como la calabaza en un poco dura podemos cocerla en el microondas y de esa forma no necesitaremos añadir agua para hacer la mermelada.

Procederemos de la siguiente manera:
Pelamos y cortamos la calabaza en trozos pequeños los ponemos en un recipiente de cristal apto para el microondas, añadimos dos cucharadas de agua, tapamos con film transparente pinchamos por dos o tres sitios el film y lo ponemos en el microondas a máxima potencia (900 W) durante 4 minutos.
Después sacamos los trozos los ponemos en una cazuela añadimos el azúcar, el curry y abrimos la vainilla con un cuchillo le raspamos las semillas y la introducimos en la cazuela. Ponemos a fuego fuerte y cuando empiece a hervir lo bajamos y dejamos cocer a fuego suave durante 30 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que se nos pegue.
Si nos gusta la mermelada fina la trituraremos. En mi caso he optado por dejarla sin triturar, ya que al haberla hecho durante unos minutos en el microondas, estaba bien blanda y con la misma espátula que he utilizado para remover la podía deshacer.
Hervimos unos tarros de cristal y sus tapas en agua hirviendo, los escurrimos y dejamos secar muy bien. Una vez esté terminada la mermelada rellenaremos con cuidado los tarros, los cerramos y le damos la vuelta, dejándolos boca abajo por espacio de 24 horas, para de ese modo hacer bien el vacío. Etiquetamos y guardamos.
 

Si preferimos hacer la mermelada de forma tradicional, lo haremos de la siguiente forma:
Ponemos todos los ingredientes en una cazuela, añadimos 2 ó 3 cucharadas de agua y ponemos a fuego fuerte. Cuando empiece a hervir lo bajamos y dejamos cocer a fuego suave durante 45 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que se nos pegue. Dependiendo del tipo de calabaza puede ser que se tarde más o menos tiempo. Sabremos que está hecha cuando la calabaza esté blanda y la mermelada tenga una buena consistencia. Hay que tener en cuenta que al enfriar espesará.
Como he dicho antes dependiendo de si nos gusta más o menos fina la trituraremos o la dejaremos tal cual. Después procedemos de igual forma para rellenar los tarros.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...