domingo, 30 de junio de 2013

Gazpacho de cerezas



En verano apetece mucho tomar comidas ligeras y frescas, así que el gazpacho me parece una muy buena alternativa. Cuando leí esta receta pensé que la combinación de verduras y hortalizas con la fruta estaría deliciosa y así ha sido. Me gustan mucho las cerezas y estaba segura que este gazpacho no me iba a defraudar.
La receta es del cocinero Dani García y la he sacado de un estupendo libro "Gourmet 30 chefs con Thermomix", donde podemos encontrar recetas elaboradas por prestigiosos chefs. Tan solo he hecho alguna pequeña modificación, ya que en la misma aconsejaba triturar las cerezas y pasarlas por un colador chino, pero pensé que no sería necesario, puesto que triturando en velocidad progresiva 5-10, las verduras quedan muy finas. Asimismo he cambiado el pimiento verde por rojo, para que el color del gazpacho fuera aún más intenso. Del mismo modo he simplificado el acompañamiento, la receta original lleva un aceite de albahaca, unas anchoas troceadas y unos pistachos y he prescindido de estas dos ultimas cosas. No descarto ponerlas en otra ocasión que prepare este rico gazpacho, pues seguro le aportan un toque estupendo.
Si tenéis ocasión hacerlo, ya que no solo se prepara en un momento, sino que estoy segura de que os gustará mucho. De ese modo vamos variando los diferentes gazpachos que podemos disfrutar en verano y que frescos, resultan tan ricos. Si os gustan este tipo de recetas, en este enlace os dejo otro gazpacho, pero en esta ocasión de remolacha, que también os sorprenderá.



INGREDIENTES:
800 gr. de tomates maduros
60 gr. de cebolla
45-50 gr. de pimiento rojo (la receta original lleva verde)
1 trozo de pan del día anterior (he puesto 1 rebanada)
¼ de diente de ajo
2 cucharadas de vinagre de jerez
200 gr. de cerezas (pesadas sin hueso)
Una pizca de sal
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

Para acompañar:
70 gr. de queso fresco (tipo Burgos)
Unas hojas de albahaca
Un chorrito de aceite de oliva virgen extra

Elaboración en Thermomix:
Ponemos en el vaso los tomates troceados, la cebolla, el pimiento, el pan, el ajo, el vinagre, las cerezas sin hueso y la sal. Trituramos 2 minutos, velocidad progresiva 5-10.
Añadimos en aceite y programamos 15 segundos velocidad 5. Retiramos del vaso y reservamos en el frigorífico.
Si no disponemos de Thermomix, trituraremos los ingredientes en una batidora, hasta que queden bien finos.
Troceamos el queso en pedacitos muy pequeños. Picamos las hojas de albahaca.
Servimos el gazpacho y ponemos por encima unos trocitos de queso fresco, un poquito de albahaca picada y un chorrito de aceite de oliva. Aunque también podemos triturar la albahaca con el aceite y verterlo después.
En la receta original se acompaña de anchoas troceadas, pistachos, aceite de albahaca (un poco más elaborado) y nieve de queso fresco (queso fresco congelado en trozos y rallado posteriormente).


martes, 25 de junio de 2013

Savarin



Whole Kitchen en su propuesta dulce para el mes de Junio nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: Savarin.

Este pastel en forma de corona es uno de los postres más apreciados en Francia desde hace más de 150 años. Lleva el nombre de Jean AnthelmeBrillat-Savarin (1755-1826), un jurista francés autor del tratado de gastronomía “Fisiología del gusto” (1825).
Es en esencia un pastel de masa de levadura elaborado en un molde con forma de corona lisa, que se baña con almíbar aromatizado con algún licor. Su hueco central se rellena con frutas y nata montada.
El origen de este pastel se remonta al siglo XVII cuando reinaba en Polonia Estanislao I. Este rey polaco era un gran amante de los dulces, pero su mala dentadura le llevaba a sufrir grandes dolores cuando comía platos con azúcar. Su pastelero Nicolás Stohrer, conocedor de este problema, creó para él un nuevo pastel basado en el Kugelhopf, originario de centro Europa, al que añadió frutas, azafrán, vino y crema chantilly. A este pastel se le llamó originariamente Ali Babá, debido a que el rey era amante de los cuentos.
Al llegar dicho pastelero a París, de la mano de la hija de Estanislao I, que fue desposada por Luis XV rey de Francia, se empezó a difundir este pastel entre todos los parisinos. Poco a poco se fue modificando esta receta del Baba hasta llegar al actual Savarin. En el siglo XIX este pastel fue rebautizado con el nombre de Jean Anthelme Brillat-Savarin como homenaje al mismo.
La presentación se fue modificando respecto al pastel original. Se presenta en forma de corona, nunca lleva pasas, se acompaña de chantilly y se baña en un almíbar, jarabe de ron o Grand Marnier. El único requisito imprescindible para presentar un Savarin es que sea con forma de corona, ya que el agujero central permite el correcto levado de la masa. Su forma semiesférica hace que el jarabe se distribuya de forma uniforme por todo el pastel.



INGREDIENTES:
Receta de Le Cordon Bleu
Para el Savarin:
250 gr. de harina
20 gr. de levadura de panadero
5 gr. de sal
10 gr. de azúcar
3 huevos
50 gr. de mantequilla derretida

Para el almíbar:
250 ml. de agua
200 gr. de azúcar (le he puesto 175 gr.)
1 trozo de canela en rama
La piel de 1 naranja
La piel de 1/2 limón
5 cucharadas de ron (esto es opcional)
4 clavos enteros (he puesto solo 2)
1 vaina de vainilla
1 ramita de menta

Para dar brillo al Savarin:
2 cucharadas de mermelada de albaricoque
2 cucharadas de agua

Para acompañar:
400 ml. de nata 35% M.G.
40 gr. de azúcar
Fruta fresca (he utilizado moras)

Para hacer el Savarin:

Tamizamos la harina en un bol y añadimos la levadura desmenuzada, sal y azúcar, removemos. Vertemos los huevos sobre los ingredientes secos poco a poco, es decir de uno en uno, sin dejar de mezclar con una cuchara de madera o con una espátula, hasta que la preparación quede lisa. A continuación añadimos la mantequilla derretida y mezclamos bien. Si lo hacemos en batidora podemos poner todos los ingredientes a excepción de la mantequilla y cuando la masa esté homogénea la vamos incorporando poco a poco y continuamos batiendo hasta que la masa esté lista.
Cogemos un molde para Savarin y lo untamos con mantequilla. Vertemos la mezcla con cuidado, sin sobrepasar la mitad del molde. Tapamos con film transparente y guardamos en un lugar cálido para que la masa leve hasta doblar su tamaño.
Horneamos con el horno calentado a 175º, durante 30-35 minutos. Una vez horneado dejamos templar antes de bañarlo con el almíbar.
Mientras se hornea preparamos el almíbar. Para ello ponemos todos los ingredientes en un cazo, lo colocamos sobre el fuego y cuando empiece a hervir dejamos cocer durante 10 minutos a fuego suave. Reservamos.
A continuación ponemos la mermelada en un cuenco, le añadimos dos cucharadas de agua y calentamos en el microondas unos segundos. Removemos bien, si la mermelada tiene trozos podemos triturarla. Reservamos.
Montamos la nata que deberá estar muy fría con el azúcar. Llenamos una manga pastelera con boquilla rizada y reservamos en el frigorífico.
Para remojar el Savarin con el almíbar podemos hacerlo en su molde o podemos poner el líquido en una fuente honda e introducirlo en la misma. Si lo hacemos de esta forma, le daremos la vuelta, con mucho cuidado, para que se empape bien tanto por la parte inferior, como por la superior. Una vez haya absorbido el almíbar por todos los lados, lo colocamos en la bandeja donde lo vayamos a servir y lo pincelamos con el glaseado de albaricoque.
A la hora de servir el Savarin llenamos el centro con la nata que hemos reservado y le ponemos frutas frescas por encima. Podemos utilizar la que más nos apetezca, en este caso le he puesto unas moras.





lunes, 24 de junio de 2013

Manzanas doradas



Hoy es día de publicación del Reto Tía Alía y de nuevo Carmen nos ha ofrecido dos nuevas recetas del cuaderno de su Tía Alía para hacer: una dulce y otra salada. Se que me repito y he dicho lo mismo en otras ocasiones, pero es que se trata de dos recetas estupendas y siempre dan ganas de hacer las dos, aunque la falta de tiempo me ha hecho elegir la dulce, pero la salada caerá pronto.
Me ha gustado mucho este postre porque el crujiente del rebozado con el interior jugoso de la manzana resulta delicioso. Dependiendo del tipo de manzana que utilicemos puede quedar más o menos ácido, así que la elección queda a gusto de cada uno. Lo mismo digo sobre el acompañamiento que le podemos hacer, pues creo que admite muchas variaciones: una base de natillas, una bola de buen helado o como en esta ocasión unas cucharadas de nata semi-montada y algún fruto rojo, que combinan muy bien.
Es una receta muy sencilla de preparar y aunque la receta original no especifica cantidades, he puesto las que he utilizado para, de ese modo, haceros más fácil su elaboración.



INGREDIENTES:
2 manzanas Golden (aunque podemos utilizar la que más nos guste)
6 cucharadas de Coñac
3 cucharadas de azúcar glas
Aceite de oliva suave o de girasol

Para el rebozado:
9 cucharadas de harina
3 cucharadas de azúcar glas
Agua

Para acompañar:
3 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de canela en polvo (al gusto)
300 ml. de nata 35% M.G. o helado
25 gr. de azúcar
Frutos rojos
Unas hojitas de menta fresca o de hierbabuena

Pelamos las manzanas, descorazonamos y cortamos en rodajas de aproximadamente 1 cm. de grosor. En un bol ponemos el Coñac con el azúcar glas, removemos para que se mezcle, introducimos las rodajas de manzana y dejamos macerar durante 2-3 horas. De vez en cuando iremos dando la vuelta a las rodajas, para poner las de encima abajo y que todas se maceren por igual.
Cuando haya transcurrido este tiempo preparamos el rebozado, para ello ponemos en un bol la harina, el azúcar glas y mezclamos. Añadimos agua poco a poco, removiendo para que los grumos se deshagan. Incorporamos agua hasta que consigamos una pasta espesa que pueda cubrir bien la manzana para rebozarla.
Semi-montamos la nata con el azúcar y guardamos en el frigorífico hasta la ahora de servir.
En una sartén ponemos aceite en cantidad suficiente para freír y ponemos a calentar. Cuando esté caliente, pasamos las rodajas de manzana escurridas por la pasta de rebozado y las vamos friendo a fuego medio hasta que tenga un color dorado. Una vez fritas, las ponemos a escurrir en un plato con papel absorbente para retirar el exceso de aceite. Después las pasamos por una mezcla de azúcar y canela en polvo al gusto.
La mejor forma de consumir estas manzanas es en templado, ya que el rebozado queda crujiente y la manzana jugosa. Acompañadas de nata semi-montada y algún fruto rojo están deliciosas, aunque con una bola de helado también resultan riquísimas.




viernes, 21 de junio de 2013

Trenza de hojaldre con manzanas y arándanos



Con el calor apetece mucho tomar postres con frutas y si los podemos preparar rápidamente, mucho mejor. No hay que renunciar a tomar algo bueno por falta de tiempo ni tampoco porque haga calor, así que no hay escusa para hacer algo con lo que disfrutar después de una comida o cena e incluso para tomar a media tarde.
El hojaldre combina de maravilla con las frutas y ahora podemos disfrutar de una gran variedad en los mercados. Para esta ocasión he elegido manzana Golden porque me gusta mucho en combinación con el hojaldre y también unos arándanos, pero podemos utilizar la fruta que más nos apetezca.
Este tipo de postres en templado son deliciosos y si los acompañamos de un helado de vainilla ganan mucho. En esta ocasión lo hemos tomado solo, porque era para disfrutar en una merienda con un café y tengo que deciros que voló rápidamente. Animaros a prepararlo porque en un momento podréis disfrutar de un bocado estupendo.


INGREDIENTES:
1 lámina de hojaldre (he utilizado la del LIDL)
2 manzanas Golden
125 gr. de arándanos
1 cucharada de azúcar moreno
1/2 cucharatida de canela en polvo
50 gr. de mantequilla
1 huevo
2 cucharadas de almendras laminadas
Azúcar glas para espolvorear

Calentamos el horno a 180º  función ventilador.
Extendemos la lámina de hojaldre y le practicamos unos cortes en diagonal en los laterales para luego formar la trenza (en la foto del paso a paso se pueden apreciar).
Pelamos la manzana, la descorazonamos y cortamos en gajos de aproximadamente ½ cm. de grosor. Los distribuimos en el centro del hojaldre y ponemos por encima los arándanos. Espolvoreamos el azúcar y la canela por encima (si lo preferimos más dulce podemos incrementar la cantidad) y repartimos la mantequilla cortada en trocitos.
A continuación vamos cerrando los laterales alternativamente, para formar la trenza. Pincelamos con el huevo batido y ponemos las almendras laminadas por encima.
Cuando tengamos el horno caliente, horneamos durante 30 minutos. Una vez fuera del horno, lo pasamos con cuidado a la bandeja donde la vayamos a servir y espolvoreamos con un poco de azúcar glas.





martes, 18 de junio de 2013

Coronation Chicken



Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Junio nos invita a preparar un clásico de la cocina británica: Coronation Chicken
Este plato combina la carne de pollo ya cocinada, con hierbas aromáticas, especias (la más destacada el curry) y una salsa a base de mayonesa. En el Reino Unido es muy popular tomarlo en sandwich o bocadillo, aunque también como parte de una ensalada, tacos, wraps, pan de pita o acompañado de arroz, en brochetas… En ocasiones lo podemos encontrar como relleno de empanadas, tartaletas o como parte del relleno de una quiche. En definitiva, se trata de un plato muy versátil y fácil de preparar.
El Coronation Ckicken o Pollo de la Coronación es un plato que surgió para la coronación de la Reina Isabel II en 1953. Se ha acreditado a Constance Spry y a la chef Rosemary Hume como las inventoras de este fantástico plato.
Ambas eran principiantes en la Sede de Le Cordon Bleu en Londres en 1953, cuando se preparaba el banquete por la coronación de la Reina Isabel II. Entonces Constance Spry propuso una receta de pollo frío, crema de curry y aliño que, se convirtió, en uno de los platos estrella de esta celebración.
Este plato está inspirado en el Jubilee Chicken que se sirvió en el banquete del 50 aniversario de la Coronación de Jorge V en el año 1935. Posteriormente se han hecho diferentes versiones de este pollo y es un plato muy apreciado en los picnics británicos.
La receta escogida es de Nigella Lawson, una cocinera que me gusta mucho. La he preparado siguiendo sus indicaciones, porque me imaginaba que el resultado sería delicioso y me ha gustado mucho. He acompañado este pollo tan sabroso con ensalada, porque le va muy bien y lo convierte en un plato muy refrescante, el calor aprieta y apetecen este tipo de preparaciones.



INGREDIENTES:
1 cebolla
10 gr. de tomate concentrado
5 gr. de curry en polvo
15 ml de zumo de limón
30 gr. de mermelada de albaricoque
150 gr. de mayonesa
500 gr. de pollo asado, guisado o cocido (lo he utilizado asado)
125 gr. de pasas
30 gr. de almendras laminadas
2 cucharadas de aceite de oliva
Una pizca de sal

Para acompañar:
Unas tiras de zanahoria
Unos trocitos de apio
Almendra laminada
Hojas de lechugas variadas

Picamos la cebolla en trocitos pequeños, ponemos el aceite a calentar en una sartén o en una cazuela y cuando esté caliente incorporamos la cebolla y una pizca de sal. Sofreímos a fuego medio hasta que esté transparente e incorporamos el tomate concentrado y el curry. Bajamos el fuego al mínimo y dejamos cocinar durante 2-3 minutos, para que se integren todos los sabores.
Retiramos del fuego y dejamos templar. Añadimos el zumo de limón, la mayonesa, la mermelada de albaricoque y mezclamos bien. Reservamos.
Desmenuzamos el pollo y lo mezclamos con las pasas. Vertemos la salsa y mezclamos hasta que se integre bien. A continuación añadimos las almendras laminadas y le damos un par de vueltas para que se repartan por la mezcla.
Dejamos enfriar del todo y servimos. Esta preparación admite varias formas de presentación, podemos servir acompañando una ensalada, en bocadillo, sandwich, con unas tortitas de pan…



domingo, 16 de junio de 2013

Bundt cake de albaricoques



Ya estoy de vuelta después de unos días de descanso que he aprovechado para hacer un viaje a Venecia y Florencia, dos ciudades preciosas que desde siempre me han gustado muchísimo. La verdad es que he disfrutado mucho viendo todas las maravillas que tienen, aunque es imposible poder ver todo en un solo viaje y siempre queda algo que te hace querer regresar. Pero bueno me ha venido muy bien para desconectar un poco y volver con energías para seguir con la rutina diaria.


Está haciendo bastante calor y da mucha pereza encender el horno, pero aprovechando que estamos en una estación donde podemos encontrar mucha variedad de fruta, he querido hacer un bizcocho con albaricoques, una fruta que me encanta.
La verdad es que los bizcochos con frutas resultan muy jugosos y tan sólo con imaginar lo buenos que están, se te olvida el calor del horno. Acompañados de un helado o de una crema fresca, son una verdadera delicia y se convierten en un postre estupendo, aunque solos son ideales para un buen desayuno o merienda. Lo he aromatizado con ralladura de lima y con extracto de vainilla, pero me imagino que un toque de canela le debe ir muy bien.
Para hacerlo he utilizado un molde de Bundt que tiene 6 cavidades con una capacidad aproximada de 250 ml. cada una, pero se puede hacer en un molde único, tan solo con modificar los tiempos de horneado y aumentar al menos 15-20 minutos, el resultado será el mismo. Me gusta mucho utilizar los moldes de Bundt para hornear los bizcochos, el calor se reparte uniformemente y quedan perfectos.
Espero poder empezar a ponerme al día con vuestras recetas, porque entre los preparativos del viaje y ordenarlo todo a mi regreso, llevo bastante tiempo sin poder visitaros. Ahora os dejo con la receta y os invito a prepararlo, porque el resultado merece la pena.



INGREDIENTES:
125 gr. de mantequilla
125 gr. de azúcar
2 huevos
1 cucharadita de extracto de vainilla
Ralladura de 1 lima
200 gr. de harina
1 cucharadita de levadura o impulsor (tipo Royal)
125 gr. de yogur natural
100 ml. de leche
200 gr. de albaricoques (pesados sin el hueso)


Precalentamos el horno a 170º
Tamizamos la harina con la levadura y reservamos. Mezclamos el yogur con la leche removemos y reservamos también. Troceamos los albaricoques que hemos pesado sin el hueso y reservamos.
En el bol de la batidora ponemos la mantequilla a temperatura ambiente, junto con el azúcar y batimos durante un par de minutos hasta obtener una crema suave (si lo hacemos en la KitchenAid utilizaremos la pala). Añadimos uno de los huevos y cuando esté integrado incorporamos el segundo. Continuamos batiendo a velocidad suave hasta que se integren por completo.
Añadimos el extracto de vainilla y la ralladura de lima, mezclamos suavemente. Ahora incorporaremos la harina que hemos tamizado con la levadura en tres veces y el yogur con la leche en dos. Lo haremos alternando ambas cosas, comenzando y terminando por la harina, batiendo a velocidad suave hasta que la mezcla esté uniforme. Añadimos los albaricoques troceados y mezclamos con suavidad con una espátula.
Engrasamos el molde de bundt con mantequilla o con espray desmoldante y vertemos la mezcla, como en este caso he utilizado un molde con 6 cavidades, he procurado poner la misma cantidad en cada una. Damos unos golpes para que la masa llegue bien a todos los huecos del molde y horneamos con el horno calentado previamente a 170º durante 35 minutos. Si utilizamos un molde grande hornearemos durante 50 minutos.
Comprobaremos si está pinchando con una brocheta o con un cake tester, si sale limpio estarán hechos, de lo contrario lo dejaremos unos minutos más, pero sin prolongar mucho el horneado para que no se resequen. Una vez haya transcurrido el tiempo de horneado sacamos el molde del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos. Después desmoldamos con cuidado y ponemos sobre la misma rejilla hasta que se enfríen por completo.
Podemos servirlos acompañados de un helado, con crema fresca, nata montada…




martes, 4 de junio de 2013

Lomo de cerdo con peras al Gorgonzola



La carne de cerdo combina muy bien con el dulce, así que estas peras al Gorgonzola que la acompañan le van perfectamente, desde mi punto de vista. Cuando leí esta guarnición en una revista me pareció muy rica (lo que no recuerdo es el nombre de la revista, anoté la receta pero no guardé el recorte).
La receta original estaba hecha con queso de Cabrales pero como tenía Gorgonzola en casa, pensé que igualmente quedaría buena y así ha sido. No me hubiera importado hacerla con el queso de Cabrales, ya que me gusta mucho y aunque tenga un sabor potente podemos poner poca cantidad para, de eso modo, darle un toque suave.
Para acompañar esta guarnición he escogido la carne de cerdo, porque como he dicho me gusta mucho cómo queda con el dulce, pero si lo preferís podéis utilizar otro tipo de carne. Estoy segura que con pollo, pavo… o cualquier otra, quedará muy bien.
Es un plato muy sencillo de preparar y la verdad es que se hace en un momento, en una hora lo podemos tener listo y disfrutar de una estupenda comida.



INGREDIENTES:
1 Kg. de lomo de cerdo en un trozo
Pimienta (he utilizado mezcla de pimientas)
Sal
2 cucharadas de aceite de oliva
100 ml. de vino blanco
Un trozo de hilo especial de cocina para bridar la carne

Para la guarnición de peras:
3 peras Conferencia
1 cucharada de aceite de oliva
90 gr. de queso Gorgonzola
100 ml. de nata
2 cucharadas de almendras laminadas

Calentamos el horno a 180º (he utilizado función ventilador)
Con hilo especial de cocina bridamos la carne para que no pierda la forma al hornearla, le ponemos un poco de sal y pimienta (si puede ser recién molida mejor). La colocamos sobre una bandeja de horno y vertemos el aceite y el vino blanco.
Introducimos en el horno previamente calentado a 180º y mientras tanto preparamos las peras.
Dependiendo del punto que queramos darle a la carne (más o menos hecha), el tiempo podrá oscilar entre 45 minutos y 1 hora. Para este trozo con 45 minutos han sido suficientes, el interior ha quedado rosado y la carne estaba muy jugosa, si os gusta más hecha prolongar el horneado hasta 1 hora. No os aconsejo que lo hagáis más tiempo, ya que sería una lástima que la carne quedara seca.

Para hacer la guarnición de peras:
Pelamos las peras, las cortamos por la mitad a lo largo, le quitamos las semillas del interior y para evitar que se puedan oxidar mientras terminamos las otras, las ponemos en un bol con agua y una pizca de sal.
Ponemos el aceite en el fondo de la bandeja donde las vayamos a hornear y extendemos. Vamos cogiendo las mitades de pera, escurrimos y les hacemos unos cortes por encima que no sean demasiado profundos (así evitaremos que se puedan romper) y con una separación de poco más de medio centímetro entre cada uno.
Las colocamos en la bandeja que hemos untado con el aceite, con los cortes hacia arriba y  vamos poniendo encima las almendras laminadas. Por los lados ponemos el queso en trozos, vertemos la nata por los huecos y horneamos a 180º durante 20 minutos aproximadamente.
Podemos calcular el tiempo que le quede a la  carne y meterlas en el horno cuando a ésta le queden 20 minutos de cocción. De esta forma se termina de hacer todo junto.
Una vez tengamos la carne hecha, la dejamos reposar 5 minutos y a continuación, le quitaremos el hilo con el que la hemos atado. Cortamos rodajas de 1 cm. de grosor y servimos acompañada de las peras y un poco de salsa de la misma.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...