jueves, 25 de octubre de 2012

Brownie


WholeKitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Octubre nos invita a preparar un clásico estadounidense: Brownie

Si tradujéramos literalmente brownie lo tendríamos que llamar marroncito. Parece ser que surgió de un error de un cocinero que, al realizar su pastel de chocolate, olvidó añadir la levadura. Así obtuvo un pastel muy bajito, crujiente por fuera y cremoso por dentro, dando lugar al famosísimo brownie de hoy en día, aunque parece ser que no usó chocolate si no melaza. El chocolate fue añadido posteriormente hasta conseguir ser el protagonista de este pastel.
La primera vez que se habló de brownie fue en Estados Unidos en el año 1897 y poco a poco se expandió por el mundo hasta conseguir que hoy en día no falte en la carta de cualquier restaurante.
Habitualmente se suele servir con helado y a la receta podremos incorporarle nueces, aunque se pueden presentar muchas versiones todas ellas con excelente resultado.





INGREDIENTES:

Receta de The Hummingbird Bakery

200 g de chocolate negro picado
175 g de mantequilla a temperatura ambiente
325 g de azúcar blanquilla (he usado 300 gr.)
130 g de harina
3 huevos

Precalentamos el horno a 170ºC
Colocamos el chocolate y la mantequilla en un cuenco refractario y lo derretimos al baño maría o en el microondas. Si lo hacemos en el microondas debemos tener la precaución de utilizar tiempos cortos, no más de 30 segundos. Transcurrido el tiempo comprobamos y removemos, si le falta lo volvemos a poner otros 30 segundos, vamos removiendo y si hiciera falta lo volvemos a poner hasta que estén totalmente disueltos y bien integrados.
Añadimos el azúcar y removemos hasta que esté bien incorporado. Agregamos la harina y mezclamos bien. Finalmente añadimos los huevos, removiendo, hasta que la preparación esté espesa y homogénea.
Repartimos la mezcla en un molde cuadrado o rectangular (he utilizado uno de 26 x 18 x 4 cm.), mejor si lo forramos con papel vegetal y horneamos durante 25-30 minutos, o hasta que la superficie se resquebraje un poco pero todavía esté blanda por dentro. Es muy importante no hornear en exceso, queda mucho más rico si el interior está tierno.
Podemos servir con crema fresca, helado de vainilla o simplemente disfrutarlo con un vaso de leche fría.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...