jueves, 31 de marzo de 2016

Cupcakes Selva Negra



He comentado en alguna ocasión que me gusta hacer cupcakes por la gran variedad de sabores que admiten, pero lo que no me gusta es que sean excesivamente empalagosos, así que procuro buscar recetas de mi agrado o bien las adapto a mi gusto, reduciendo la cantidad de azúcar, tanto en la masa del cupcake, como en la crema de adorno. En mi opinión de ese modo resaltan más los sabores y aromas de otros ingredientes que podamos añadir a la receta y me gustan más.


En internet podemos encontrar muchísimas recetas y vídeos de estos pequeños dulces que gustan tanto, pero en esta ocasión he escogido una receta de Belén, del blog Cupcakes a gogó. Es una de las que facilita en el curso "Cupcakes para comer" que imparte en La Tallerería. No es la primera receta suya que publico en el blog, ni será la última, porque hace unos cupcakes maravillosos, entre otras muchas cosas. Si alguien está interesado os facilito la información de los mismos en este enlace. Se trata de unos cursos absolutamente recomendables y donde se aprende mucho, así que si estáis interesados podéis echar un vistazo.


Tanto la masa, como la crema, podemos hacerlas a mano con una varilla o bien utilizar un robot de cocina o unas varillas eléctricas. Si disponéis de un robot KitchenAid o de una batidora de varillas de la misma marca la tendréis hecha en un momento, son máquinas de una muy buena calidad y te facilitan mucho el trabajo a la hora de elaborar cualquier masa o crema. En este enlace tenéis información sobre estas máquinas, son algo más caras que las de otras marcas, pero también los resultados que conseguimos son mucho mejores y en menos tiempo, se nota en el momento en que empiezas a trabajar con las mismas. Espero que os guste la receta.



INGREDIENTES:
Para la masa de los cupcakes:
(Salen 12 unidades)
100 gr. de azúcar moreno
100 gr. de harina
45 gr. de cacao en polvo sin azúcar
Una pizca de sal
1 cucharadita de bicarbonato
½ cucharadita de impulsor (levadura química)
1 huevo L
50 gr. de aceite de oliva suave
2 cucharaditas de vainilla en pasta
120 ml. de Buttermilk (*)
100 gr. de café fuerte
24 cerezas naturales deshuesadas (también podemos utilizar guindas)

Para el almíbar:
100 ml. de agua
50 gr. de azícar
2 cucharadas de licor al gusto (podemos utilizar uno de cerezas)

Para la crema:
250 gr. de Mascarpone (que esté muy frío)
70 gr. de Queso crema tipo Philadelphia (también muy frío)
70 gr. de azúcar glas tamizado
200 ml. de nata para montar 35% M.G. (deberá estar muy fría)
1 ó 2 cucharaditas de vainilla en pasta (al gusto)
Un poco de chocolate de cobertura para rallar


(*) Si no encontramos buttermilk, podemos prepararla en casa de la siguiente forma:
En un vaso ponemos 110 ml. de leche, que deberá estar a temperatura ambiente, añadimos 1 cucharada de zumo de limón, removemos y dejamos reposar durante 10-15 minutos. Se formará una especie de yogur muy líquido que es más o menos el aspecto que debe tener el buttermilk.


Antes de ponernos a elaborar la masa:
Todos los ingredientes de la misma deberán estar a temperatura ambiente.
Precalentar el horno a 165º C, calor arriba y abajo, la temperatura dependerá de cada horno.
Preparamos una bandeja para hornear cupcakes con las cápsulas.

Para hacer la masa:
En primer lugar preparamos el café y lo dejamos que se enfríe.
En el bol de la batidora ponemos el azúcar y tamizamos el resto de ingredientes secos: harina, cacao, sal, bicarbonato e impulsor. Con una espátula removemos un poco para que se integren.
Ahora vamos añadiendo es este orden los ingredientes húmedos: el huevo ligeramente batido, el aceite, la vainilla, el buttermilk y el café, que deberá estar atemperado. Batimos todos los ingredientes justo hasta obtener una masa homogénea, debemos tener la precaución de no batir en exceso, solo lo haremos hasta que se haya integrado todo.
Rellenamos las cápsulas hasta dos terceras partes de su capacidad, lo mejor es hacerlo con una cuchara dosificadora de las que se utilizan para los helados, de esta forma nos aseguramos de poner la misma cantidad de masa en cada cápsula. Ponemos una cereza deshuesada o bien una guinda en cada uno de los cupcakes y la empujamos un poco para que la cubra la masa.
Introducimos la bandeja en el horno previamente calentado a 165º C, en mi horno se hornean perfectamente a 160ºC, así que al introducir la bandeja con los cupcakes he bajado la temperatura a 160ºC. Los horneamos durante 22 a 24 minutos, de esta forma conseguimos que queden más planos por la superficie y es mejor para cuando queramos adornarlos con la crema. Es importante conocer cómo se comporta nuestro horno, ya que de esto depende que consigamos buenos resultados.
Una vez haya transcurrido el tiempo de horneado, comprobamos pinchando con una brocheta si están hechos. Si sale limpia estarán, si saliera con algo de masa adherida mantendremos los cupcakes en el horno durante 1 ó 2 minutos más, pero sin pasarnos, ya que podrían quedarnos secos.
Una vez fuera del horno, ponemos la bandeja con los cupcakes sobre una rejilla y los dejamos en la misma durante 3-4 minutos no más, pues las cápsulas podrían coger humedad por la condensación del molde. Después los sacamos con mucho cuidado y los depositamos sobre la rejilla hasta que se enfríen, ya que no podremos decorarlos con la crema hasta que nos estén completamente fríos. Mientras tanto prepararemos el almíbar para que le dé tiempo a enfriarse.

Para hacer el almíbar:
En un cazo ponemos el azúcar y el agua. Lo llevamos al fuego y cuando comience a hervir esperamos hasta que se haya disuelto el azúcar, con un par de minutos será suficiente.
Ahora tenemos dos opciones, la primera sería retirarlo del fuego y añadirle el licor que hayamos elegido o bien añadirle el licor y dejar que hierva para que se evapore el alcohol. Personalmente prefiero añadirle el licor fuera del fuego, ya que parece que el sabor es más intenso. Lo dejamos que se enfríe por completo antes de almibarar los cupcakes.

Para hacer la crema de queso:
En el bol de la batidora ponemos el Mascarpone, el queso crema y el azúcar glas tamizado. Batimos con el accesorio globo hasta integrarlos. Incorporamos la nata muy fría y seguimos batiendo a velocidad media, procurando no pasarnos en el batido. Debemos mirar la consistencia de la crema para evitar que se corte. Cuando veamos que va tomando consistencia y casi está, añadimos la vainilla y batimos un poco más, tan solo hasta que se integre. Es una crema tan delicada, que se puede cortar si nos pasamos batiendo y luego no se podría recuperar.
Una vez tengamos nuestra crema lista, rellenamos una manga pastelera provista de una boquilla rizada y la guardamos en el frigorífico.

Decoración de los cupcakes:
Cuando los cupcakes se hayan enfriado por completo y almíbar también, cogemos un palillo y vamos pinchando por toda la superficie de los mismos. Con un pincel los vamos mojando con el almíbar, al tener los agujeritos que hemos hecho previamente con un palillo, el líquido los calará mejor y quedarán más jugosos.
A continuación y con la crema bien fría vamos decorando los cupcakes. Para terminar la decoración, rallaremos con un pelador o con un cuchillo un poco de chocolate de cobertura por encima y pondremos el resto de las cerezas o de la guindas.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...