domingo, 30 de diciembre de 2012

Speculoos


Espero que estéis disfrutando de las Fiestas y quiero aprovechar esta entrada para desearos un Feliz Año Nuevo. Espero que el 2013 llegue cargado de cosas buenas para todos y que los problemas, malos rollos y demás, puedan quedar a un lado o mejor incluso, que pasen de largo y nos afecten lo menos posible.
Os traigo la receta de estas deliciosas galletas que, con su toque especiado, las hace diferentes a otras. Los Speculoos es una especie de galleta navideña muy tradicional en Bélgica, en Holanda (donde recibe el nombre de Speculaas), así como en la cocina de Westfalia y Renania (Alemania), donde se conoce como Spekulatius. La principal característica de estas galletas, servidas en los mercados de Navidad, es que suelen tener formas o motivos que evocan la historia navideña de Nicolás de Bari.
La masa de las Speculaas crece muy poco, porque sólo contiene un poco de levadura química, por lo que tienen una estructura compacta. Es importante al hacer la masa, que la temperatura de la misma no se eleve demasiado. Generalmente se deja reposar una noche en un ambiente frío, para que el sabor de las especias impregne toda la masa.
En esta ocasión he utilizado una mezcla de azúcar muscovado, dark y light, porque me gusta mucho el sabor que aporta a estas galletas, pero se puede sustituir perfectamente por azúcar moreno de buena calidad. Para darles formas he utilizado un cortador redondo con ondas, pero podemos utilizar cualquier otro: con formas navideñas, por ejemplo. Afortunadamente hoy en día se pueden conseguir con facilidad.
En algunos lugares es fácil encontrar la mezcla de especias para la elaboración de estas galletas, pero podemos hacerla en casa perfectamente y conservarlas en un tarro hermético para otras recetas. Para ello os indico la proporción que lleva la mezcla y podéis preparar la cantidad que consideréis conveniente, con las que indico hay más que suficiente para hacer la receta, las que sobren se pueden guardar para otra ocasión.




INGREDIENTES:
Para la mezcla de especias:
8 cucharaditas de canela
2 cucharaditas de nuez moscada molida
2 cucharaditas de clavo molido
1 cucharadita de jengibre en polvo
1 cucharadita de pimienta blanca molida
1 cucharadita de cardamomo molido

Para la masa de las galletas:
175 gr. de mantequilla
75 gr. de azúcar (dark muscovado)
75 gr. de azúcar (light muscovado)
Podemos sustituirlos por 150 gr. de azúcar moreno
1 huevo
2 cucharadas de leche
250 gr. de harina
100 gr. de almendra molida
½ cucharadita de sal
1 cucharadita de bicarbonato
½ cucharadita de impulsor (levadura tipo Royal)
1 y ½ cucharadas de mezcla de especias para Speculoos


Hacemos la mezcla de especias que podemos conservar en un tarro hermético para que no pierdan el aroma y utilizar para otras preparaciones, ya que nos puede aportar un sabor delicioso a bizcochos y otras elaboraciones.
En un recipiente ponemos la harina, sal, bicarbonato, impulsor y las especias, removemos y reservamos.
Preparamos la masa, la he amasado en la KitchenAid, pero se puede hacer perfectamente en un bol con la ayuda de unas varillas eléctricas o una manual. Para ello batimos la mantequilla, a temperatura ambiente, con el azúcar durante aproximadamente 4 minutos o el tiempo suficiente como para que quede disuelta. A continuación añadimos el huevo y batimos hasta que quede integrado. Luego ponemos la almendra molida y mezclamos. Finalmente incorporamos la harina que tenemos reservada con los otros ingredientes. Mezclamos bien, añadimos las dos cucharadas de leche y cuando la masa esté homogénea la sacamos, la colocamos sobre dos hojas de papel vegetal y la estiramos con un rodillo procurando que quede nivelada, la dejaremos aproximadamente de unos 5 mm. de grosor. Para ello lo mejor es hacerlo con un rodillo de los que tienen aros medidores en los extremos, o bien con unos listones que colocaremos a ambos lados de la masa.
La dejamos en el frigorífico varias horas o mejor de un día para otro, de ese modo conseguimos que se impregne bien de los sabores de las especias y al enfriarse podremos cortar las galletas con más facilidad.
Sacamos la masa, la cortamos con unos cortadores y vamos colocando las galletas con cuidado en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. La volvemos a guardar en el frigorífico durante al menos 10 minutos, de ese modo las galletas no pierden la forma al hornearlas. Los recortes podemos amasarlos de nuevo, estirarlos con el rodillo y guardar de nuevo la masa en el frigorífico para que se enfríe antes de cortarla. Procedemos de igual forma hasta terminar con toda la masa.
Para hornear las galletas precalentamos el horno a 180º y cuando esté caliente introducimos la bandeja y horneamos durante 15 minutos. Cuando las saquemos del horno, las dejaremos enfriar en la misma bandeja durante unos minutos y a continuación las vamos colocando sobre una rejilla hasta que se enfríen completamente. Podemos conservarlas en una caja metálica o en un bote hermético, donde aguantan perfectamente varios días.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...