viernes, 22 de enero de 2016

Cupcakes de lima y arándanos



Me gusta hacer Cupcakes porque admiten muchísimas combinaciones de sabores y si además conseguimos dar con la receta que se ajuste a nuestro paladar, el resultado puede ser extraordinario. En internet podemos encontrar multitud de recetas, pero, para mi gusto, la gran mayoría lleva una excesiva cantidad de azúcar y esto hace que resalten menos los sabores y aromas que podamos añadir, tanto a la masa como a las cremas que hagamos para cubrirlos. Pues bien, esta receta es, sin duda, una de las que os harán triunfar, ya que tiene el punto justo de dulzor y la crema resulta una verdadera delicia. Me encantan los postres que llevan cítricos y en estos cupcakes, la lima, aporta un sabor extraordinario que combina a la perfección con los arándanos que lleva la masa. Si sois de esas personas que como yo prefieren los postres menos empalagosos, esta es vuestra receta, además cambiando algunos de los ingredientes podemos variar los sabores y conseguir otros cupcakes igualmente deliciosos. Con frambuesas y limón quedarían riquísimos!!! La crema es de esas que debemos tener guardadas como receta de cabecera, porque resulta realmente exquisita.


Hace unos meses hice en La Tallerería el curso Cupcakes para comer, con Belén del blog Cupcakes a gogó y esta receta es una de las que nos facilitaron en ese curso. Como podéis comprobar el título del curso lo dice todo y es que realmente todas y cada una de las recetas que nos facilitaron son realmente para comer, están deliciosas!!!! Precisamente se trata de recetas que resultan muy agradables y cuyas cantidades de azúcar no son tan excesivas como muchas de las que podemos encontrar. De todas formas yo me he permitido quitarle un poco de azúcar a la masa y para mi gusto han resultado deliciosos. En los ingredientes os pongo la cantidad de la receta original y la que yo puse.


Tanto la masa, como la crema, podemos hacerlas a mano con una varilla o utilizar un robot de cocina o unas varillas eléctricas. Hace meses se me estropeó la que tenía y quería comprar una que fuera potente y de buena calidad, así que como estoy tan contenta con el robot KitchenAid, me decidí por una batidora de varillas de esta misma marca y tengo que deciros que es una verdadera maravilla. En este enlace tenéis la información sobre la misma, son más caras que las de otras marcas, pero también los resultados que conseguimos son mucho mejores y en menos tiempo. Yo estaba muy contenta con las que tenía, pero nada que ver con éstas, son una pasada y como digo los resultados se notan en cuanto empiezas a trabajar con las mismas.




INGREDIENTES:
Para 12 cupcakes, con cápsulas de tamaño normal
Para la masa de los cupcakes:
70 gr. de mantequilla
125 gr. de azúcar (la receta original lleva 140 gr.)
2 huevos L
La ralladura de 2 limas
190 de crème fraîche (se puede sustituir por yogur griego)
225 gr. de harina (*)
1 sobrecito de impulsor o levadura química (*)
Una pizca de sal
1 ó 2 cucharaditas de pasta de vainilla (al gusto)
120 gr. de arándanos frescos

(*) Podemos utilizar harina con impulsor, en este caso he usado una de la marca Gallo especial para bizcochos, que os muestro en la foto que hay al final de la receta. En ese caso hay que prescindir de la cucharadita de impulsor o levadura química, ya que la harina la lleva incorporada.


Para la crema:
500 gr. de nata para montar (35% M.G. mínimo)
350 gr. de leche condensada
El zumo de 2 ó 3 limas (según nos guste más o menos ácida)
Colorante verde en pasta

Para la decoración de los cupcakes:
Ralladura de piel de lima
Unas hojitas de menta o de hierbabuena

Antes de ponernos a elaborar la masa:
Todos los ingredientes de la misma deberán estar a temperatura ambiente.
Precalentar el horno a 160 - 165º C, calor arriba y abajo, la temperatura dependerá de cada horno.
Preparamos una bandeja para hornear cupcakes con las cápsulas.
Tamizamos la harina (la que he usado lleva incorporado el impulsor), la pizca de sal y reservamos. Si utilizamos harina e impulsor, los tamizaremos junto con la sal.


Para hacer la masa:
En un bol ponemos la mantequilla, que deberá estar a temperatura ambiente, batimos durante 1 minuto y a continuación añadimos el azúcar. Continuamos batiendo hasta conseguir una crema homogénea y fina, con 2-3 minutos será suficiente. Incorporamos los huevos de uno en uno batiendo bien antes de añadir el segundo. Agregamos la crema fresca (crème fraîche) o yogur griego en el caso de que no la encontremos, la vainilla, la ralladura de las limas y batimos un poco para que se incorporen. Añadimos la harina que hemos tamizado previamente junto con la sal y mezclamos a velocidad mínima, justo hasta que se integre, si hiciera falta terminaremos de integrarla con una espátula. Es muy importante no batir en exceso la masa una vez incorporemos la harina, ya que daría como resultado unos cupcakes menos esponjosos. Finalmente incorporamos los arándanos y mezclamos con mucha suavidad para evitar que se rompan.
Rellenamos las cápsulas hasta dos terceras partes de su capacidad, lo mejor es hacerlo con una cuchara dosificadora de las que se utilizan para los helados, de esta forma nos aseguramos de poner la misma cantidad de masa en cada cápsula. Introducimos la bandeja en el horno previamente calentado a 160º - 165º C (en mi horno se hornean perfectamente a 160º) y los tenemos durante 22 minutos. Es importante conocer cómo se comporta nuestro horno, ya que de esto depende que consigamos buenos resultados. Una vez haya transcurrido el tiempo de horneado, comprobamos pinchando con una brocheta si están hechos. Si sale limpia estarán, si saliera con algo de masa adherida mantendremos los cupcakes en el horno durante 1 ó 2 minutos más, pero sin pasarnos, ya que podrían quedarnos secos.
Una vez fuera del horno, ponemos la bandeja con los cupcakes sobre una rejilla y los dejamos en la misma durante 3-4 minutos no más, pues las cápsulas podrían coger humedad por la condensación del molde. Después los sacamos con mucho cuidado y los depositamos sobre la rejilla hasta que se enfríen, ya que no podremos decorarlos con la crema hasta que nos estén completamente fríos. Mientras tanto prepararemos la crema.


Para hacer la crema:
Ponemos la nata bien fría en el bol de la batidora, añadimos la leche condensada, un par de gotas de colorante verde en pasta y comenzamos a batir a velocidad media. Cuando pasen unos segundos y empiecen a integrarse, comenzamos a verter el zumo de lima poco a poco y veremos cómo irá espesando. Seguimos batiendo hasta conseguir que quede montada y bien firme. Podemos probar para ver si está a nuestro gusto o si queremos añadir un poco más de zumo, para intensificar el sabor. La crema resulta con la suficiente consistencia como para utilizarla con manga pastelera.
Si queremos darle algo más de estabilidad podemos añadirle un cuarto de cucharadita de Gelespessa (Goma Xantana), que ayuda a mantener la consistencia de las cremas y nata montada. En este enlace y en este otro, podéis encontrar información acerca de este producto y para qué se utiliza, podemos comprarlo en tiendas de repostería.


Decoración de los cupcakes:
Una vez tengamos nuestra crema lista, rellenamos una manga pastelera provista de una boquilla rizada y decoramos los cupcakes, cuando estén completamente fríos. Rallamos un poco de piel de lima por encima de la crema y decoramos con una hojita de menta o de hierbabuena.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...