domingo, 2 de diciembre de 2012

Calabacines rellenos de carne y verdura


Me encantan las verduras y si éstas van rellenas se convierten en un plato muy completo. En este caso encontré unos calabacines redondos y los preparé con un relleno de carne y verdura. Igualmente podemos hacer la receta con calabacines alargados e incluso con unas berenjenas.
Prefiero las verduras “al dente”, es decir no me gusta cocinarlas demasiado, de esa forma mantienen mejor sus propiedades y no pierden el bonito color que tienen. Pero comprendo que hay personas a las que les puede gustar más hechas, por lo que especifico los tiempos para prepararlas de una y otra forma. De esa manera conseguiremos unos calabacines más enteros o más blandos a la hora de comerlos, según nuestras preferencias.
Lo que está claro es que cualquiera que sea nuestra elección estamos ante un plato delicioso y completo, como he dicho antes. Os dejo con la receta y espero que os guste.


 



INGREDIENTES:
6 calabacines
½ Kg. Carne picada (mitad ternera y mitad cerdo)
2 dientes de ajo
2 cebolletas tiernas
2 zanahorias
2 ramas de apio
6 champiñones
3 tomates maduros medianos
2 ó 3 cucharadas de aceite de oliva
Sal, pimienta negra

Para la bechamel:
1 cucharada de harina
1 cucharada de mantequilla
300 ml. de leche
Un pizca de sal
Una pizca de nuez moscada
Una pizca de pimienta negra

Para gratinar:
Queso emmental rallado
Unos daditos de mantequilla

Cortamos la parte superior de los calabacines y con mucho cuidado vaciamos el interior con una cucharita vaciadora. Reservamos lo que hemos vaciado.
Ponemos una cazuela con agua y un poco de sal al fuego y cuando comience a hervir escaldamos los calabacines con su tapa. Debemos tener la precaución que nos queden flotando con la abertura hacia arriba y que esta parte no entre en contacto con el agua, ya que como es más fina se nos podría romper. Los tenemos durante 3 ó 4 minutos dependiendo de si nos gustan más o menos cocidos. En mi caso los tuve 3 minutos para que quedaran más enteros o “al dente”, sacamos y ponemos a escurrir.
Colocamos una sartén al fuego con el aceite de oliva. Picamos finamente el ajo y cuando el aceite esté caliente lo doramos. Seguidamente añadimos la cebolleta que habremos picado muy pequeña, una pizca de sal y la vamos sofriendo. Cuando hayan transcurrido dos minutos añadimos la zanahoria cortada en trocitos pequeños y la rehogamos junto con la cebolla para que se vaya ablandando. Troceamos el apio bien pequeño y lo incorporamos, picamos el interior de los calabacines que hemos vaciado y lo agregamos. Vamos sofriendo todo junto y cuando veamos que el calabacín está blandito y se haya evaporado parte del agua que haya soltado, añadimos los champiñones que habremos partido en trocitos pequeños también. Rehogamos un minuto e incorporamos la carne picada, ponemos un poco de pimienta negra recién molida y una pizca más de sal, sofreímos durante dos minutos removiendo para que se vaya mezclando con todas las verduras y añadimos el tomate rallado Dejamos cocinar todo junto durante 10 ó 12 minutos a fuego suave, removiendo de vez en cuando. Cuando haya transcurrido el tiempo apagamos el fuego y reservamos.

Para hacer la bechamel:
Ponemos un cazo en el fuego y añadimos la cucharada de mantequilla, cuando se haya derretido incorporamos la harina y rehogamos bien para tostarla un poco y evitar que sepa a cruda. Vamos añadiendo la leche poco a poco y removiendo con cuidado para que no nos queden grumos. Ponemos una pizca de sal, otra de pimienta negra y otra de nuez moscada, dejamos que se cocine la bechamel a fuego suave durante 3 ó 4 minutos, removiendo sin parar para que no se nos pegue al fondo y cuando esté bien fina la retiramos del fuego. Si nos quedara muy espesa le podemos añadir un poco más de leche.

Seguidamente ponemos en un bol el relleno que hemos hecho y le añadimos 8 cucharadas de bechamel, removemos todo junto para que se integren bien todos los ingredientes. Vamos rellenando los calabacines y los colocamos en una fuente apta para el horno. Ponemos sobre los mismos un poco de queso emmental rallado y un par de daditos pequeños de mantequilla. Colocamos las tapas de los calabacines en la misma bandeja.
Precalentamos el horno a 180º y horneamos durante 30-35 minutos. Si preferimos que los calabacines queden al dente los tendremos 15-20 minutos. En mi caso he escogido la segunda opción para que me estuvieran más enteros.



En estas fotos podéis ver todo el proceso de preparación.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...