martes, 24 de junio de 2014

Mandazi o Mahamri



Este mes viajamos con Bake the World al Continente Africano, más concretamente a la  zona costera swahili de Kenia y Tanzania. Allí preparan los Mandazi, llamados Mahamri si se hacen con leche de coco en lugar de con agua. Estos últimos se consideran los donuts africanos, aunque resultan menos dulces y se sirven sin glaseado ni escarchado. Se trata de unos bollitos semidulces que se fríen y pueden tomarse casi con cualquier comida o salsa para mojar, e incluso como aperitivo. Cuando se cocinan tienen una textura blanda y lo mismo se comen junto con un estofado o a la hora del desayuno. Los Mahamri son los panecillos tradicionales de la gente swahili, originarios de Kenya. Muchos los hacen todas las mañanas para desayunar, se pueden comer calientes o fríos, con mantequilla o solos, pueden conservarse y recalentarse para consumirse más tarde. Con frecuencia se hacen con forma triangular (parecido a las samosas), aunque también es común darles forma circular u oval.


El Mandazi se prepara friendo brevemente la masa en aceite, los ingredientes usados típicamente para prepararlo incluyen agua, azúcar, harina, levadura y leche. Es común añadir leche de coco para darles un sabor un poco más dulce e incluso encontramos algunas preparaciones con  huevo entre sus ingredientes. Pueden usarse también otros ingredientes, como cacahuetes y almendras molidas, para darles un sabor diferente. Tras cocinarlos, pueden comerse templados o dejarse enfriar, se pueden tomar con un té, con fruta para darle sabor e incluso como postre, sirviéndose entonces con frecuencia con azúcar glas o azúcar con canela para darles dulzor.



INGREDIENTES:
Para 16-20 unidades, dependiendo del tamaño
300 gr. de harina común
20 gr. de azúcar
1 cucharadita de aceite de girasol o de oliva suave o mantequilla clarificada
½ cucharadita de levadura seca de panadería
180 ml. de leche de coco
¼ de cucharadita de cardamomo
Una pizca de sal
Aceite de girasol o de oliva suave para freír

Ponemos todos los ingredientes en un bol y amasamos hasta que se integren. Volcamos la mezcla sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada y continuamos amasando durante 6-8 minutos, hasta conseguir una masa blandita y suave. Le damos forma de bola y la dejamos reposar en un bol, tapada con un paño limpio o con film transparente, hasta que doble su tamaño, con 1 hora será suficiente. Lo mejor es colocar el recipiente fuera de corrientes de aire y en un lugar cálido.
Una vez transcurrido este tiempo, volcamos la masa sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada, extraemos el aire que se ha formado en el interior, dividimos la masa en 4 ó 5 trozos iguales y les damos forma de bola. Con un rodillo las vamos aplanando y les vamos dando la forma de un círculo, después cortamos en cuatro trozos iguales. Los depositamos en una bandeja de horno forrada con un papel vegetal ligeramente enharinada y tapamos con un paño húmedo o con film transparente. Dejamos reposar durante 15 minutos, hasta que aumenten un poco su volumen y la masa esté ligera.
Ponemos una cazuela o sartén a calentar con abundante aceite de girasol o de oliva suave y freímos por ambos lados. Para ayudarnos a depositarlos en la sartén, lo mejor es cortar el papel vegetal alrededor de cada bollito y dejarlo caer con suavidad en el aceite caliente. En cuanto el papel se separe lo retiramos con unas pinzas y dejamos que se frían, hasta que nos queden con un color dorado. Los vamos poniendo sobre una bandeja con papel de cocina para retirar el exceso de aceite. Servimos con un poco de azúcar glas por encima.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...