miércoles, 27 de noviembre de 2013

Baozis rellenos con carne de cerdo



La propuesta de este mes del reto Bake the World nos traslada a China para elaborar unos deliciosos Baozis. Se trata de unos bollos chinos de pan hechos con harina fina y levadura que se rellenan de carne de cerdo picada, jengibre y puerro (pero que puede ser de todo, incluso dulce) y que se cuecen al vapor. Hay muchísimos tipos de Baozis, con rellenos distintos y algunos fritos o en sopa, dependiendo de la zona donde se hagan, también se pueden elaborar con manteca de cerdo.


El Baozi (chino: 包子, pinyin: bāozi), o simplemente conocido como bao, bau o Min Pao (en Perú), es un tipo de bollo de pan relleno y generalmente cocido al vapor, es un ingrediente muy similar al pan y que es muy habitual de la cocina china. Su aspecto es muy similar al tradicional mantou (pan chino sin relleno). Puede rellenarse con carne picada y/o relleno vegetariano. Puede servirse con cualquier plato en la cultura china, y muy a menudo forma parte del desayuno.
Para elaborarlos he seguido las instrucciones de las recetas que podéis ver en este enlace y en este otro, aunque he modificado las cantidades de la masa para hacer menos panecillos.



INGREDIENTES:
Para la masa:
Receta para 10 Baozis
1 y 1/2 cucharadas de aceite de oliva suave o de girasol o manteca de cerdo
260 gr de harina de trigo
150 ml. de agua templada
1 cucharadita de levadura seca de panadería
1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)
1 cucharada de azúcar
1/2 cucharadita de sal

Para el relleno:
300 gr de carne de cerdo picada (podemos utilizar de pollo)
1 cucharada de aceite de sésamo
1 cebolla tierna muy picada
3 setas deshidratadas muy picadas
1 cucharadita de jengibre fresco rallado
2 cucharadas de salsa de soja
1 cucharada de salsa de ostras o de salsa de pescado
1 cucharada de vino de arroz (podemos utilizar jerez seco)
1 cucharadita de azúcar
1/2 cucharadita de pimienta molida

Para hacer el relleno:
Ponemos las setas a hidratar en un bol con agua caliente. Cuando estén blandas las picamos finamente. A continuación picamos la cebolla en trocitos pequeños y la sofreímos en una sartén con el aceite de sésamo hasta que empiece a transparentar, unos 2-3 minutos. Ponemos la carne y el resto de ingredientes del relleno en un bol, incorporamos la cebolla, mezclamos bien, tapamos con film transparente y dejamos reposar y macerar en el frigorífico durante al menos una o dos horas. Mientras tanto preparamos la masa de los Baozis.

Para hacer la masa:
Ponemos en un cuenco o en la amasadora la harina, la levadura de panadería, la levadura química, el azúcar y la sal. Incorporamos el agua templada, el aceite y comenzamos a amasar hasta obtener una masa suave y elástica, que parecerá un poco pegajosa. El amasado nos llevará al menos unos 8 minutos. Si vemos que la masa está demasiado líquida añadimos un poco más de harina, pero en todo caso de cucharada en cucharada. Con las cantidades que he puesto no ha sido necesario, pero no todas las harinas se comportan de igual forma y también puede influir la humedad del ambiente.
Nos untamos las manos ligeramente con aceite, retiramos la masa del bol, formamos una bola, la depositamos en un recipiente y la tapamos con film transparente. Dejamos reposar por espacio de una 1 hora, o hasta que haya doblado su volumen. Esto también depende de la temperatura que tengamos en nuestra cocina.
Trascurrido este tiempo, amasamos un poco para eliminar el aire y dividimos la masa en 10 porciones y empezamos a preparar los Baozis. Para ello cogemos pequeñas porciones de masa, les damos forma de bola y las aplastamos con las manos hasta conseguir unos de círculos de aproximadamente 10 cm. de diámetro. Los dejamos reposar por espacio de 10 minutos sobre papel vegetal o la superficie de trabajo untada ligeramente con aceite y tapamos con un paño o papel de cocina húmedo por encima para evitar que se resequen.

Para montar los Baozis:
Si las manos las tenemos ligeramente engrasadas evitaremos que se nos peguen y el resultado será mejor. Cogemos los círculos de masa los colocamos sobre la palma de la mano y ponemos en el centro una cucharada del relleno. Cerramos la masa como si fueran pequeños paquetes y damos unos ligeros pellizcos en la parte superior para que el relleno quede en el interior. Vamos haciendo lo mismo con el resto de masa y relleno, hasta terminar con todo.
Los vamos depositando de nuevo sobre papel vegetal o la superficie de trabajo ligeramente engrasada, los tapamos con un paño o papel de cocina húmedo, de esta forma no se resecan y los dejamos que reposen de nuevo durante 10 minutos.

Para cocer los Baozis:
Calentamos agua en una cazuela y ponemos encima un recipiente para vapor. A continuación disponemos cada bollito sobre unas hojas frescas y tiernas de acelga, o cualquier otro tipo de verdura, aunque perfectamente los podemos hacer depositándolos sobre unos cuadrados de papel vegetal. Es importante que no nos saltemos este paso, ya que de esta forma evitaremos que se peguen en la vaporera. Debemos dejar espacio libre alrededor, porque crecen durante la cocción.
Cocemos al vapor tapados, durante unos 20 minutos o hasta que veamos que su superficie está firme, brillante y comiencen a abrirse ligeramente como un panecillo.
Servimos con salsa de soja, con mostaza picante o con la salsa oriental que más nos guste. Lo mejor es comerlos recién hechos.






lunes, 25 de noviembre de 2013

Hojaldre Invertido y Milhojas Caramelizadas



Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Noviembre nos invita a preparar: Milhojas.

Un postre que me gusta mucho y todo un reto hacerlas por completo en casa, pues resultan bastante laboriosas, pero lo que está claro que el resultado merece la pena. Podemos hacerlas con hojaldre comprado, pero éste nunca será igual al que podemos elaborar en casa. Hace tiempo ya preparamos hojaldre para Whole Kitchen, y desde luego el resultado mereció la pena porque estaba delicioso. Pinchando aquí podéis ver su preparación con un paso a paso detallado. Ya que nos ponemos podemos preparar de sobra y congelarlo, ya que admite perfectamente este proceso.


En esta ocasión la propuesta del mes nos lleva a elaborar el hojaldre invertido, una verdadera exquisitez, que además he tenido la ocasión de aprender a hacer de la mano de uno de los mejores: el Maestro Pastelero Paco Torreblanca. Justo el sábado 16 de Noviembre hice el Curso de Hojaldre con Frutas en la International School of Pastry Arts. Ni me imaginaba la coincidencia que iba a tener con la receta que nos había propuesto Whole Kitchen para este mes. Casualmente nos enseñaron la receta del Hojaldre Invertido y además de preparar la masa, tuvimos ocasión de elaborar unas Milhojas caramelizadas con fruta: una verdadera exquisitez. La masa de hojaldre invertida se llama así porque la primera mezcla que clásicamente se queda encerrada en la segunda, se encuentra aquí en el exterior. Luego la masa soporta vueltas sencillas y dobles que hacen que hinche durante la cocción, dando lugar a un hojaldre crujiente y suave.
He pensado que merecía la pena compartir con todos vosotros la receta que he aprendido de su mano y de paso mostraros en acción a Paco Torreblanca, todo un placer que no podemos perdernos. Ya os hablé sobre los cursos en esta entrada, son muy didácticos, ya que no solo lo vemos a él preparando y explicando las recetas, sino que además nosotros hacemos nuestras propias elaboraciones, con lo que aprendes mucho. Te facilitan las cantidades para que después podamos hacerlas en casa  y atienden todas las consultas y dudas que te puedan surgir sobre las mismas. Qué conste que hablo desde el cariño y admiración que le tengo a este Gran MaestroPastelero, que además resulta ser una persona muy generosa, al compartir con todos nosotros sus experiencias y recetas. Para mí conocerlo personalmente ha sido una grata experiencia, de la que solo puedo hablar maravillas: es una persona muy cercana, que además nos ha brindado todo su apoyo, junto con Susi Díaz, al Concurso de Recetas que organizamos con motivo del 30 Aniversario del Hospital de Elda, algo que siempre agradeceré enormemente a ambos.


La historia sobre nuestra receta:
La milhojas es un tradicional pastel francés que se caracteriza por varias capas de hojaldre que se alternan con una crema. En Estados Unidos se conocen como Napoleón, en cambio en Francia, se llamará Napoleón si la milhojas van rellenas de crema de almendras.
El origen de este pastel se remonta al SXVII cuando François Pierre dela Varenne describe un pastel de mil hojas en su libro “La Cocina Francesa”. Pero no es hasta comienzos del SXIX cuando la conocida Chef de Reyes, Marie-Antonie Careme, volvió a nombrar este fantástico pastel.  Fue en la Pastelería Seugnot en 1867 cuando se ofreció por primera vez una milhojas a los clientes.
Generalmente una milhojas consiste en 3 cajas de hojaldre alternada con una crema pastelera suave. A veces es sustituida por nata montada. Se suele cubrir con glaseado de azúcar. Aunque hoy en día se encuentran cientos de variantes, en las que sobre todo la crema y el relleno se convierten en las armas para personalizar este pastel.

Formas de presentación:
Las milhojas son muy versátiles en cuanto a rellenos y formas de presentarlas, podemos para ello usar mousses, cremas montadas, cremas de almendras o pasteleras, además de frutillas o frutos secos. A la hora de coronarlas podemos usar cualquier glaseado de azúcar, chocolate, o simplemente un toque de azúcar glas.
En concreto vamos a  hacer una milhojas rellena de una crema, para lo que tendremos que hacer una MASA DE HOJALDRE INVERTIDA CARAMELIZADA, ya que al caramelizarlo evitará que se deshaga el hojaldre cuando lo rellenemos de cualquier crema. Después la adornaremos con fruta fresca, frutos secos picados, nata montada...



HOJALDRE INVERTIDO:
Receta de Paco Torreblanca
INGREDIENTES:
Para la 1ª Masa (pastón o plastón):
192 gr. de mantequilla (no demasiado fría, pero tampoco en pomada)
84 gr. de harina floja o de repostería

Para la 2ª Masa (pastón o plastón):
168 gr. de harina floja o de repostería
7,2 gr. de sal
48 gr. de mantequilla
84 gr. de agua

CREMA PASTELERA
Receta de Paco Toreblanca
INGREDIENTES:
800 gr. de leche
200 gr. de nata
225 gr. de azúcar
80 gr. de Maizena
8 yemas ó 200 gr. de yemas
1 vaina de vainilla
100 gr. de mantequilla

PARA ADORNAR LAS MILHOJAS:
200 ml. de nata montada con 15 gr. de azúcar
Fruta fresca (frambuesas, fresas, kiwi, mango, moras…)
Azúcar glas
Pistachos picados
Almendra tostada partida en trozos
Un trozo de hojaldre caramelizado picado a cuchillo


Para hacer la masa de hojaldre invertido:
1ª masa
Ponemos en un recipiente la harina y añadimos la mantequilla que sin estar demasiado fía, deberá tener consistencia, para saber el punto exacto podremos golpear con un rodillo y si deja huella estará bien. Procedemos a mezclar ambos ingredientes y rápidamente volcamos sobre una superficie fría (un mármol es el mejor lugar para trabajar el hojaldre, pero si no disponemos de uno tendremos que procurar que la superficie de trabajo esté fría). Debemos amasar tan solo lo justo, para evitar que se desarrolle el gluten, ya que nos costaría mucho trabajar la masa y encogería al estirarla. Envolvemos en film y guardamos en el frigorífico mientras preparamos la segunda masa.

2ª masa:
Ponemos todos los ingredientes en un recipiente y mezclamos. Volcamos sobre una superficie fría y amasamos igual que la primera masa, solo lo justo. Envolvemos en film transparente y guardamos en el frigorífico durante unos minutos. Para trabajar el hojaldre siempre es mejor que la masa esté fría, ya que obtendremos mejores resultados.

Para hacer las vueltas del hojaldre:
Ahora es el momento de unir ambas masas y formar el hojaldre. En primer lugar tendremos que coger la primera que hemos hecho y formar un rectángulo. Para ello espolvoreamos una finísima capa de harina sobre la superficie de trabajo y estiramos con un rodillo hasta formar un rectángulo de aproximadamente 1 cm. de grosor. Si lo preferimos podemos hacerlo entre dos hojas de papel vegetal.
Cogemos la segunda masa y hacemos lo mismo, pero esta vez debemos tener la precaución de dejarla con un grosor justo el doble que la primera, es decir 2 cm. Seguidamente cogemos esta segunda masa y la colocamos sobre la primera, en un lado del rectángulo, por ejemplo el derecho, procurando que quede un borde de aproximadamente un dedo alrededor de la segunda masa. Para que nos hagamos una idea es como si tuviéramos un libro abierto sobre la mesa y colocáramos la segunda masa sobre el lado derecho del mismo, con un espacio libre alrededor.
Antes de proceder a cerrar el otro lado de la 1ª masa sobre la 2ª, debemos cerrar el borde que hemos dejado alrededor de esta segunda masa, presionando bien como si estuviéramos cerrando una empanadilla. Posteriormente cogemos el resto de la 1ª masa que queda libre en el lado izquierdo y cerramos como si se tratara de un libro, presionando los bordes, de modo que la segunda masa quede bien cerrada en el interior de la primera.

A continuación comenzamos a hacer las vueltas características del hojaldre, para ello estiramos la masa con un rodillo, le damos forma de rectángulo y la dejamos aproximadamente 3 veces más larga que ancha, debemos tener la precaución de estirar la masa con el rodillo siempre en el mismo sentido (arriba y abajo), procurando que los lados queden rectos y evitando que se salga la masa que hemos envuelto en el interior.
Hacemos la primera “vuelta sencilla”, para ello cuando tenemos el rectángulo bien formado, doblamos un tercio de la masa hacia el centro. Comenzamos a doblar el tercio inferior hacia el centro, después doblamos el tercio superior hacia nosotros y lo colocamos encima. Para hacernos una idea, es como si dobláramos una hoja en tres para introducirla en un sobre. A continuación giramos el rectángulo de forma que el lado abierto quede a la derecha y estiramos de nuevo la masa.
Ahora vamos a hacer una “vuelta doble” y para ello debemos conseguir formar un rectángulo que sea 4 veces más largo que ancho, estirando en el mismo sentido y dejando los lados rectos. Podemos girar la masa y dejarla en posición horizontal delante nuestra, para después plegar un cuarto de la masa hacia el centro y hacer lo mismo con el cuarto de la masa del otro lado (en las fotos se puede apreciar como lo hace Paco Torreblanca). Aunque si lo preferimos podemos dejarla tal cual nos queda después de estirarla y doblar en primer lugar el cuarto superior hacia el centro y hacer lo mismo con el cuarto inferior. Después doblamos la masa por la mitad y con ello habremos finalizado la “vuelta doble” también llamada “vuelta en cartera”. Envolvemos la masa en film transparente y guardamos en el frigorífico durante unos 15 minutos, aunque también podemos acelerar un poco el proceso si la guardamos en el congelador, pero entonces con 5 minutos será suficiente.
Dejar descansar y enfriar la masa es fundamental para obtener un buen resultado, ya que de ese modo evitaremos que se desarrolle el gluten y evitaremos que encoja al estirarla.
Para saber el número de vueltas que llevamos, podemos presionar la masa con la yema de los dedos. En este caso tendríamos que hacer tres marcas (vuelta sencilla y vuelta doble), de esa forma será mucho más sencillo seguir la cuenta de las vueltas que hagamos.

Una vez haya transcurrido el tiempo de reposo en el frigorífico o congelador, sacamos la masa la colocamos sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada, para evitar que se nos pegue y repetimos de nuevo el proceso. Depositamos la masa con la apertura hacia el lado derecho y comenzamos a estirarla, haremos el mismo proceso que hemos explicado anteriormente para hacer de nuevo una “vuelta sencilla” y una “vuelta doble”. Hacemos 6 marcas en la masa con la yema del dedo, la envolvemos de nuevo en film transparente y la llevamos al frigorífico. En este punto nuestra masa ya está terminada y la dejaremos en reposo durante al menos 30 minutos o mejor incluso 1 hora antes de su utilización, aunque la podemos dejar hasta el día siguiente.
Cuando la vayamos a utilizar, la sacamos del frigorífico, espolvoreamos una fina capa de harina sobre la superficie de trabajo y la estiramos con el rodillo. Después podemos cortar la que vayamos a utilizar y el resto envolverla en film transparente y congelarla.
Como las explicaciones sin imágenes pueden resultar un poco complicadas, os pongo dos collages donde podéis ver todo el proceso, de la mano de Paco Torreblanca.

Para caramelizar las milhojas:
Sobre una hoja de papel vegetal, estiramos el hojaldre y formamos un rectángulo. Pinchamos toda la superficie con un tenedor o con la punta de un cuchillo y cortamos unas tiras iguales para después cortar unos rectángulos.
Para que las placas de las milhojas nos queden iguales, debemos utilizar una regla y hacer los cortes laterales limpios, bien con un cuchillo afilado o con una rueda de cortar pizzas.
Una vez tengamos nuestros rectángulos cortados, podemos guardar nuevamente en el frigorífico antes de cubrirlas con azúcar glas y llevarlas al horno.
Antes de hornear las milhojas y para que caramelicen bien, precalentamos el horno a 190º. Cogemos azúcar glas y espolvoreamos generosamente por toda la superficie del hojaldre que, previamente, hemos cortado y pinchado para evitar que suba. A continuación cubrimos con otra hoja de papel vegetal, le damos la vuelta y retiramos la hoja de papel para espolvorear la parte de abajo (que ahora es la de arriba) con otra capa de azúcar glas. Este proceso lo podemos simplificar si espolvoreamos previamente el papel vegetal con azúcar glas y después ponemos el hojaldre encima. De esta forma tan solo tendremos que poner más azúcar glas por la capa superior y no hará falta darle la vuelta a la masa.
Trasladamos la masa con mucho cuidado a la bandeja del horno y cubrimos con una hoja de papel vegetal, colocamos una bandeja encima para evitar que suban durante el horneado e introducimos al horno que deberá estar caliente. Horneamos durante unos 20 minutos, después la sacamos del horno, retiramos la bandeja y el papel vegetal que habíamos puesto por encima y volvemos a introducir en el horno, a la misma temperatura, hasta que adquieran un color de caramelo por igual.
Para ver con detalle todo este proceso en imágenes, os pongo un collage.

Para hacer la crema pastelera:
En un cazo ponemos la nata, la leche (reservando un poquito), la mantequilla y la mitad del azúcar. Abrimos la vainilla por la mitad en sentido longitudinal y raspamos las semillas del interior, para ponerla junto con el resto de ingredientes. Llevamos al fuego hasta que empiece a hervir.
Mientras se calienta cogemos un recipiente para mezclar en seco la otra mitad del azúcar junto con la harina de maíz, añadimos la leche que hemos reservado y las yemas. Removemos y pasamos por un colador sobre otro recipiente, para quitar las hebras que hayan podido quedar al huevo.
Cuando los líquidos comiencen a hervir, vertemos un poco sobre la mezcla de las yemas y removemos enseguida para evitar que el huevo cuaje y volcamos esta mezcla al cazo donde tenemos el resto de líquidos. Llevamos de nuevo al fuego removiendo sin parar hasta que espese. Rápidamente vertemos la crema sobre una fuente y tapamos con film transparente procurando que toque toda la superficie, de esta forma evitaremos que se forme una costra por encima. Cuando esté templada guardamos en el frigorífico hasta que la vayamos a utilizar, en ese momento la pondremos en una manga pastelera con boquilla redonda lisa, o simplemente le haremos un corte en la punta de la manga.

MONTAJE DE LAS MILHOJAS:
Cogemos 3 capas de hojaldre caramelizado para montarlas, sobre una de ellas ponemos unas tiras de crema pastelera, colocamos otra capa de hojaldre caramelizado encima y presionamos un poco para que salga el exceso. Volvemos a poner otra capa crema (aunque esta segunda capa podemos hacerla con nata montada, si lo preferimos) y de nuevo presionamos un poquito. Cerramos con la tercera capa de hojaldre y presionamos ligeramente, para que la crema sobrante salga al exterior. Con una espátula repartimos toda esta crema que ha salido por los bordes y si lo necesitamos le ponemos algo más, de esta forma quedaran sellados y se pegarán bien los frutos secos que vamos a poner mezclados con algo de hojaldre.
Cogemos almendra en bastones caramelizada o en trocitos y la mezclamos con un trozo de hojaldre caramelizado que picaremos en trocitos con un cuchillo. Vamos cogiendo con la mano una parte de esta mezcla y presionamos sobre los bordes de la milhojas de esa forma obtendremos una capa crujiente sobre los laterales. Para finalizar podemos espolvorear con azúcar glas, poner unos trozos de fruta fresca cortada por encima y espolvorear con pistachos picados.
Otra forma de adornarlas sería poniendo la nata montada con el azúcar en una manga pastelera con boquilla rizada y formar unos picos sobre la última capa. Para finalizar esta decoración pondremos también fruta troceada y podemos espolvorear cualquier fruto picado seco por encima.

Aquí podemos ver todo el proceso de la masa, incluyendo una vuelta sencilla y otra doble.

Aquí y tras el reposo de la masa vemos como se estira y se le da otra vuelta sencilla y otra doble.

Aquí vemos como queda la masa tras cortarla, después se espolvorea con azúcar, se le pone peso encima y al horno.



jueves, 21 de noviembre de 2013

Pastel de patatas, brócoli y bacon para Degustabox



Se trata de un pastel muy sencillo de elaborar y de los que podemos preparar con antelación, algo que siempre viene bien. En muchas ocasiones se nos presenta alguna comida o cena y a mi me gusta poder elaborar platos con antelación, de esa forma siempre vas más tranquila y te puedes organizar mucho mejor. Para hacerlo he utilizado las Patatas Fritas Marinas Vicente Vidal, elaboradas con sal marina de Formentera y aceite de oliva, uno de los productos que contenía la caja que me ha enviado Degustabox, en su kit de degustación del mes de Noviembre.


Se que ya sois muchos los que conocéis la caja Degustabox, un kit mensual que esta empresa pone a disposición de todos aquellos que quieran degustar nuevos productos. En esta ocasión me he encontrado con una caja que, a diferencia de otros meses, contenía mayor número de artículos. Creo que en la foto podéis apreciar el volumen de los mismos, están prácticamente amontonados para poder aparecer en la foto en su totalidad.

En esta ocasión el contenido ha sido el siguiente: 2 bolsas de Patatas Fritas Marinas de la marca Vicente Vidal; 2 cajas de galletas Belvita de Fontaneda, ideales para el desayuno; 3 bolsas de Mini Sticks Campofrío, para disfrutar del embutido en forma de snack; 2 barritas de cereales SOYJOY, con soja y fruta; 2 paquetes de MIKADO King Choco con una doble cobertura de chocolate; 2 sobres de Jugoso a la Sartén y 1 paquete de puré instantáneo de la marca MAGGI; y, finalmente, 2 paquetes de Pan Tostado de la marca RECONDO, uno de Muesli con frutas y otro de Vidacol con fibra de avena. Como podéis comprobar un surtido de productos nuevos de grandes marcas que podemos probar mensualmente gracias Degustabox.

Como muchos de sus clientes y seguidores así lo han solicitado, se ha incrementado la variedad y cantidad del kit mensual. Si te suscribes por un semestre Degustabox mantiene el precio de 12,99 € por mes. En caso de no acogerte este plan, tan solo tendrás que abonar 2 € más, ya que 14,99 € es el nuevo precio con el incremento de artículos. Aún así debemos tener en cuenta que el precio de las cajas que envía Degustabox tiene un valor mucho mayor de lo que se paga, ya que la empresa nos garantiza un precio más asequible del que podemos encontrar en los diferentes comercios. Cada mes el contenido es diferente y como he indicado anteriormente han incrementado la cantidad y variedad de productos, por lo que disfrutaremos de una amplia gama que se adapta a los gustos de todos.
Pues bien Degustabox para aquellas suscripciones que reciba a través de este blog, ofrece un precio especial de 9,99 €, lo que supone un ahorro todavía más importante por envío. Para ello y si estáis interesados pinchando aquí os aplicarán este precio especial, una vez realizada la suscripción. Podéis seguir más de cerca de esta Empresa en su Facebook y en Twitter, @Degustabox.



INGREDIENTES:
6 huevos
200 ml. de nata
50 gr. de patatas fritas (he utilizado Vidal)
1/2 brócoli
40 gr. de bacon troceado
Sal
Pimienta negra
Nuez moscada

Batimos los huevos con una pizca de sal, pimienta negra recién molida y nuez moscada rallada. Añadimos la nata batimos un poco más e incorporamos las patatas, removemos y dejamos que se ablanden aproximadamente durante 1 hora. Durante este tiempo es mejor que tapemos con film la mezcla y que la tengamos en el frigorífico, debemos sacar y remover al menos dos o tres veces, con el objeto de que las patatas se vayan hidratando por igual.
Mientras tanto cocemos el brócoli, en ramitos pequeños, en agua hirviendo con un poco de sal, durante unos 3-4 minutos, debemos procurar que nos quede al dente. En cuanto lo tengamos lo pasamos por agua fría para detener la cocción y lo partimos en trozos más pequeños para luego incorporarlos a la mezcla de huevos y nata.
A continuación ponemos una sartén a calentar y añadimos el bacon cortado en trocitos pequeños, salteamos hasta que empiece a dorarse y haya soltado algo de grasa.
Cuando haya transcurrido 1 hora y las patatas se hayan reblandecido, incorporamos el bacon a la mezcla de huevos y nata, removemos un poco para repartirlo. A continuación añadimos los trozos de brocóli y mezclamos con suavidad.
Untamos un molde alargado, apto para el horno, con mantequilla o aceite y espolvoreamos con un poco de pan rallado, sacudiendo el exceso de pan; o bien lo untamos ligeramente con mantequilla o aceite y forramos con unas tiras de papel vegetal (esto último es lo que yo he hecho). Vertemos la mezcla y colocamos el recipiente sobre la bandeja del horno, que tendremos preparada con un poco de agua para cocer el pastel al baño maría.
El horno deberá estar precalentado previamente a 170º y lo hornearemos durante 45-50 minutos. Para comprobar si está cocido, podemos pinchar con una aguja o brocheta en el centro y si sale limpia estará hecho, de lo contrario lo dejamos unos minutos más. Es preferible comprobar si está listo cuando hayan transcurrido 45 minutos, ya que dependiendo de la potencia del horno igual se hace un poco antes. Si viéramos que la parte de arriba se tuesta mucho podemos tapar con un trozo de papel de aluminio a mitad del horneado.

A continuación os detallo todo el proceso con fotografías, parece que siempre resulta mucho más claro verlo en imágenes.







lunes, 18 de noviembre de 2013

Cassoulet



Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Noviembre nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: CASSOULET.


En pleno otoño nada como preparar un buen guiso, que llega de la mano de uno de los platos más suculentos de la gastronomía francesa, todo un manjar para acompañarnos en estos días de frío. El Cassoulet es fundamentalmente un guiso, hecho con alubias blancas o frijoles, y distintas partes de carne animal. Es típico de la cocina del sur de Francia, concretamente de las regiones de Languedoc y Mediodía-Pirineos. Tres ciudades cercanas, Castelnaudary, Carcassonne y Toulouse, se disputan el origen y sobre todo la mejor calidad de cada variedad del plato, continuando una disputa ancestral. Parece ser que los romanos ya comían un estofado de cordero y habas en la zona de Narbona. Hay historiadores que sitúan el origen del cassoulet en la Edad Media. Sin embargo, las alubias llegaron al Suroeste en el siglo XVI, importadas de América.
Como en todos los platos antiguos y populares, hay diferencias entre las recetas de una familia y otra; aunque se puede concretar que el ingrediente básico del cassoulet son las alubias blancas, que se cuecen con trozos de carne y embutidos que pueden variar según la receta, pero entre los que se suele encontrar costilla de cerdo, salchichas de Toulouse, tocino y corteza de tocino y pato confitado. En algunas modalidades de la receta incluso morcilla de sangre, dependiendo de la temporada del año o la variedad local. Cada cassoulet tiene su particularidad local. El de la ciudad rosa se enorgullece de llevar la salchicha de Toulouse, el de Castelnaudary incluye sistemáticamente confit de oca y al de Carcassonne se le añade pierna de cordero y perdiz.
Las alubias se ponen en remojo unas horas antes y luego se cuece todo a fuego lento con algunas verduras (tomate, cebolla, zanahorias, ajo y finas hierbas), grasa de pato y un poco de agua en una cassole o cazuela de barro. Este recipiente, o más bien su diminutivo, que en castellano sería "cazuelita", es lo que da el nombre al plato.  Este recipiente está fabricado por los alfareros de Issel, aldea situada a 8 km. al norte de Castelnaudary. Sus características térmicas son idóneas para la cocción necesariamente lenta del cassoulet y para que el calor sea uniformemente distribuido a todo el recipiente.


En Francia es muy habitual encontrarlo ya preparado en latas, variando en calidad e ingredientes según la versión y precios. Las más baratas suelen contener tan sólo alubias, salsa de tomate, unas piezas de cerdo y salchichas baratas. Preparaciones más caras usan grasa de oca y además pueden incluir salchichas de Toulouse (parecidas a las butifarras frescas catalanas), oca, cordero o trozos de pato confitado.
El Cassoulet es el plato rey de la cocina tolosana, se elabora con ciertos ingredientes imprescindibles y con otros que varían según el cocinero.  El secreto de este plato regional está en su cocción: el cassoulet de Toulouse es un manjar que se debe cocer a fuego lento y saborearse gratinado.
En este vídeo podemos ver su elaboración.


INGREDIENTES:
300 gr. de judías blancas secas
150 gr de bacon ahumado (lo he utilizado en un trozo)
2 dientes de ajo
Un bouquet garní (perejil, tomillo fresco y una hoja de laurel)
Pimienta negra en grano
Sal
1 Salchicha de Lyon ó 4 Butifarras
2 confit de pato (he utilizado de oca)
1 litro de caldo de carne (he utilizado el Caldo de Puchero de Aneto)
200 gr. de pan del día anterior desmenuzado
Perejil picado fino


En primer lugar, debemos tener en remojo las judías el día anterior.
Escurrimos las judías y las ponemos en una cazuela al fuego. Incorporamos el bacon partido en dos, unos granos de pimienta, dos dientes de ajo pelados y enteros y el bouquet garní. Cubrimos con caldo de carne y dejamos hervir a fuego suave durante dos horas. Si lo hacemos en olla rápida en 30 minutos estarán cocidas. Pasado el tiempo, retiramos el bouquet garní, comprobamos el punto de sal y si hiciera falta le añadimos.
Precalentamos el horno a una temperatura de 160ºC.
En un cazo, ponemos agua calentar con una pizca de sal y escaldamos la salchicha; cuando esté lista, la ponemos en la cazuela o recipiente que luego meteremos en el horno. A continuación escaldamos treinta segundos el confit de oca o de pato, dándole un poco de temperatura para quitarle la piel y desmigarlo más fácilmente. Si lo preferimos podemos dejarlo entero una vez lo hayamos escaldado, es lo que yo he hecho. Depositamos las piezas del confit de oca o de pato en el recipiente donde tenemos las salchichas y añadimos un poco de su grasa a la cazuela con las judías. Sacamos el bacon, lo troceamos, lo ponemos junto con el resto de la carne y vertemos  por encima las judías con el ajo, finalmente cubrimos con el pan desmenuzado.
Introducimos en el horno y dejamos cocinar durante 90 minutos a una temperatura de 160ºC. La temperatura debe ser suave para evitar que las judías se deshagan.
Espolvoreamos perejil picado y servimos.





viernes, 15 de noviembre de 2013

Ganadores del Concurso recetas sanas, ligeras y equilibradas



Ha llegado el día de conocer el resultado de nuestro Concurso de recetas sanas, ligeras y equilibradas, convocado para celebrar el 30 Aniversario del Hospital General Universitario de Elda. Como ya comentamos en la entrada anterior, en total han sido 104 los participantes que han presentado sus recetas, pero como algunos de ellos nos han enviado varias, se han contabilizado un total de 168 recetas, distribuidas entre cada uno de tres los apartados.

Sinceramente el jurado lo ha tenido muy difícil a la hora de elegir las recetas premiadas. Hemos tenido que hacer una primera selección entre todas, para que después resultara algo menos complicado decidir que receta sería la ganadora y la finalista en cada uno de los tres apartados: PRIMER PLATO, SEGUNDO PLATO Y POSTRE.

Nuestra primera selección nos llevó hasta las recetas que a continuación se detallan:

PRIMER PLATO:
Nº 8    Albóndigas de espinacas con crema de calabaza
Nº 15  Sopa de merluza con croquetas
Nº 29  Ensalada de Granada y queso de cabra
Nº 30  Crema de Puerros y manzana
Nº 43  Tortitas de trigueros y portobellos
Nº 52  Pastel de Puerros
Nº 61  Falsa Lasaña de Verduras
Nº 63  Berenjenas a la Crema

SEGUNDO PLATO:
Nº 73    Bocados de Patata y Atún
Nº 80    Merluza a la hierbabuena
Nº 88    Pechuguitas de pollo-Thirty
Nº 110  Rollitos de Pollo con Manzana Asada
Nº 111  Mero con Costra y Salsa de Encurtidos
Nº 114  Rollitos de Pavo y Pera
Nº 115  Zarzuela de pescado y marisco
Nº 125  Arroz caldoso con rape

POSTRE :
Nº  136  Pudin de manzana
Nº 137   Mini pasteles de queso
Nº 140   Panacotta ligera con frutos rojos
Nº 145   Flan de Queso sin Azúcar
Nº 159   Cuajada de Melocotón
Nº 162   Tiramisú Light
Nº 164   Brazo de Manzanas Asadas
Nº 168   Postre de Yogur con compota de Peras  


Queremos dar las gracias en general a todos los componentes del jurado por el trabajo realizado, pero muy en particular agradecemos a la Chef con una Estrella Michelín y dos Soles de la Guía Repsol, Susi Díaz (Restaurante “La Finca” de Elche) , así como al Maestro Pastelero, Paco Torreblanca (International School of Pastry Arts), que hayan tenido la amabilidad de hacer un hueco en sus actividades, para dedicar una parte de su tiempo a la elección de las recetas ganadoras, así como las finalistas.

Del mismo modo agradecemos nuevamente la colaboración de las Empresas TescomaPyrexEnjulianaEditorial BlumeEditorialPlaneta,  que tan generosamente han contribuido con diversos regalos para los premios que se van a entregar, tanto a la recetas ganadoras como a las finalistas. En total son 6 los premios que se entregan, sin olvidarnos del sorteo del libro que se hará entre todos los participantes NO premiados.

Ahora llega el momento de conocer el resultado del Concurso de Recetas sanas, ligeras y equilibradas, convocado para celebrar el 30 Aniversario del Hospital General de Elda:




Apartado PRIMER PLATO:
Receta ganadora:
Nº 8    Albóndigas de espinacas con crema de calabaza

Receta finalista:
Nº 30  Crema de Puerros y manzana


Apartado SEGUNDO PLATO:
Receta ganadora:
Nº 73    Bocados de Patata y Atún

Receta finalista:
Nº 110  Rollitos de Pollo con Manzana Asada


Apartado POSTRE:
Receta ganadora:
Nº 168   Postre de Yogur con compota de Peras

Receta finalista:
Nº 159   Cuajada de Melocotón


Asimismo mediante Random se ha realizado el sorteo del libro “La cocina de Dolorss Mateu”, el nº ganador es el siguiente:


El nº 62 es la participante: Bego González



¡FELICIDADES A LOS GANADORES!

Nos pondremos en contacto con los ganadores para solicitar vuestros datos y haceros llegar los merecidos premios. En la entrada donde se anunciaba el Concurso, podéis recordar en que consistían:

Finalmente queremos dar las gracias, de nuevo, a todos los que habéis participado en nuestro Concurso, ya que sin vosotros esto no habría sido posible. Para nosotros todos sois merecedores de un premio, por haber aportado vuestro granito de arena. Gracias a vuestra participación se les podrá ofrecer un menú diferente a los pacientes hospitalizados, el día de la celebración del 30 Aniversario del Hospital General Universitario de Elda.



domingo, 10 de noviembre de 2013

Listado de participantes y de recetas del Concurso recetas sanas, ligeras y equilibradas



Queremos dar las gracias a todas las personas que han participado en nuestro Concurso de recetas sanas, ligeras y equilibradas, convocado para celebrar el 30 Aniversario del Hospital General Universitario de Elda. Un evento que hemos preparado con mucho cariño, teniendo en cuenta a quienes iba dirigido: los pacientes hospitalizados.


Estamos muy contentos por la acogida que ha tenido, ya que hemos recibido diversas recetas para cada uno de los tres apartados: PRIMER PLATO, SEGUNDO PLATO y POSTRE. Igualmente hay muchas personas que, a pesar de no haber podido participar, nos han escrito manifestando que les gustaba mucho esta iniciativa y a las que queremos asimismo, agradecerles su interés.



En total han sido 104 los participantes que han presentado sus recetas, algunos de ellos nos han enviado varias, por lo que se han contabilizado un total de 168 recetas, distribuidas entre cada uno de tres los apartados. Muchísimas gracias a todos!!!

Escribir en esta entrada los nombres de los participantes y los de cada uno de las recetas presentadas sería muy largo, así que os ponemos dos enlaces donde podréis ver toda esta información. Si hubiéramos omitido algún nombre o bien alguna receta, agradeceríamos mucho nos lo comuniquéis lo antes posible, para solucionarlo rápidamente.

En este enlace podéis comprobar la relación numerada de los participantes:

En este otro enlace podéis ver todas las recetas presentadas:

Ahora el jurado lo tiene francamente difícil, ya que todas y cada una de las recetas son merecedoras de obtener algún premio, para nosotros el mero de hecho de participar así lo merece.

Como explicábamos el día que publicamos la entrada anunciando el concurso, se van a entregar premios a la receta ganadora y a la finalista en cada uno de los apartados, por lo que en total van a ser 6 los premios que serán entregados. Aprovechamos de nuevo para agradecer a las Empresas que han colaborado con nosotros, los regalos con los que han contribuido para los diferentes premios.

Os recordamos que las recetas ganadoras compondrán el menú de los pacientes hospitalizados el día de la celebración del 30 Aniversario del Hospital.

El próximo día 15 de Noviembre publicaremos el nombre de los ganadores, así como el de los finalistas. Asimismo comunicaremos el nombre de la persona ganadora del libro que se sorteaba entre todos los participantes.

De nuevo gracias por vuestra acogida y participación.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...