lunes, 10 de diciembre de 2012

Bundt cake con frutas escarchadas


Hoy se abre una nueva ventana del Calendario de Adviento de Whole Kitchen. Si no las habéis visto os animo a que os paséis a ver todas las que se han ido abriendo hasta hoy y que continuarán haciéndolo hasta el día 24 de Diciembre. En cada una podemos encontrar recetas diferentes para estas Fiestas que tan cerca tenemos.
El Calendario de Adviento es un símbolo de la estación de Adviento, celebrada en diciembre cerca de las Navidades. Es un calendario de "cuenta-atrás" desde el 1 de diciembre hasta el 24 de diciembre Nochebuena. Suele elaborarse para los niños y tiene forma de "conteo" para saber cuanto falta antes de Navidad. Aquí podéis leer más acerca de sus orígenes.
Cuando hace unos días recibí la invitación de las chicas de Whole Kitchen para participar en el Calendario de Adviento me llevé una alegría enorme. Desde hace tiempo sigo su blog y participo en los retos que nos proponen mensualmente, me parece una forma de conocer la gastronomía de otros países. Están haciendo un gran trabajo a través de su blog desde el que nos dan a conocer muchas y diversas cosas  relacionadas con la cocina.
Por eso al recibir el correo de Silvia invitándome a participar no pude negarme. Me ha hecho mucha ilusión que este año contaran conmigo para formar parte de este bonito Calendario, en una de las ventanas que cada día nos descubren una receta maravillosa. Espero estar a la altura y que guste la elección que he hecho.


Las frutas escarchadas para mí siempre han ido ligadas a la Navidad, es en esta época cuando mayor consumo hacemos en todas las casas. Mi madre siempre las utilizaba en algunos de sus postres y platos navideños. Me gusta mucho colocarlas junto al turrón y los frutos secos, no solo adornan perfectamente las bandejas, sino que resultan deliciosas.
Por eso pensé en hacer este Bundt cake aprovechando que tengo el molde de corona de Navidad que me regalaron y que me parecía muy apropiado para la ocasión. Poner un trozo de este rico bizcocho en nuestras mesas, con ese toque de Cointreau y el sabor de las frutas escarchadas, me parece una buena idea. La verdad es que ha resultado delicioso.
Desde aquí quiero dar las gracias a Beatriz y a Silvia por contar conmigo, ha sido un placer formar parte de este Calendario de Adviento.




INGREDIENTES:
250 gr. de mantequilla
300 gr. de azúcar
4 huevos
350 gr. de harina
1 y ½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)
¼ de cucharadita de sal
200 ml. de buttermilk *
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 ó 3 cucharadas de Cointreau (al gusto)
140 gr. de fruta escarchada

* Si no encontramos buttermilk podemos prepararlo de la siguiente manera: Ponemos 200 ml. de leche en un vaso y le añadimos 1 cucharada de zumo de limón, removemos y dejamos reposar unos 10 minutos. Tendrá la apariencia de leche cortada o yogur muy líquido, pero ésta es la textura que tiene el buttermilk.

Precalentamos el horno a 170º.
Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal. Reservamos.
En el bol de nuestra batidora ponemos la mantequilla, que deberá estar a temperatura ambiente, la batimos durante un minuto. Añadimos el azúcar y continuamos batiendo durante 5 minutos hasta que adquiera un aspecto cremoso y haya aumentado de volumen.
Incorporamos los huevos, que deberán estar a temperatura ambiente, de uno en uno, es decir incorporaremos el primero y cuando se haya integrado, añadiremos el segundo y cuando se integre el tercero.
Seguidamente vamos a poner la harina que teníamos reservada y el buttermilk, esta operación la haremos alternando ambos ingredientes. Comenzaremos por añadir una tercera parte de la harina, batimos y a continuación pondremos la mitad del buttermilk. Continuamos batiendo y añadiendo el resto, terminando por la harina.
Incorporamos el extracto de vainilla y el Cointreau batimos un poco para que se integren. Partimos la fruta escarchada en trocitos pequeños, la añadimos y removemos con suavidad con una espátula para que se mezcle por la masa.
Cogemos el molde bundt y lo untamos con mantequilla o con spray desmoldante, procurando que queden bien impregnados todos los huecos del molde, esto ayudará a desmoldarlo adecuadamente. Volcamos la masa en el interior y le damos unos golpes al molde para que llegue a todas las hendiduras. Introducimos en el horno que tendremos precalentado a 170º y horneamos durante 50 minutos. Transcurrido este tiempo pinchamos con una aguja o con un cake tester y si sale limpio estará horneado, de lo contrario dejaremos unos minutos más.
Cuando lo saquemos del horno lo dejamos enfriar dentro del molde sobre una rejilla durante 10 minutos. Después lo desmoldamos y lo dejamos sobre la misma rejilla para que se termine de enfriar.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...