jueves, 31 de marzo de 2016

Cupcakes Selva Negra



He comentado en alguna ocasión que me gusta hacer cupcakes por la gran variedad de sabores que admiten, pero lo que no me gusta es que sean excesivamente empalagosos, así que procuro buscar recetas de mi agrado o bien las adapto a mi gusto, reduciendo la cantidad de azúcar, tanto en la masa del cupcake, como en la crema de adorno. En mi opinión de ese modo resaltan más los sabores y aromas de otros ingredientes que podamos añadir a la receta y me gustan más.


En internet podemos encontrar muchísimas recetas y vídeos de estos pequeños dulces que gustan tanto, pero en esta ocasión he escogido una receta de Belén, del blog Cupcakes a gogó. Es una de las que facilita en el curso "Cupcakes para comer" que imparte en La Tallerería. No es la primera receta suya que publico en el blog, ni será la última, porque hace unos cupcakes maravillosos, entre otras muchas cosas. Si alguien está interesado os facilito la información de los mismos en este enlace. Se trata de unos cursos absolutamente recomendables y donde se aprende mucho, así que si estáis interesados podéis echar un vistazo.


Tanto la masa, como la crema, podemos hacerlas a mano con una varilla o bien utilizar un robot de cocina o unas varillas eléctricas. Si disponéis de un robot KitchenAid o de una batidora de varillas de la misma marca la tendréis hecha en un momento, son máquinas de una muy buena calidad y te facilitan mucho el trabajo a la hora de elaborar cualquier masa o crema. En este enlace tenéis información sobre estas máquinas, son algo más caras que las de otras marcas, pero también los resultados que conseguimos son mucho mejores y en menos tiempo, se nota en el momento en que empiezas a trabajar con las mismas. Espero que os guste la receta.



INGREDIENTES:
Para la masa de los cupcakes:
(Salen 12 unidades)
100 gr. de azúcar moreno
100 gr. de harina
45 gr. de cacao en polvo sin azúcar
Una pizca de sal
1 cucharadita de bicarbonato
½ cucharadita de impulsor (levadura química)
1 huevo L
50 gr. de aceite de oliva suave
2 cucharaditas de vainilla en pasta
120 ml. de Buttermilk (*)
100 gr. de café fuerte
24 cerezas naturales deshuesadas (también podemos utilizar guindas)

Para el almíbar:
100 ml. de agua
50 gr. de azícar
2 cucharadas de licor al gusto (podemos utilizar uno de cerezas)

Para la crema:
250 gr. de Mascarpone (que esté muy frío)
70 gr. de Queso crema tipo Philadelphia (también muy frío)
70 gr. de azúcar glas tamizado
200 ml. de nata para montar 35% M.G. (deberá estar muy fría)
1 ó 2 cucharaditas de vainilla en pasta (al gusto)
Un poco de chocolate de cobertura para rallar


(*) Si no encontramos buttermilk, podemos prepararla en casa de la siguiente forma:
En un vaso ponemos 110 ml. de leche, que deberá estar a temperatura ambiente, añadimos 1 cucharada de zumo de limón, removemos y dejamos reposar durante 10-15 minutos. Se formará una especie de yogur muy líquido que es más o menos el aspecto que debe tener el buttermilk.


Antes de ponernos a elaborar la masa:
Todos los ingredientes de la misma deberán estar a temperatura ambiente.
Precalentar el horno a 165º C, calor arriba y abajo, la temperatura dependerá de cada horno.
Preparamos una bandeja para hornear cupcakes con las cápsulas.

Para hacer la masa:
En primer lugar preparamos el café y lo dejamos que se enfríe.
En el bol de la batidora ponemos el azúcar y tamizamos el resto de ingredientes secos: harina, cacao, sal, bicarbonato e impulsor. Con una espátula removemos un poco para que se integren.
Ahora vamos añadiendo es este orden los ingredientes húmedos: el huevo ligeramente batido, el aceite, la vainilla, el buttermilk y el café, que deberá estar atemperado. Batimos todos los ingredientes justo hasta obtener una masa homogénea, debemos tener la precaución de no batir en exceso, solo lo haremos hasta que se haya integrado todo.
Rellenamos las cápsulas hasta dos terceras partes de su capacidad, lo mejor es hacerlo con una cuchara dosificadora de las que se utilizan para los helados, de esta forma nos aseguramos de poner la misma cantidad de masa en cada cápsula. Ponemos una cereza deshuesada o bien una guinda en cada uno de los cupcakes y la empujamos un poco para que la cubra la masa.
Introducimos la bandeja en el horno previamente calentado a 165º C, en mi horno se hornean perfectamente a 160ºC, así que al introducir la bandeja con los cupcakes he bajado la temperatura a 160ºC. Los horneamos durante 22 a 24 minutos, de esta forma conseguimos que queden más planos por la superficie y es mejor para cuando queramos adornarlos con la crema. Es importante conocer cómo se comporta nuestro horno, ya que de esto depende que consigamos buenos resultados.
Una vez haya transcurrido el tiempo de horneado, comprobamos pinchando con una brocheta si están hechos. Si sale limpia estarán, si saliera con algo de masa adherida mantendremos los cupcakes en el horno durante 1 ó 2 minutos más, pero sin pasarnos, ya que podrían quedarnos secos.
Una vez fuera del horno, ponemos la bandeja con los cupcakes sobre una rejilla y los dejamos en la misma durante 3-4 minutos no más, pues las cápsulas podrían coger humedad por la condensación del molde. Después los sacamos con mucho cuidado y los depositamos sobre la rejilla hasta que se enfríen, ya que no podremos decorarlos con la crema hasta que nos estén completamente fríos. Mientras tanto prepararemos el almíbar para que le dé tiempo a enfriarse.

Para hacer el almíbar:
En un cazo ponemos el azúcar y el agua. Lo llevamos al fuego y cuando comience a hervir esperamos hasta que se haya disuelto el azúcar, con un par de minutos será suficiente.
Ahora tenemos dos opciones, la primera sería retirarlo del fuego y añadirle el licor que hayamos elegido o bien añadirle el licor y dejar que hierva para que se evapore el alcohol. Personalmente prefiero añadirle el licor fuera del fuego, ya que parece que el sabor es más intenso. Lo dejamos que se enfríe por completo antes de almibarar los cupcakes.

Para hacer la crema de queso:
En el bol de la batidora ponemos el Mascarpone, el queso crema y el azúcar glas tamizado. Batimos con el accesorio globo hasta integrarlos. Incorporamos la nata muy fría y seguimos batiendo a velocidad media, procurando no pasarnos en el batido. Debemos mirar la consistencia de la crema para evitar que se corte. Cuando veamos que va tomando consistencia y casi está, añadimos la vainilla y batimos un poco más, tan solo hasta que se integre. Es una crema tan delicada, que se puede cortar si nos pasamos batiendo y luego no se podría recuperar.
Una vez tengamos nuestra crema lista, rellenamos una manga pastelera provista de una boquilla rizada y la guardamos en el frigorífico.

Decoración de los cupcakes:
Cuando los cupcakes se hayan enfriado por completo y almíbar también, cogemos un palillo y vamos pinchando por toda la superficie de los mismos. Con un pincel los vamos mojando con el almíbar, al tener los agujeritos que hemos hecho previamente con un palillo, el líquido los calará mejor y quedarán más jugosos.
A continuación y con la crema bien fría vamos decorando los cupcakes. Para terminar la decoración, rallaremos con un pelador o con un cuchillo un poco de chocolate de cobertura por encima y pondremos el resto de las cerezas o de la guindas.





sábado, 5 de marzo de 2016

Fideos al estilo de Singapur



Con el Reto Cooking The Chef de este mes le hacemos un guiño a la cocina China, aunque la chef elegida para esta ocasión, Ching-He Huang, vive en Londres desde algún tiempo, donde es muy conocida. Si algo ha caracterizado a esta joven emprendedora y tenaz es el amor que ha sentido siempre hacia sus orígenes, la cultura de sus mayores y la cocina de su país. La cocina china real (no la de los restaurantes chinos de nuestras ciudades) no es muy conocida para muchos. No todo son rollitos de primavera, arroz tres delicias y pollo al limón o a la almendra. En muchos aspectos es desconocida y esta chef nos acerca a ingredientes, mezclas y sobre todo procedimientos que nos sorprenderán.


Ching-He Huang nació en Taiwan el 8 de Noviembre de 1978, sus padres se trasladaron a Sudáfrica cuando tenía 5 años y posteriormente, cuanto contaba con 11 años se mudaron a Londres. Estudió en el Queen Mary and Westfield College de la Universidad de Londres y en la Escuela Bocconi de Negocios de Milán. Se graduó con nota sobresaliente en económicas y creó, nada más dejar la facultad, una empresa de Catering: Fuge Ltd.
Desde pequeña mostró interés en la cocina china por ser el único vínculo entre ella y su cultura de nacimiento. Saltó a la televisión en el año 2005 y fue definida como la anfitriona inglesa de la nueva cocina China. Aunque en realidad es embajadora de la Cocina China en todo el mundo, tanto por su labor mediática como por la edición de varios libros. Su cocina está basada en el uso de productos frescos, étnicos y autóctonos.  Representa la fusión perfecta entre tradición e innovación y ha hecho de la cocina china una cocina accesible y saludable en toda su extensión. Desde su primera aparición televisiva en 2005, ha participado en varios programas en The Cooking Channel, BBC’s Lifestyle, BBC2,... que han sido emitidos en diferentes países del mundo. También ha escrito varios libros de cocina y todo ello ha contribuido en convertirla en una chef muy popular. En nuestro país la hemos podido ver en el programa: Cocina China fácil, que ha sido emitido por Canal Cocina.
Este es el enlace a su página web, aquí podemos ver el de Pinterest de donde he sacado los ingredientes de la receta que he preparado para el reto.


Para este Reto he querido hacer unos Fideos Chinos al estilo de Singapur, la verdad es que se trata de receta muy sencilla de elaborar y además se hace rápidamente; cuesta más preparar los ingredientes que hacer la receta. Me gusta mucho la cocina oriental, así que por mi parte al elección de este mes ha sido todo un acierto. Estuve mirando en la página de Canal Cocina, pero casualmente no estaba esta receta, menos mal que había visto el programa hace unas semanas. De todas formas no he tenido problemas a la hora de encontrar las cantidades de los ingredientes, ya que en el enlace a Pinterest que os he puesto más arriba estaba esta receta. Me hubiera gustado poner los brotes de soja tiernos, pero vivir en un pueblo tiene alguna desventaja y es que no siempre encuentro todos los ingredientes que busco, así que los he tenido que poner de los que venden en conserva. En cuanto a las setas, tampoco he encontrado las que lleva la receta original, pero recordé que en el programa de Canal Cocina indicaba que podíamos utilizar champiñones en su lugar y es lo que he hecho.




INGREDIENTES:
2 cucharadas de aceite de cacahuete (podemos utilizar de girasol)
1 cucharada de jengibre recién rallado
1 chile rojo sin semillas y cortado en trozos pequeños
5 setas shiitake frescas en rodajas (podemos utilizar champiñones)
2 cucharadas de cúrcuma molida
100 gr. tocino ahumado en cubitos (bacon)
1 pimiento rojo sin semillas cortado en tiras
1 puñado de zanahoria cortada en juliana (1 pieza)
1 puñado de brotes de soja (he utilizado de bote, pero mejor si encontramos frescos)
100 gr. de pechuga de pollo cocida cortada en tiras
125 gr. de fideos de arroz secos
1 cucharadita de chiles secos en copos o en polvo
2 cucharadas de salsa de soja ligera
2 cucharadas de salsa de ostras
1 cucharada de vinagre de arroz transparente o vinagre de sidra
1 huevo batido
1 cucharadita de aceite de sésamo tostado
2 cebolletas (solo la parte verde) cortadas en tiras


A la hora de elaborar esta receta es muy importante que tengamos troceados todos los ingredientes previamente, ya que se van echando al wok unos detrás de otros, sin que nos dé tiempo a partirlos mientras se cocinan.

Cocemos la pechuga de pollo durante unos minutos y la cortamos en tiras. No debemos pasarnos en la cocción, ya que después la vamos a cocinar un poco con el resto de ingredientes y si la hacemos demasiado nos puede quedar algo seca. Reservamos un poco de caldo.

Remojamos los fideos de arroz en agua caliente y los tenemos de 5 a 10 minutos, dependiendo del grosor de los mismos. Los escurrimos, los pasamos por agua fría para evitar que se apelmacen y reservamos.

Calentamos el aceite de cacahuete o de girasol en un wok y cuando esté caliente, sofreímos los chiles muy picados, el jengibre recién rallado, la cúrcuma y las setas durante unos segundos. Añadimos el tocino ahumado (bacon) y cocinamos durante algo menos de 1 minuto. Incorporamos el pimiento rojo cortado en tiras, la zanahoria cortada en juliana, los brotes de soja, un chorrito del caldo de cocción del pollo para generar algo de vapor y que las verduras se cocinen y removemos durante un minuto.
A continuación añadimos el pollo cocido y removemos bien para mezclar. Ponemos los fideos y salteamos durante 2 minutos mezclando bien para que adquieran el color de la cúrcuma, luego incorporamos los copos de chile o el chile en polvo, la salsa de soja, la salsa de ostras y el vinagre, que le dará un toque de acidez y complementará el picante. Removemos para que se mezcle bien todo.
Hacemos un hueco en el centro y vertemos el huevo batido, revolviendo suavemente hasta que el huevo esté ligeramente cocido, después mezclamos con el resto de ingredientes. A continuación echamos el aceite de sésamo. Espolvoreamos por encima la parte verde de las cebolletas cortadas en tiras, removemos y servimos inmediatamente.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...