lunes, 29 de febrero de 2016

Tortillas de Maíz



Con el reto de Bake the World este mes nos marchamos de viaje y cruzamos el charco para conocer un país cuya gastronomía es una de las más representativas de América, la mexicana. A quién no le gustan unos buenos totopos con guacamole, unas ricas enchiladas, unas fajitas, unos tacos… Para degustar estos ricos platos no tenemos más que preparar unas deliciosas Tortillas de maíz. Es el nombre con el que se conocen en México y otros países, aunque nosotros normalmente las solemos denominar Tortitas, para diferenciarlas de nuestras deliciosas tortillas.
El pan que vamos a preparar para el reto de este este mes es un poco atípico, ya que no vamos a emplear levadura en su elaboración, pero gracias a estas Tortillas vamos a poder elaborar diferentes platos que harán las delicias de más de uno. Hablamos de las Tortillas de maíz que se utilizan mucho en México, tanto para montar tacos como para cortar en trocitos, freírlas y conseguir unos nachos con un montón de aderezo. No debemos confundirlas con las de trigo que sirven para hacer quesadillas y que normalmente encontramos en los supermercados. A la hora de hacerlas he estado mirando por la red y te haces lío tremendo, sobre todo con el tipo de harina a utilizar y también con las cantidades. Así que he preparado las Tortillas con la harina de maíz que he encontrado en el pueblo donde vivo, en concreto la de la marca P.A.N. He leído que no deben hacerse con este tipo de harina, pero también hay quien las prepara con la misma a falta de encontrar la auténtica, que según donde vivamos puede ser algo complicada de comprar. Las he las he elaborado siguiendo un poco mi instinto a la hora medir las cantidades y han salido a la primera. Para medir las cantidades he utilizado como referencia una taza de 250 ml. He puesto 1 taza de harina, 1 taza de agua templada y 1 cucharadita de sal.
Con estas Tortillas de maíz he preparado unas Fajitas de pollo que os mostraré en unos días. La verdad es que si te pones a revisar la información que hay en la red sobre las fajitas, los tacos, las enchiladas, los burritos, las quesadillas, etc., te haces un poco de lío, ya que en unos se utilizan las Tortillas de trigo y en otros las de maíz. Así que os pongo este enlace, este otro y uno más, donde podéis ver las diferencias entre unas y otras.


Para la receta necesitaremos hacernos con harina de maíz, ya que es su base y deberemos tener cuidado a la hora de estirarlas para que nos queden bien finitas, antes de ponerlas en la sartén o plancha (el "comal" mexicano) para que se cuezan. Las auténticas tortillas de maíz, se preparan con granos de maíz seco, cocido en agua con un poco de cal, se lava después de cocerlo (al maíz ya cocido y lavado se le llama nixtamal). Se muele en un molino casero o en molino de nixtamal, que en los pueblos pequeños de México aún existen. Antiguamente se molía en un metate (piedra cuadrada que se usa en zonas rurales de México para moler el maíz), que aunque se pueden encontrar no es fácil tener uno en casa, son prácticamente piezas de museo. Existe también la harina de maíz (nixtamalizada) para hacer tortillas de maíz, tamales, sopes, tostadas, chalupas, etc. Esta se compra en los supermercados con el nombre comercial de Maseca, Minsa, así como otras marcas. Las tortillas se preparan únicamente agregando agua tibia, se extienden en una maquinita llamada tortillera (es una prensa de acero, a la que se le pone un plástico en ambos lados para que la masa no se pegue). Se cuecen en un "comal" bien caliente, primero por un lado y luego se les da la vuelta para hacerlas por el otro lado.



INGREDIENTES:
Tomando como medida una taza de 250 ml. de capacidad
Para 6-9 tortillas:
1 taza de harina de maíz blanco (he utilizado de la marca P.A.N.)
1 taza de agua templada
1 cucharadita de sal


En un recipiente ponemos la harina, incorporamos la sal y vertemos el agua templada. Mezclamos con una cuchara de madera hasta que se integren bien los ingredientes. A continuación amasamos un poco con la mano, hasta formar una bola que no se pegue a las manos. Tapamos con un film transparente y dejamos reposar unos 15 minutos.
A continuación dividimos la masa en porciones y formamos unas bolitas. Dependiendo del tamaño que las hagamos y para lo que las vayamos a utilizar nos saldrán entre 6 y 9 piezas con estas cantidades. En un principio he dividido la masa en 9 trozos, pero al formar las tortillas he visto que quedaban algo pequeñas, así que he unido de nuevo la masa y la he dividido en 6 porciones.
Para conseguir que queden bien finitas, algo fundamental en este tipo de tortillas, lo ideal es que después de formar las bolitas, las aplastemos ligeramente y las vayamos depositando entre dos trozos de plástico (nos puede servir una bolsa de congelación), o bien dos trozos de papel vegetal (es lo que he utilizado). Para dejarlas lo más delgadas posible lo mejor es coger una cazuela, o bien un cazo o algún recipiente que pese y presionemos con fuerza sobre la bolita colocada entre los dos plásticos o los dos trozos de papel vegetal. Después si queremos que nos queden todavía más finas podemos estirarlas un poco más con un rodillo sin necesidad de retirar el plástico o el papel, ya que evitará que el rodillo se pegue a la masa.
Calentamos una sartén o una plancha a fuego medio-alto y sin poner ningún tipo de grasa, vamos depositando una de las tortitas sobre la misma. Cuando haya transcurrido un minuto aproximadamente, podremos darle la vuelta para que se haga por el otro lado. Si durante la cocción se hinchan no pasada nada es algo que puede ocurrir. Mientras se va cociendo una de las tortitas iremos estirando la siguiente y de ese modo las iremos haciendo en cadena. Cuando las vayamos retirando de la sartén o de la plancha una vez hechas, debemos conservarlas tapadas con un paño para que se conserven calientes y sigan blandas.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...