lunes, 6 de enero de 2014

Galletas de cardamomo y canela



Espero que hayáis pasado unas muy felices Navidades y que el año haya comenzado bien para todos. Supongo que habrán sido días para disfrutar con la familia y en los que más de uno habrá tenido trabajo extra con la elaboración de los menús especiales, que siempre hacemos en estas fechas.


Para mí han sido bastante tranquilas, aunque no exentas de trabajo, ya que he aprovechado estos días para poner en orden la casa, tras unos cambios que hemos hecho en la misma. He estado totalmente desconectada, porque el tiempo pasa volando y si quería terminar antes de comenzar a trabajar, tenía que darme prisa. No he podido dejarlo todo listo y aún quedan algunas cosas por ordenar y colocar, pero lo iré terminando poco a poco, al menos lo gordo ya está hecho. La visita de la familia hace que no dispongamos de todo el tiempo que queremos, pero merece la pena pasar buenos ratos con ellos y retomar fuerzas para continuar después con la rutina.


Los días previos a la Navidad estuve preparando varias cosas, que no he tenido tiempo de mostraros, pero que iré poniendo en el blog. Una de ellas son estas galletas con las que felicité la Navidad a la familia y amigos. Decidí pintarlas con pinturas comestibles y purpurina, para darles un toque más navideño. Las he presentado colgadas de unas ramas, pero después las embolsé para poderlas obsequiar. Son unas sencillas galletas con un toque especiado que me parecen muy apropiadas para estas fechas. La receta venía con el tampón que compré, pensé que resultarían ricas y así ha sido, de todas formas podemos cambiar las especias por otras que nos gusten más, aunque he de deciros que la combinación de cardamomo y canela, es toda una tentación. Os dejo con la receta que es muy sencilla de hacer y espero poder comenzar a visitaros en unos días.



INGREDIENTES:
Para aproximadamente 20 galletas
130 gr. de mantequilla
1 huevo pequeño
70 gr. de azúcar
225 gr. de harina
1 cucharadita rasa de levadura química o impulsor
Una pizca de sal
½ cucharadita de cardamomo
½ cucharadita de canela
Un poco más de harina para espolvorear el molde cortador
 
En un bol ponemos la mantequilla, el huevo, el azúcar y batimos hasta obtener una mezcla espumosa. Añadimos la harina, la levadura química, la sal, cardamomo y canela. Removemos hasta obtener una masa uniforme. Envolvemos en film transparente y dejamos enfriar en el frigorífico durante al menos una hora.
Transcurrido este tiempo sacamos la masa, la aplastamos un poco y la colocamos sobre una hoja de papel vegetal, ponemos otra hoja por encima, de esta forma evitaremos que se nos quede pegada al rodillo y no necesitaremos añadir harina extra a la masa. Extendemos hasta conseguir un grosor de unos 5-6 mm. Para realizar esta operación lo es mejor contar con un rodillo de los que tienen aros de diferentes niveles o disponer de unas tablitas o listones de ese espesor, que colocaremos a los lados de la masa, para conseguir que toda tenga el mismo grosor.
Para hacer estas galletas he utilizado un tampón que tiene un sello de silicona grabado, pero podemos utilizar cualquier otro cortador que tengamos por casa. Para cortarlas he hecho lo siguiente: poner un poco de harina en un plato y con una brocha he ido enharinando el molde, para evitar que se peque a la masa, así es mucho más fácil. Colocamos el tampón sobre la masa y presionamos para que el dibujo quede perfectamente grabado. Retiramos con cuidado y con un cortador redondo un poco mayor que el diámetro del tampón cortamos la galleta.
Como quería hacerles un orificio para pasarles una cinta, he cogido una pajita de las que se utilizan para los refrescos y he ido haciendo un agujerito en la parte superior de la misma.
Con cuidado las levantamos con una espátula y las vamos depositando sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Repetimos la operación hasta terminar con toda la masa, los sobrantes los iremos juntando de nuevo y los volveremos a extender entre dos láminas de papel vegetal.
Una vez tengamos todas nuestras galletas, las llevamos al frigorífico por espacio de 15-20 minutos, así conservarán mejor la forma al hornearlas. Mientras tanto aprovechamos para calentar el horno a 200º calor arriba y abajo. Cuando haya transcurrido el tiempo de enfriado de las galletas, las introducimos en el horno y horneamos durante 12 minutos. Las sacamos del horno y dejamos en la bandeja durante unos 5 minutos, después con cuidado las vamos depositando en una rejilla para que se terminen de enfriar por completo.
En esta ocasión como eran unas galletas que iba a regalar para felicitar la Navidad, las he pintado con colores típicos de estas fiestas y algo de purpurina y después les he pasado una cinta para hacerles un lazo.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...