viernes, 23 de enero de 2015

Macarons con ganache de chocolate blanco para Silikomart



Últimamente tengo el blog un poco abandonado, pero hay veces que las cosas se complican y no podemos hacer lo que queremos. Me gusta publicar con cierta regularidad, pero hace meses que no puedo hacerlo con la frecuencia que me gustaría. Cuando no son los problemas de espalda, es el trabajo y cuando no el equipo que se estropea. En fin, ahora que parece que las cosas se estabilizan espero retomar la actividad en el blog con normalidad.
Estos macarons los preparé hace tiempo, pero no había forma de que pudieran ver la luz, así que de hoy no pasa. Además quería aprovechar para enseñaros la preciosa tela que me regaló mi querida Carme Puig, compañera en algunos cursos que hemos compartido y también darle las gracias por el detalle tan bonito que ha tenido. Carme, espero que te guste el estreno.


Creo que a todos nos gusta disponer de algún dulce para acompañar un café o un té y los macarons son ideales para disfrutarlos en cualquier momento. Se trata de un bocado pequeño que admite muchas combinaciones de sabores y colores, lo que los hace además muy tentadores. Siempre los he hecho de la manera tradicional, es decir con almendra molida tamizada junto con azúcar glas, mezcladas bien con un merengue francés o uno italiano; se pueden elaborar con cualquiera de estos dos tipos de merengue. Sin embargo, podemos encontrar preparados en las tiendas de repostería con los que hacerlos y los de hoy están hechos con uno de ellos, en concreto con uno de la conocida marca Silikomart. Con tan solo añadir la cantidad de claras que nos indica el paquete los tendremos listos, por lo que se preparan en un momento. Solo nos llevará algo más de tiempo su elaboración, si queremos tamizar la mezcla para obtener unas coquilles o conchas más lisas. Con el Kit alfombrilla de silicona para macarons, mangas pasteleras desechables y un preparado en polvo para macarons de Silikomart es muy sencillo elaborar estos pequeños dulces.



INGREDIENTES:
Con esta cantidad salen 21 macarons (42 coquilles o conchas)
250 gr. de preparado en polvo para macarons Silikomart color rosa
50 gr. de claras

Para el relleno:
140 gr. de chocolate blanco
40 gr. de nata 35% M.G. (materia grasa)
30 gr. de mantequilla


Preparación de los macarons:
Como he dicho antes, si queremos obtener unas coquilles o conchas más lisas tamizaremos el preparado en un bol. En otro recipiente montamos las claras ligeramente (no hace falta obtener un punto de nieve fuerte) y a continuación mezclamos con el preparado tamizado.
En primer lugar incorporamos una tercera parte de las claras y con una espátula vamos mezclando presionando contra las paredes del recipiente, para deshacer los posibles grumos. Añadimos otro tercio de la mezcla y continuamos mezclando hasta integrarla. Finalmente agregamos el resto y con movimientos envolventes mezclamos, hasta conseguir una mezcla uniforme, que tendrá cierta densidad.
Ponemos una boquilla redonda en una de las mangas pasteleras desechables del kit y rellenamos con la preparación. Colocamos en una bandeja de horno el tapete de silicona, en este caso es para hacer unos macarons con forma de corazón y los vamos formando sin salirnos de la silueta marcada. Una vez los hayamos hecho golpeamos la bandeja por debajo con la mano, para que queden nivelados y dejamos reposar durante 40 minutos antes de hornearlos.
Transcurrido este tiempo los horneamos con el horno previamente calentado a 150º, calor arriba y abajo, durante 14 minutos. Una vez fuera del horno dejamos enfriar por completo antes de proceder a retirarlos del tapete, es mejor no hacerlo antes porque se pueden romper.


Elaboración de la ganache de chocolate blanco:
Troceamos el chocolate, para que nos sea más fácil fundirlo. Ponemos a calentar la nata en un cazo y cuando comience a hervir, retiramos del fuego e incorporamos el chocolate. Removemos con una espátula hasta que esté completamente disuelto. A continuación añadimos la mantequilla cortada en trozos y continuamos removiendo hasta que se deshaga. Volcamos la preparación en un recipiente y tapamos con film transparente pegado a la superficie, para evitar que se reseque por encima y guardamos en el frigorífico para que tome consistencia. Cuando la vayamos a utilizar la pondremos en una manga pastelera con una boquilla lisa o rizada.
Si lo preferimos podemos ponerla directamente en la manga pastelera, en este caso lo que tendremos que hacer es cerrar con una pinza para evitar que la ganache se salga al rellenarla y otra al final para cerrarla bien. Después la guardamos directamente el frigorífico hasta el momento en el que la vayamos a utilizar. Suelo hacerlo de esta forma para simplificar el trabajo.

Rellenamos la mitad de los macarons, tapamos con la otra mitad presionando ligeramente y los tendremos listos. Particularmente prefiero degustarlos un día después de haberlos rellenado, creo que están mejor.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...