lunes, 19 de mayo de 2014

Tarta de chocolate con crema de fruta de la pasión y merengue



Tengo el blog un poco abandonado últimamente, pero entre el trabajo y un curso que estoy haciendo me queda poco tiempo para lo demás. Creo que a todos nos pasa que en ocasiones, nos es imposible llegar a todo lo que queremos abarcar y no somos capaces de estirar el tiempo todo lo que nos gustaría, así que no queda más remedio que conformarnos y hacer las cosas cuando podemos encontrar un hueco para ello.


Hace días hice un bizcocho de chocolate sin harina y os comenté que había utilizado unos aros de pastelería para hacer dos tamaños diferentes. El que utilicé para esa entrada iba decorado con fresas, en este enlace podéis ver el resultado y el otro lo congelé bien envuelto en film transparente para usarlo más adelante, así que ahora le ha llegado el turno.



El bizcocho es muy sencillo de hacer y no lleva harina, por lo que las personas que tengan intolerancia al gluten pueden tomarlo sin problema. Como ya os adelantaba en la otra entrada, se trata de un bizcocho denso, tipo brownie, con un sabor a chocolate delicioso y que funciona muy bien como base de tarta. Para su decoración he preparado una crema de fruta de la pasión, un merengue suizo y he terminado de decorarlo con kiwi. El contraste de sabores es delicioso y admite muchas variaciones, por lo que os invito a preparar la combinación de ingredientes que más os pueda apetecer, estoy segura que quedará extraordinario.



INGREDIENTES:
Para el bizcocho de chocolate:
La receta del bizcocho es de Paco Torreblanca
Con estas cantidades podemos hacer dos bases.
250 gr. de claras de huevo (8 claras aprox.)
85 gr. de azúcar
50 gr. de yemas de huevo (3 yemas aprox.)
250 gr. de chocolate negro (70%)
60 gr. de mantequilla

Para la crema de fruta de la pasión:
100 ml. de leche
50 ml. de nata
38 gr. de azúcar
15 gr. de Maizena
2 yemas
½ rama de vainilla
1 ó 2 cucharaditas de pasta de fruta de la pasión (al gusto)

Para el merengue suizo:
100 gr. de claras
150 gr. de azúcar

Un kiwi para adornar
Unas hojas de menta fresca o de hierbabuena
Un poco de azúcar glas para espolvorear


Para hacer el bizcocho de chocolate:
Precalentamos el horno a 200º C
En un bol ponemos el chocolate troceado con la mantequilla y fundimos baño María, teniendo la precaución que el agua no toque el fondo del recipiente. Vamos moviendo con la ayuda de una espátula, hasta que ambos estén completamente disueltos.
Podemos fundirlo en el microondas, pero debemos tener la precaución de hacerlo en golpes de 30 segundos y a unos 700 W de potencia, es mejor no ponerlo al máximo. Cada 30 segundos lo sacamos para remover y comprobar cómo va el proceso. Repetimos hasta que el chocolate esté casi disuelto, ya que el mismo calor residual del  recipiente terminará por fundirlo.
Ponemos las claras en el bol de la batidora y comenzamos a batir, cuando empiecen a espumar y a coger consistencia, vamos incorporando el azúcar poco a poco en forma de lluvia, sin dejar de batir, hasta que queden bien montadas.
Montamos las yemas en otro recipiente y las añadimos al merengue que hemos preparado previamente con las claras y el azúcar. Lo haremos mezclando con una espátula, con mucha suavidad y con movimientos envolventes. Cuando la mezcla esté completamente integrada vamos añadiendo el chocolate que hemos fundido con la mantequilla. Lo haremos poco a poco y mezclando también con mucha suavidad entre cada incorporación. Debemos conseguir una mezcla esponjosa y uniforme.
Forramos la bandeja del horno con papel vegetal y vertemos la preparación en un molde o aro ligeramente engrasado. En este caso he preferido hacer dos bases finas para lo que he utilizado dos aros de pastelería; uno de 16 cm. y otro de 22 cm. de diámetro, ya que cada uno era para una preparación diferente y como os he indicado en la introducción lo utilicé para otra receta. Si optamos por hacerlo en un molde deberemos utilizar uno de 20 cm. de diámetro. Alisamos la superficie y horneamos con el horno precalentado a 200º C durante 8-10 minutos, si hemos utilizado un solo molde entonces aumentaremos el tiempo de horneado, con unos 25 minutos será suficiente. El tiempo dependerá de la potencia de cada horno, pero podemos comprobar la cocción pinchando con una brocheta, si sale limpia estará hecho, de lo contrario dejaremos unos minutos más, pero sin pasarnos, pues debemos evitar que nos quede reseco.
Una vez fuera del horno dejamos enfriar en el molde o aro durante unos 5-10 minutos, transcurrido este tiempo podemos desmoldar y dejamos a enfriar por completo sobre una rejilla.

Para hacer la crema de fruta de la pasión:
En un cazo vertemos la nata y casi toda la leche, reservando una pequeña cantidad de esta última. Cogemos la vainilla, la abrimos por la mitad a lo largo y raspamos las semillas, la incorporamos a la mezcla de nata y leche. Ponemos a calentar hasta que comience a hervir.
Mientras tanto en un bol ponemos la Maizena con el azúcar y removemos para que se mezclen. Añadimos las yemas, la leche que hemos reservado y batimos un poco para que se deshagan los posibles grumos. Cuando la nata y la leche hayan hervido, las retiramos del fuego y vertemos sobre este preparado, removiendo al mismo tiempo. Volcamos la mezcla en el cazo y la ponemos de nuevo a fuego suave, removiendo constantemente, hasta que espese. Retiramos del fuego e incorporamos la pasta de fruta de la pasión, removemos para que se integre.
Vertemos la crema en un bol para que enfríe con más rapidez y cubrimos con un film transparente completamente pegado a la superficie, para evitar que salga costra por encima. Cuando esté fría podemos guardarla en el frigorífico hasta que vayamos a utilizarla.

Para hacer el merengue suizo:
Ponemos las claras y el azúcar en un cazo y ponemos a fuego suave removiendo constantemente hasta que alcance 60º. Es importante no dejar de remover, ya que podría pegarse al fondo. Para comprobar la temperatura lo mejor es utilizar un termómetro de repostería.
Cuando haya alcanzado la temperatura indicada, vertemos la mezcla en el bol de la batidora y con el accesorio de montar batimos las claras hasta que monten y consigamos una consistencia bien cremosa. Cuando estén listas las ponemos en una manga pastelera con una boquilla rizada.

Montaje de la tarta:
Colocamos la base de bizcocho en el plato de presentación. Ponemos por encima la crema de fruta de la pasión y extendemos para que quede una capa igualada. A continuación adornamos con el merengue que previamente hemos puesto en una manga pastelera. Espolvoreamos una finísima capa de azúcar glas y quemamos con un soplete. Colocamos unos trozos de kiwi por encima y decoramos con un poco de menta fresca o de hierbabuena.






23 comentarios :

  1. QUE DELICIA DE TARTA ¡¡¡¡ BESOTES

    ResponderEliminar
  2. Si es que leer solo el titulo ya entran ganas de comer un trozo!!
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Se ve riquísimo, el merengue te ha quedado muy bien, me gusta. Besos.

    ResponderEliminar
  4. La tarta se ve deliciosa, y me ha llamado mucho la atención lo de los aros, no los conocía. Un bs

    ResponderEliminar
  5. Que pasada, no te podía haber quedado una tarta más bonita. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  6. Tiempo divino tesoro... madre mía...
    Yo tengo un aro de esos extensibles que es un apaño que no veas, vienen de bien!

    ResponderEliminar
  7. Rica tiene que estar un rato, pero bonita es a rabiar, cómo me gustan tus presentaciones Suny, preciosas. Besos

    ResponderEliminar
  8. Suny ,que maravilla de tarta ,ese corte esta para comerlo ,pero ya ; y es que me encanta el merengue
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  9. Te quedaron unas fotos preciosas, y no digamos la tarta¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. maravillosa tarta. Visualmente es muy atractiva, tiene un colorido impresionante

    ResponderEliminar
  11. Preciosas las fotos y el colorido espectacular.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué color e imagino qué sabor! Es una preciosidad de tarta. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Se ve espectacular! Seguro que tiene que estar más que delicioso :)
    beoss

    ResponderEliminar
  14. Qué preciosas fotos y qué rica tarta. Yo no podría tomarla porque soy alérgica al kiwi, pero lo sustituyo por otra cosa y ya está porque la pienso hacer BS

    ResponderEliminar
  15. Madre mia una tarta tan bonita como deliciosa.

    ResponderEliminar
  16. Solo de mirarlo ya apetece y cuando vas leyendo los ingredientes es que se va haciendo la boca agua, bonito y delicioso, alguien da más?
    No te preocupes por la falta de tiempo, yo ahora estoy también liada con un curso, al que me voy volando y el tiempo escasea, pero quería decirte que acabo de subir tu crema de lombarda, altamente recomendada. Gracias amiga.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  17. Yo es que leo fruta de la pasion y ya me entra de todo. Menuda pinta tiene la niña!!! Besotes

    ResponderEliminar
  18. Te entiendo perfectamente Suny, es el mal de todos, la falta de tiempo, y con este pedazo de pastel se te perdona sobradamente, qué ganas de hincarle el diente!

    Besos!

    ResponderEliminar
  19. Fantastica tarta Suny, el colorido, la fruta, el bizcocho, es que todo me gusta y me parece alegre y muy apropiada para esta temporada que no se si viene o se va, jeje
    Besotes guapisima

    ResponderEliminar
  20. Que pedazo de tarta mas rica!!! Tiene un presencia inmejorable y la presentación muy bonita. Me ha encantado, un besote.

    ResponderEliminar
  21. Simply beautiful and stunning. A work of perfection! Blessings, Catherine xo

    ResponderEliminar
  22. Sunny que he estado tan líada que no me he pasado a visitarte, y mira que me pierdo casi, esta pedazo de tarta que me ha encantado, el bizcocho base genial y la crema de fruta de la pasión si que me la comía a cucharadas. Un beso.
    Monie

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...