martes, 2 de diciembre de 2014

Bundt cake de castañas con Salsa de chocolate



Se acercan las Navidades y creo que la mayoría estamos pensando en recetas para elaborar en esos días o incluso las estamos haciendo para poder tenerlas preparadas para la ocasión. Digo esto porque hay muchos tipos de bizcochos y de bollería que podemos congelar, después si los descongelamos bien, se pueden disfrutar como si estuvieran recién hechos. Ya hice la prueba con el último bundt que preparé, en este enlace tenéis la receta y el resultado no ha podido ser mejor. La única precaución hay que tener a la hora de congelarlo es, envolver muy bien con film transparente el bundt cuando esté completamente frío, lo podemos hacer entero o troceado. Cuando lo queramos consumir debemos sacarlo uno o dos días antes del congelador y pasarlo al frigorífico, para que la descongelación se haga de manera adecuada. Antes de degustarlo, debemos dejarlo a temperatura ambiente unas horas para que no esté frío y de esta forma podremos disfrutar de un bundt exquisito.



En cuanto a estos moldes, ya lo he comentado en otras ocasiones, me parecen extraordinarios. Tienen unas formas preciosas y los bizcochos se hornean perfectamente, tan solo debemos engrasarlos adecuadamente antes de verter la masa y el resultado será óptimo. Un producto muy útil para engrasar los moldes perfectamente y que todas las hendiduras queden engrasadas, es el spray desmoldante antiadherente. El molde que he utilizado en esta ocasión es el Stained glass, es bonito ¿verdad? En la tienda Claudia & Julia podéis verlo con detalle.


No sé si habéis oído hablar de la tienda online Claudia & Julia, os recomiendo que visitéis su página web, donde podéis encontrar diversos moldes de la marca Nordic Ware para elaborar bundts, así como otras muchas cosas que nos pueden ser útiles en las preparaciones de nuestras recetas. Me encanta esta tienda, si no la conocéis, os invito a visitarla porque podéis encontrar una gran variedad de utensilios para cocina, repostería…, entre otras muchas cosas, todas ellas de las mejores marcas y calidades que hay en el mercado. Nos envían lo que pedimos rápidamente y una cosa importante es que los envíos son gratis, para todos los pedidos sin excepción.


Estando tan próximas las Navidades quería preparar un bundt con productos muy de esas fechas, así que me vinieron a la cabeza las castañas y pensé en una salsa de chocolate para acompañarlo. La masa lleva puré de castañas y también castañas en almíbar, que podemos preparar en casa sin problema, pero como sé que estas fechas suponen mucho trabajo en las cocinas de la mayoría de los hogares, he optado por hacerlo con productos elaborados, eso sí hay que comprarlos de buena calidad para que el resultado sea extraordinario. Afortunadamente hoy en día tenemos a nuestro alcance marcas muy buenas, que preparan sus elaboraciones partiendo de productos de gran calidad, por lo que no tendréis ninguna dificultad en encontrarlas.


La salsa de chocolate que la acompaña es muy sencilla de hacer y he utilizado parte del almíbar de las castañas para aportarle un toque especial. El conjunto de sabores es delicioso, por lo que os lo recomiendo, sobre todo teniendo en cuenta que se puede hacer con tiempo, congelarlo y después disfrutarlo como recién hecho. Viene bien poder elaborar las cosas con antelación para llegar a esas fechas más descansados, sin tener que pasar tantas horas en la cocina. Probarlo porque estoy convencida que os va a gustar.



INGREDIENTES:
Para el Bundt:
200 gr. de mantequilla
200 gr. de azúcar
3 huevos L
250 gr. de harina
1 cucharada de impulsor o polvo de hornear
1 cucharadita de bicarbonato sódico
½ cucharadita de sal
125 ml. de buttermilk (*)
1 cucharadita de vainilla en pasta
200 gr. de puré de castañas
200 gr. de castañas en almíbar, reservamos el almíbar para la salsa

(*) Si no encontramos buttermilk podemos hacerlo en casa, para ello ponemos 125 ml. de leche en un vaso, añadimos 1 cucharadita de zumo de limón o de vinagre y removemos. Dejamos reposar durante 10 minutos y obtendremos un líquido con una apariencia similar a la de un yogur muy líquido. Si lo preferís podéis sustituirlo por 100 ml. de leche y dos cucharadas de yogur natural.

Para la Salsa de chocolate:
250 gr. de chocolate negro 70% cacao
125 ml. de almíbar de las castañas
50 gr. de glucosa (**)
200 ml. de nata

(**) Si no disponemos de glucosa podemos poner en su lugar una cucharada de miel o una cucharada de azúcar. Pero lo ideal es hacerla con glucosa, pues le aporta a la salsa una textura más cremosa.

Elaboración del bundt:
Es importante tener todos los ingredientes a temperatura ambiente, por lo que tendremos que sacar la mantequilla, los huevos, buttermilk una o dos  horas antes de su preparación. Os recomiendo también pesar todos los ingredientes que vayamos a necesitar y tenerlos preparados antes de empezar con la elaboración.

Precalentamos el horno a 175º calor arriba y abajo.
Tamizamos la harina, junto con el impulsor o polvo de hornear, el bicarbonato sódico y la sal, reservamos.
Cortamos la mantequilla en trozos, la colocamos en el bol de la batidora y batimos durante 1 minuto. Añadimos el azúcar y batimos con el accesorio batidor de varillas, velocidad media durante 6 minutos o hasta que veamos que la mezcla adquiere un color más blanco y una consistencia cremosa. Durante el proceso tendremos que parar la máquina un par de veces para bajar  la mantequilla que se quede adherida a las paredes del bol.
A continuación batimos ligeramente los huevos y sin parar la batidora los incorporamos poco a poco, seguimos batiendo hasta conseguir una mezcla suave y cremosa. Paramos la máquina y añadimos la pasta de vainilla, el puré de castañas y batimos hasta que se integren.
Ahora es el momento de cambiar el accesorio batidor para sustituirlo por el batidor de pala K, de esa forma cuando vayamos a incorporar la harina la mezclará con suavidad con el resto de ingredientes, sin batir en exceso, lo que evitará que se desarrolle el gluten y conseguiremos un mejor resultado en la masa.
Incorporamos los ingredientes secos que previamente hemos tamizado y el buttermilk. Esta operación la haremos alternando entre ambas mezclas. En primer lugar añadimos una tercera parte de la harina tamizada, batiendo a velocidad baja para se mezcle con suavidad. Seguidamente ponemos la mitad del buttermilk y continuamos batiendo a velocidad baja, ahora otra parte de la harina, mezclamos y luego el resto de buttermilk. Finalmente echamos el resto de harina. Si hiciera falta y para no batir en exceso la masa, terminaremos de mezclar a mano con una espátula.
Sacamos las castañas del almíbar, las troceamos y agregamos a la masa, mezclando suavemente con la espátula, para evitar que se rompan.
Cogemos un molde Bundt y lo engrasamos muy bien con spray desmoldante, procurando que el interior del molde quede totalmente engrasado. Con cuidado vertemos la masa, procurando que se reparta por igual. Cuando hayamos terminado levantamos el molde y le damos unos golpecitos contra la superficie de trabajo, protegida con un paño, para que la mezcla se distribuya bien por todas las hendiduras del molde y si hiciera falta alisamos la superficie con una espátula.
Introducimos en el horno que tenemos calentado previamente a 175º, calor arriba y abajo, colocamos a media altura sobre la rejilla del horno y horneamos durante 50 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta o con un cake tester, salga limpio. El tiempo dependerá de cada horno, ya que normalmente las temperaturas suelen oscilar un poco según modelos. Una vez esté listo, lo retiramos del horno, dejamos enfriar dentro del molde sobre una rejilla durante 10 minutos. Transcurrido este tiempo desmoldamos con cuidado y dejamos que se enfríe por completo sobre la rejilla.
Mientras se hornea el Bundt preparamos el acompañamiento con el que lo vamos a servir.

Preparación de la Salsa de chocolate:
Picamos el chocolate, lo ponemos en un recipiente y reservamos.
En un cazo ponemos el almíbar de las castañas, la glucosa, la nata, llevamos al fuego y cuando comience a hervir vertemos sobre el chocolate. Removemos hasta que se disuelva por completo y quede una salsa fina. Podemos tomarla caliente o fría, si preferimos esta última opción, dejamos a temperatura ambiente, removiendo de vez en cuando, hasta que se enfríe y guardamos en el frigorífico en un recipiente con tapa.

Servimos nuestro Bundt cake acompañado de alguna castaña en almíbar y vertemos por encima la salsa de chocolate, que podrá estar fría o caliente, según nuestras preferencias. Queda delicioso.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...