jueves, 19 de junio de 2014

Mini Pavlovas con crema de limón y moras



Tras varios días sin poder actualizar el blog, por diversos motivos, por fin he podido encontrar un hueco para publicar esta receta, que lleva más de una semana esperando ver la luz. Se trata de unas Mini Pavlovas a las que les he querido dar un toque diferente, con una nota de color en el merengue. Es un postre muy sencillo de realizar y me parece ideal como punto final de una buena comida o cena. Podemos disfrutarlo con cualquier tipo de crema por encima, así como con diferentes tipos de frutas, por lo que su versatilidad la convierte en un postre magnífico. En esta ocasión las he preparado en versión individual, pero también se puede elaborar en tamaño más grande, como podéis ver en el siguiente enlace, donde preparé una Pavlova con chocolate fundido y almendras laminadas por encima.


La Pavlova es un postre elaborado con un merengue que se caracteriza por ser muy crujiente por fuera y muy suave y ligero en el interior. Se denomina así en honor a la bailarina Anna Pávlova. El nombre a este postre se lo dio en 1935 el chef Bert Sachse, del Hotel Esplanade en Perth (Australia), cuando la bailarina rusa Anna Pávlova fue a visitar el país y el chef le deleitó con esta creación. El origen de este postre no está claro, ya que tanto los habitantes de Nueva Zelanda como los de Australia, dicen ser los creadores del mismo, pero lo que no cabe duda es que sea cual sea su origen, se trata de una delicia que no nos podemos perder.



Lo he comentado en las redes sociales, pero quiero aprovechar esta entrada para dar a conocer mi colaboración en una revista que, aunque lleva poco tiempo en el mercado, se está abriendo un hueco entre las publicaciones de pastelería y repostería que podemos encontrar a la venta. Se trata de la revista Pasteles de Ensueño y hace tan solo unos días acaba de salir publicado el nº 3. Desde aquí quiero dar las gracias a Mariló Flores, por contar conmigo para formar parte del equipo de colaboradores de la revista. Estoy muy contenta, para mí es un placer formar parte del mismo y espero estar a la altura del trabajo que están haciendo. En este número he contribuido con un básico de la repostería que podemos utilizar en muchas elaboraciones, el Bizcocho Genovés y también con una Tarta de Trufa Blanca, con un paso a paso detallado de su preparación. Espero que os guste.




INGREDIENTES:
Para 6 mini Pavlovas
2 claras de huevo (60 gr. aproximadamente)
Una pizca de crémor tártaro
80 gr. de azúcar glas
½ cucharadita de vinagre
½ cucharadita de Maizena
Colorante verde en pasta

Para la crema de limón:
60 gr. de zumo de limón
120 gr. de azúcar
120 gr. de huevo (2 unidades tamaño mediano)
80 gr. de mantequilla
16 gr. de Maizena
Ralladura de 1 limón

Para adornar:
200 ml. de nata para montar
1 cucharadita de pasta de vainilla
Moras
Pistachos molidos
Unas hojas de menta


Preparación del merengue:
Precalentar el horno a 140º, función aire.
Cogemos una hoja de papel vegetal y dibujamos unos círculos de 6 cm. de diámetro, dejando espacio entre uno y otro, reservamos.
Batimos las claras de huevo y en cuanto empiecen a espumar, añadimos el crémor tártaro y continuamos batiendo. Cuando veamos que comienzan a montarse y vayan blanqueándose, añadimos poco a poco el azúcar, sin dejar de batir, hasta que el merengue esté perfectamente montado y brillante. Añadimos el vinagre y continuamos batiendo hasta que esté totalmente incorporado. Tamizamos la Maizena y con una espátula la mezclamos con mucha suavidad, con movimientos envolventes de abajo hacia arriba, hasta que esté bien integrada.
Cogemos una bandeja de horno y con un poco de merengue untamos las esquinas de la misma. Le damos la vuelta al papel, para que la parte que hemos dibujado quede en contacto con la bandeja y lo ponemos sobre la misma.
Preparamos una manga pastelera con una boquilla rizada y con un pincel, previamente impregnado con un poco de colorante en pasta, dibujamos una línea en el interior de la manga, en sentido longitudinal (si queremos que quede con más color dibujaremos 2 líneas). En las fotos del paso a paso podéis ver cómo hacerlo. Ponemos la manga en un vaso alto para que nos sea más fácil rellenarla y con una espátula llenamos con el merengue.
Rellenamos los círculos que hemos dibujado en el papel y cuando tengamos la base cubierta formamos un borde un poco más alto, de ese modo nos quedará un hueco en el interior para el relleno.
Introducimos la bandeja en el horno, que hemos precalentado previamente a 140º, bajamos la temperatura a 100º y horneamos durante 35-40 minutos aproximadamente, esto dependerá de cada horno. Deben quedar crujientes por fuera y cremosas en el interior. Una vez transcurrido el tiempo de horneado las dejamos enfriar dentro del horno con la puerta entreabierta, para dejar salir la humedad que se haya podido generar en el interior del mismo.

Para hacer la crema de limón:
En un bol mezclamos el azúcar con la Maizena, removemos para que se deshagan los grumos, añadimos los huevos y batimos para que se mezcle, incorporamos el zumo, la ralladura de limón y removemos. Vertemos en un cazo y llevamos a fuego suave, removiendo sin parar hasta que espese. Fuera del fuego añadimos la mantequilla y removemos hasta que se haya disuelto. La volcamos en un bol y tapamos con film transparente bien pegado a la superficie, para evitar que se forme una película más dura por encima y dejamos enfriar por completo. Si no nos gusta encontrarnos la piel rallada del limón podemos pasar la crema a través de un colador cuando la pasemos al bol para enfriar.

Montaje de las Pavlovas:
Ponemos la nata bien fría en el bol de la batidora y con las varillas empezamos a montarla. Cuando veamos que comienza a estar cremosa, incorporamos la cucharadita de vainilla en pasta y continuamos batiendo hasta terminar de montarla.
Colocamos una cucharada de crema en el interior de cada mini Pavlova, encima ponemos otra cucharada de nata y la extendemos un poco. Espolvoreamos con el pistacho molido y terminamos poniendo algunas moras, en este caso como eran bastante grandes tan solo he puesto una. Adornamos con algunas hojitas de menta. Podemos servirlas acompañadas de un buen helado o con un poco más de nata montada y fruta.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...