martes, 4 de noviembre de 2014

Tarta de higos con crema de fruta de la pasión y requesón



La temporada de higos ha terminado pero tenía esta tarta pendiente publicar y no quería dejar de hacerlo. Hace varios días estuvimos cogiendo higos en la huerta de unos amigos y se me ocurrió preparar esta deliciosa tarta. Los higos combinan perfectamente con el queso, así que pensé que con una crema de fruta de la pasión y requesón podría resultar un buen contraste y no me ha defraudado. Me gustan las masas crujientes y para la base he preparado una masa sablé que es ideal para este tipo de tartas. Se utiliza para la elaboración de muchas tartas y empanadas, aunque también podemos hacer con la misma unas simples y deliciosas galletas. Podemos elaborarla fácilmente en un robot de cocina que disponga de un accesorio para masa, aunque es preferible prepararla a mano sobre una superficie fría o en un bol, que es como yo la he hecho.



Debemos extenderla lo más fina posible (3-4 mm. de grosor) de modo que la base de la masa quede bien cocinada, ligera y crujiente. Una de las claves para obtener los mejores resultados, es la utilización de ingredientes de la mejor calidad posible. Una vez hecha se mantiene en el frigorífico, bien envuelta, durante 3-4 días y puede congelarse durante 3 meses. De hecho con estas cantidades salen 2 bases para un molde de 20 cm. de diámetro, por lo que la otra la he enrollado en una hoja de papel vegetal y después la he envuelto en film transparente, para guardarla en el congelador y así disponer de la misma en otra ocasión.


Para que la masa quede bien crujiente, la he horneado “a ciegas”. Se trata del método de prehorneado más usado y consiste en cubrir el fondo de la tarta con papel vegetal, taparlo con peso (legumbres secas o bolas de cerámica) y llevarla al horno. De esta forma se evita que la masa se encoja y queda de maravilla.



INGREDIENTES:
Para la masa Sablé:
250 gr. de harina
150 gr. de mantequilla cortada en daditos
1 cucharadita de sal fina
1 huevo
1 cucharada sopera de leche fría

Para la crema de fruta de la pasión:
100 ml. de leche
50 ml. de nata
38 gr. de azúcar
15 gr. de Maizena
2 yemas
½ rama de vainilla
1 ó 2 cucharaditas de pasta de fruta de la pasión (al gusto). He utilizado la de Home Chef

Además necesitaremos:
1 tarrina de requesón de 250 gr.
10-12 higos (dependiendo del tamaño)
Unas hojitas de hierbabuena o de menta


Para hacer la crema de fruta de la pasión:
En un cazo vertemos la nata y casi toda la leche, reservando una pequeña cantidad de esta última. Cogemos la vainilla, la abrimos por la mitad a lo largo y raspamos las semillas, la incorporamos a la mezcla de nata y leche. Ponemos a calentar hasta que comience a hervir.
Mientras tanto en un bol colocamos la Maizena con el azúcar y removemos para que se mezclen. Añadimos las yemas, la leche que hemos reservado y batimos un poco para que se deshagan los posibles grumos. Cuando la nata y la leche hayan hervido, las retiramos del fuego y vertemos sobre este preparado, removiendo al mismo tiempo. Volcamos la mezcla en el cazo y la ponemos de nuevo a fuego suave, removiendo constantemente, hasta que espese. Retiramos del fuego e incorporamos la pasta de fruta de la pasión, removemos para que se integre.
Vertemos la crema en un bol y vamos removiendo para que enfríe con más rapidez. Podemos cubrirla con un film transparente completamente pegado a la superficie, para evitar que salga costra por encima; o bien llenamos directamente una manga pastelera, la cerramos bien para evitar la entrada de aire y cuando esté prácticamente fría podemos guardarla en el frigorífico hasta que vayamos a utilizarla. Todo el proceso lo tenéis en imágenes al final de la receta.

Para hacer la masa sablé:
Ponemos una parte de la harina en la superficie de trabajo o en un bol y hacemos un hueco. Colocamos en el centro la mantequilla, el  huevo y la sal. Con la punta de los dedos, mezclamos y amasamos los ingredientes.
Poco a poco añadimos el resto de harina y seguimos amasando con cuidado, hasta que la mezcla adquiera una textura granulada. Incorporamos la leche poco a poco y mezclamos con la punta de los dedos hasta que la masa se una. Con la palma de la mano amasamos la mezcla hasta que quede firme.
Formamos una bola, envolvemos en film transparente y guardamos en el frigorífico como mínimo 1 hora, antes de su utilización. Con estas cantidades salen dos bases para un molde de 20 cm. de diámetro. En las fotos de la elaboración de la masa podéis ver el proceso detallado.
Cuando la saquemos del frigorífico la dividimos en dos porciones iguales y para que sea más fácil extenderla, colocamos cada una entre dos hojas de papel vegetal. De esta forma podremos extenderla de forma sencilla, evitaremos que se nos pegue al rodillo y no tendremos necesidad de agregar más harina a la masa, ya que esto alteraría el resultado. Debemos dejarla de un grosor aproximado de 3-4 mm., en las fotos podéis verlo con detalle.
Retiramos suavemente la hoja de papel vegetal de encima de la masa, la reservamos para utilizarla después en el horneado y volcamos la masa con mucho cuidado sobre el molde, procurando centrarla. Retiramos la hoja de papel vegetal y vamos acoplándola a las paredes del molde presionando ligeramente. Una vez la tengamos lista, cortamos el exceso con un cuchillo, para que nos queden los bordes igualados y guardamos en el frigorífico durante 15-20 minutos.
Mientras tanto precalentamos el horno a 190º C., he utilizado ventilador.
Cuando la masa haya vuelto a enfriarse, la sacamos del frigorífico y pinchamos el fondo con un tenedor. Cogemos una de las hojas de papel que hemos reservado, la arrugamos con las manos y la ponemos sobre la masa, procurando que quede bien acoplada. Ponemos unas legumbres secas encima o bien unas bolas de cerámica y horneamos “a ciegas” durante 20 minutos. Una vez pasado este tiempo retiramos el papel con las legumbres y horneamos 15 minutos más hasta que se haya cocido del todo y esté dorada. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Todo esto lo podéis ver en las fotografías.

Para terminar la tarta:
Cuando esté fría del todo, cubrimos con la crema de fruta de la pasión, vamos poniendo el requesón en trozos por encima. Cortamos los higos en trozos y los vamos colocando, después terminamos con unas hojitas de hierbabuena o de menta.


Elaboración de la crema de fruta de la pasión:



Elaboración de la masa sablé:


Estirado de la masa y horneado "a ciegas":


Para terminar la tarta:




24 comentarios :

  1. Que espectacular es la tarta, las fotos maravillosas Suny, estás que te sales, eh?
    Me encanta, es tan vistosa y estoy segura que deliciosa, bueno y las fotos es que son preciosas!

    Besos guapa

    ResponderEliminar
  2. Eu adoro figos tenho pena que tenham uma temporada tão curta
    Essa tarte ficou fantástica, gostei do recheio e os figos são lindos
    Bjs

    ResponderEliminar
  3. Hola Suny!!
    Qué pena que se hayan acabado los higos, haría la tarta ya, se ve tan rica!
    Uf! La voy a tener que guardar para el año próximo!
    Un beso
    María

    ResponderEliminar
  4. A pesar de que el higo me da alergia me encanta así que esta tarta tan bonita, tan elegante y tan rica me tienta muchísimo.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola ¨Suny! Te voy a ser sincera, la tarta la podría hacer con tiempo y maña, casi como tú. Pero lo que nunca, pero nunca nuncaaa voy a hacer así de bien, son las preciosas fotos que haces siempre para tus presentaciones. Se me cae la baba, así como suena. Eres una artista!

    Un besico, y perdona esta ausencia mía, a veces no depende de mí.

    ResponderEliminar
  6. Querida amiga esto es una tentación muy grande, ahora ya es difícil encontrar higos, los pocos que se ven ya dejan mucho que desear, pero tiene que ser una tarta buenísima y el paso a paso hace que no nos queden dudas.
    Besos preciosa.

    ResponderEliminar
  7. Que maravilla de tarta, de fotos, de todo!! Me ha encantado esta receta! Un beso

    Les receptes que m'agraden

    ResponderEliminar
  8. Que buena presencia tiene, a mi marido los higos no le gustan.¿ le podría poner otra fruta? a mi me gusta tal cual huuuuu muy rica.Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doris, pienso que unos kiwis no le irían nada mal, también unas moras grandes ... En fin piensa porque estoy segura que podrás encontrar una fruta de las que le guste a tu marido con la que podrás hacer la tarta.

      Un besito,

      Eliminar
  9. Que buena pinta. Y la combinación de la fruta con la crema tiene que estar muy buena. Un besote!

    ResponderEliminar
  10. Os nossos figos este ano foram mais para os pássaros do que para casa.
    Uma tarte linda e gulosa, bem versátil e agora que já não temos figos podemos usar com outra fruta, certamente é uma delicia.

    beijinhos

    ResponderEliminar
  11. La temporada de higos ha pasado sin que yo haya hecho ni una sóla receta con ellos... me guardaré esta tuya porque además de que esta crema de fruta de la pasión me ha gustado mucho y me ha parecido muy original frente a las tartas de higo que siempre veo con crema pastelera o queso también me parece que tiene miles de aplicaciones distintas en montones de recetas. Unas fotos de los más irresistibles. Bs

    ResponderEliminar
  12. Me dejas con la boca abierta, en serio. No soy capaz de dejar de venir aqui, porque me tienes enamorada....
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Vaya tarta mas rica y preciosa Suny,da gusto verla....los higos me encantan asi que tomo nota.
    Besets.

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué bonito el blog y qué bien explicado todo! Tengo pendiente hacer algo con masa sablé... con tu receta me quedará de vicio. Muy bonitas las fotos y los paso a paso. Tienes un blog de 10! Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Suny , que lujo de tarta y que colorido , si es que apetece solo con mirar la foto
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  16. Que espectáculo para la vista y de seguro para el paladar. De donde has sacado esos higos tan rojo??? ni en temporada los consigo en Almeria.
    La tarta me ha encantado y la presentación genial¡¡¡ Menudas fotos fotazas¡¡¡¡¡
    Un lujo de tarta, te queda algo?? pues el viernes estoy en Elda, guarda un trocito y nos la tomamos juntas.
    Bsss desde Almeria

    ResponderEliminar
  17. Qué alegría para la vista y para el paladar esta tarta tuya!
    Me encanta todo, todo lo que lleva, es una preciosidad y vamos, en mi vida he visto yo higos que den así en las fotos!

    ResponderEliminar
  18. Guau! Qué pasada de tarta! Y qué fotos más bonitas! Me encanta!

    ResponderEliminar
  19. Hola,

    Cada vez que entro en tu blog me quedo un buen rato con la boca abierta de par en par! madre mía que fotos! madre mía que recetas!
    Que sepas que mi fruta favorita son los higos así que esta tarta es para mí! jejejejejeje

    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  20. Uau, menuda pinta!! Lástima que se haya terminado la temporada de higos, que sinó te cogía la receta prestada...!! Un saludo, Clara

    ResponderEliminar
  21. Tan pero tan divina. Y las fotos (estas y las de tus otras recetas) son espectaculares. Me quedo por acá a disfrutar de tu cocina.
    Saludos,
    Vero
    La cocina de Vero

    ResponderEliminar
  22. Suny qué pinta tan espectacular tiene esta tarta además de preciosa muy apetitosa. La vi ayer en el curso, que no sabía que eras compi!! en fin, a la próxima guárdame un trocito, por favor.
    Un besito,
    Angi

    ResponderEliminar
  23. Acabo de conocerte a travésde Tito las salsas de la vida y me he enamorado de tu blog y tus recetas son fantásticas... los paso a paso, las fotografias :) Ya me gustaría a mi llegar a este nivel. Si me lo permites me quedo por aquí de seguidora. Un beso y un placer conocerte!!

    Recetas de una gatita enamorada

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...