lunes, 24 de noviembre de 2014

Mousse de café - Reto Tía Alia



Pensaba que este mes tampoco iba a poder participar en el Reto Tía Alia, pues desde que se volvió viajero no había podido hacerlo. En las dos últimas ocasiones por más que lo intenté no hubo forma, porque cuando las cosas se complican, no es posible hacer todo lo que deseamos. Finalmente este mes puedo participar y lo hago con la receta dulce.
Carmen sabe que le tengo un especial cariño a su Reto y que siempre que puedo participo en el mismo, pero desde que se ha vuelto "andarín" y está visitando las cocinas de otros blogs no había podido participar. Este mes la anfitriona es Neus, del blog Cocinando con Neus, a la que también conozco personalmente y me une mucho cariño. Ella nos ha planteado dos recetas muy sencillas y siguiendo la dinámica del Reto, se trata de una salada y otra dulce, pero en esta ocasión me he inclinado por la dulce. Me gusta mucho el café y aprovechando que en el blog tengo publicadas poquísimas recetas con este ingrediente, me he hecho inclinar la balanza hacia el lado dulce.


Me gusta ser lo más fiel posible a la receta de Tía Alia, así que en esta ocasión no iba a ser menos, tan solo he añadido un par de hojas de gelatina a la receta original, el resto está tal cual. Normalmente estamos habituados a ver muchas recetas de Mousse elaboradas con nata y ésta al llevar solo las claras resulta muy ligera. Os animo a prepararla.






INGREDIENTES:
4 huevos
100 gr. de azúcar glas
50 ml. de café recién hecho
2 hojas de gelatina

Para acompañar:
Unos frutos rojos
Unas hojitas de menta

En primer lugar ponemos las hojas de gelatina a hidratar, para ello llenamos un bol con agua fría, las sumergimos en el mismo y las tenemos durante unos 3-4 minutos. Mientras tanto preparamos un café a nuestro gusto, puede ser normal o descafeinado, fuerte o más suave. Escurrimos y secamos bien las hojas de gelatina y las introducimos en el café caliente, removemos hasta que se hayan disuelto por completo.
Separamos las claras de las yemas. Ponemos las yemas en un bol y batimos hasta que espumen y queden esponjosas, reservamos. En otro recipiente comenzamos a batir las claras y en cuanto empiecen a montar vamos incorporando el azúcar glas poco a poco, sin dejar de batir. Continuamos batiendo hasta conseguir que lleguen a punto de nieve.
Ahora volvemos de nuevo a las yemas que hemos reservado, batimos y vamos añadiendo el café con la gelatina (que ya estará casi frío), poco a poco, sin dejar de batir, hasta conseguir una mezcla espumosa. Cogemos un par de cucharadas de claras montadas y las añadimos a la mezcla de yemas y café, removiendo suavemente hasta que se integren. De esta forma igualaremos texturas y nos será mucho más fácil terminar de incorporar la mezcla a las claras montadas. A continuación vertemos una parte de esta preparación sobre las claras, mezclando con una espátula con movimientos suaves y envolventes, para evitar que pierdan aire. Incorporamos el resto  y continuamos integrando con movimientos suaves de abajo a arriba hasta que la preparación que uniforme.
Vertemos en los recipientes que hayamos elegido para presentar la mousse y guardamos en el frigorífico durante unas horas para que enfríe bien y coja consistencia.
A la hora de servir la mousse de café podemos acompañarla de unos frutos rojos y una hojita de menta fresca.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...