jueves, 13 de diciembre de 2012

Angelitos de Navidad - Galletas decoradas

Hoy en día con todo lo que podemos ver en los diferentes blogs podemos preparar unas galletas bien bonitas. Tenemos toda la información a nuestro alcance y en las tiendas que hay online podemos adquirir todo lo necesario para decorarlas.
Ahora que se acercan las Navidades apetece mucho decorar galletas, que incluso nos pueden servir para decorar el árbol. Tan solo con hacerles un pequeño agujero en la parte superior de cada galleta, con una cañita de las que utilizamos para beber y pasar una cinta, una vez decoradas y secas,  las podemos colgar en el mismo.
En esta ocasión he hecho unos angelitos y los he decorado con los tonos que os indico más abajo, pero podéis utilizar los colores a vuestro gusto. Espero que os gusten.





INGREDIENTES:
250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
250 gr. de azúcar glas tamizada
1 huevo XL a temperatura ambiente
2 cucharaditas de extracto de vainilla
600 gr de harina tamizada
Una pizca de sal
Un chorrito de leche para ligar la masa (2 ó 3 cucharadas)

Con estas cantidades salen entre 30 ó 40 galletas, dependiendo del tamaño de los cortadores.

Preparación en KitchenAid, se puede hacer con un batidor de varillas y también a mano, sin ningún problema:
En primer lugar tamizamos el azúcar glas y reservamos. A continuación tamizamos la harina con la sal y reservamos.
Ponemos la mantequilla y el azúcar glas tamizado en un cuenco hondo y batimos hasta que tenga una consistencia cremosa. Añadimos el huevo y batimos hasta que esté integrado, ahora será el momento de poner el extracto elegido en este caso será vainilla, mezclamos. Si viéramos que la masa tiene un aspecto de estar cortada no pasa nada.
Ahora vamos incorporando la harina que hemos tamizado con la sal, lo haremos en dos o tres veces, batiendo solo lo justo. Cuando tengamos toda la harina obtendremos una masa arenosa, que empieza a desmigarse, es el momento de poner la leche para que así se ligue mejor, amasar hasta que esté integrada. La masa está casi lista, la sacamos del bol y con las manos la terminamos de unir.
La dividimos en dos, colocamos uno de los trozos entre dos láminas de papel vegetal para estirarla con el rodillo hasta dejarla con un grosos de 5 ó 6 mm. Lo mejor para que la masa nos quede igualada, es disponer de un rodillo con aros regulables en altura. Si no disponemos de uno, podremos utilizar unos palitos de esa altura y poner uno a cada lado de la masa, para obtener el mismo resultado. Debe quedarnos una superficie bien lisa, sin ningún tipo de ondulación, para que las galletas nos queden perfectas. Cuando esté lista la colocamos sobre una bandeja, para evitar que se nos deforme y la guardamos en el frigorífico durante al menos 2 ó 3 horas, de este modo será más fácil cortarlas después. Hacemos lo mismo con el otro trozo y guardamos también en el frigorífico.
Transcurrido el tiempo cortaremos la masa con nuestros cortadores y con mucho cuidado la depositamos en la bandeja del horno forrada con papel vegetal. Debemos dejar un espacio entre cada galleta. La masa restante podemos volver a unirla y estirarla, pero deberemos guardarla en el frigorífico durante al menos 15 minutos antes de volver a cortar con los cortadores. Hacemos lo mismo hasta terminar con toda la masa. Es muy importante que la masa esté fría para que no pierdan la forma durante el horneado.
Precalentamos el horno a 180º y horneamos durante 10-12 minutos, no hay que tenerlas durante más tiempo. Sacamos la bandeja del horno y esperamos durante 5 minutos, ya que las galletas recién horneadas están un poco blandas, pero en cuanto se enfrían un poco endurecen. Transcurrido este tiempo las pasamos con cuidado con una espátula a una rejilla, para que se terminen de enfriar antes de decorarlas. Si no las vamos a decorar por el momento, podemos guardarlas en una caja de metal, pero cuando estén totalmente frías.



Para la glasa necesitamos:
Claras pasteurizadas (de venta en Mercadona)
Azúcar glas industrial (no vale el podamos hacer en casa)
La punta de una cucharita pequeña de crémor tártaro
Podemos utilizar un aroma que nos guste, pero deberá ser transparente para que no le de color a la glasa.

La proporción que hay que utilizar es de 200 gr. de azúcar por cada clara de huevo, dependiendo del lugar donde estemos y de la humedad ambiente es posible que se necesite algo más.

NOTA: Con 3 claras tendremos suficiente para decorar todas estas galletas.

Glasa de delineado
Preparación en KitchenAid, aunque se puede hacer con un batidor de varillas perfectamente:
Comenzaremos haciendo la glasa de delineado, para ello ponemos en el bol de nuestra batidora las claras que vamos a necesitar (siempre es mejor hacer cantidad de más, pues luego puede costar mucho conseguir los mismos colores). Añadimos el crémor tártaro y batimos un poco con la pala.
A continuación paramos la máquina y añadimos la tercera parte del azúcar glas tamizado y comenzamos a batir a velocidad baja (es mejor hacerlo así para evitar que se formen muchas burbujas). Vamos añadiendo más azúcar a cucharadas y continuamos batiendo, cuando tengamos aproximadamente la mitad del azúcar incorporado y en el caso de que queramos aromatizar nuestra glasa, añadiremos el aroma deseado. Debemos tener la precaución de que sea transparente, para evitar que nos cambie el color de las claras. Por poca cantidad de aroma que pongamos siempre afectará la consistencia de la glasa, por ello es mejor hacerlo a mitad para luego terminar de incorporar el resto del azúcar y conseguir la textura deseada.
Conforme vayamos añadiendo azúcar veremos que las claras se van volviendo brillantes y más blancas, seguimos añadiendo azúcar hasta que consigamos una consistencia firme y que la glasa no se caiga de la pala. Esta sería la textura del delineado, que podemos comparar con la de una pasta de dientes.
Para saber si está con la consistencia deseada podemos hacer una prueba:
Cogemos una cucharada de glasa y la dejamos caer sobre el resto que tenemos en el bol, cuando al contar hasta 10 la superficie vuelva quedar lisa estará lista. Después de esto batiremos siempre a velocidad baja, para evitar burbujas, durante al menos 8 minutos más. De esta forma conseguiremos que tenga más brillo. No debe quedar excesivamente espesa porque no se quedaría pegada a la galleta.
Después la vamos colocando en tantos boles como colores vayamos a utilizar y con un palillo cogeremos un poco de colorante en pasta (nunca líquido, pues podría afectar a la textura de la glasa) para darle el color deseado. Es mejor empezar por una cantidad muy pequeña e ir añadiendo en el caso de que queramos un tono más intenso. Movemos con una cucharita hasta que consigamos que el color quede uniforme. Después de esto pondremos una boquilla lisa del número 2 ó 3 de Wilton en una manga y la rellenaremos.

Glasa de relleno
Preparación en KitchenAid, aunque se puede hacer con un batidor de varillas también:
Podemos prepararla partiendo de la glasa de delineado, añadiendo cucharaditas de agua, hasta conseguir la consistencia de una cola de carpintero, es decir un poco más líquida que la de delineado. Pero si lo preferimos la podemos hacer desde el principio.
Para ello haremos lo mismo que hemos hecho para hacer la glasa de delineado, pero pararemos de añadir azúcar cuando veamos que tiene la consistencia de una cola de carpintero.
Para saber si está con la consistencia deseada podemos hacer una prueba:
Cogemos una cucharada de glasa y la dejamos caer sobre el resto que tenemos en el bol, cuando al contar hasta 5 la superficie vuelva quedar lisa estará lista. Entonces batimos unos 8 minutos más a velocidad baja, para evitar burbujas y conseguir que quede más brillante.
Para dar color hacemos lo mismo que con la glasa de delineado y ponemos tantos boles como colores queramos hacer. Comenzaremos mojando la puntita de un palillo en el color deseado, siempre hay que empezar por poca cantidad, ya que así podemos poner más en el caso de que nos guste más intenso. Después vamos rellenando unos biberones de plástico para que nos sea más fácil rellenar las galletas.
Si vamos a utilizar blanco es mejor teñir la glasa, porque la clara siempre tiene algo de tono y con un colorante blanco conseguimos un mejor tono.

NOTAS:
Siempre hay que utilizar colorantes en gel o pasta, ya que los líquidos afectan a la textura de la glasa. En este caso he utilizado estos: VINE de Squires Kichen para el verde, TANGERINE/APRICOT de Sugarflair para el color naranja, CHESTNUT de Sugarflair para el pelo y BLANCO de Wilton para el color blanco.
Necesitaremos también para hacer las caras un poco de fondant blanco que teñiremos con un poco de colorante IVORY (marfil) de Wilton.
Para los coloretes de la cara utilizaremos un tono rosa en polvo y para pintar los adornos brillantes utilizaremos purpurina plateada y dorada a la que añadiremos unas gotas de ginebra o de wodka.
Necesitaremos también unas bolitas para decorarlas.
Si tenemos que modificar el color y queremos añadir más colorante, no debemos introducir el mismo palillo que hemos usado en el tarrito, ya que podemos contaminarlo y se podría estropear. Cada vez que tengamos que poner color usaremos un palillo nuevo.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...