martes, 18 de octubre de 2016

Berenjenas rellenas de cordero y verduras



Tenía unas berenjenas que me regaló un amigo que tiene una pequeña huerta y me pareció una buena opción prepararlas rellenas. En el blog tengo esta receta que lleva un relleno totalmente diferente y con el que también quedan deliciosas, pero en esta ocasión quería rellenarlas con carne, así que me decidí por el cordero que, complementado con algunas verduras, queda delicioso. Esta receta ha resultado muy suave, pero si os gustan las especias, podéis añadirles las que más os gusten, ya que la carne de cordero combina de maravilla con muchas de ellas. El resultado lo podéis ver en las fotos, rico y jugoso, así que os invito a prepararlas porque estoy segura de que os van a gustar. La carne que he utilizado ha sido pierna de cordero, que he pedido al carnicero que me la picara. En el caso de que no os guste este tipo de carne, lo podéis sustituir por cerdo, o bien una mezcla de ternera y cerdo, porque también quedarán muy ricas.


Cuando utilicéis cualquier tipo de pimienta en grano, la mejor opción es molerla en el mismo momento, para conseguir todo el aroma de la misma. Por lo que si utilizamos un buen molinillo el resultado es perfecto. Hace tiempo que uso los molinillos de la marca Le Creuset, que compré en la tienda Claudia & Julia. Es una marca que conozco desde que era niña, ya que mi madre tenía en casa una Cocotte ovalada, donde preparaba la mayoría de estofados y guisos, por lo que sé que se trata de una marca de garantía. Además podemos regular el grosor del grano, dependiendo de si nos gusta más grueso o más fino. Me gustan tanto que tengo uno para sal y otros dos para pimienta, uno de ellos con pimienta negra y el otro con pimienta de Sichuan que también me gusta utilizar en mi cocina. En el siguiente enlace podéis verlos, hay una gran variedad de colores, lo que nos facilita diferenciar los diferentes tipos de sal o de pimienta que utilicemos.


Os invito a preparar esta receta, porque es de las que gustan tanto a niños como a los mayores y si la complementamos con una buena ensalada, tenemos resuelta una comida de lujo. Espero que os guste.




INGREDIENTES:
4 berenjenas
500 gr. de pierna de cordero picada
2 dientes de ajo
1 cebolla roja
½ pimiento rojo
4 cucharadas de aceite de oliva
500 gr. de tomate rallado
¼ cucharadita de jengibre en polvo
½ vasito de vino blanco (60 ml.)
Sal
Pimienta negra recién molida
Perejil fresco picado
½ cucharadita de orégano seco
Queso rallado para espolvorear cantidad al gusto)


Precalentamos el horno a 180º C.
Lavamos las berenjenas, les cortamos un trozo de la parte superior para retirar la parte verde del pedúnculo, las partimos por la mitad a lo largo y con un cuchillo practicamos unos cortes en la pulpa a cada mitad. Las depositamos en una bandeja de horno forrada con papel vegetal, les ponemos un poco de sal, un hilo de aceite de oliva (1 cucharada es suficiente) y las horneamos durante 20-25 minutos, dependiendo del horno puede ser que necesiten algo más. Debemos tener en cuenta que tienen que quedar un poco blandas pero conservando algo de tersura, ya que si nos pasamos de horneado y quedan demasiado cocidas pueden romperse cuando las vayamos a vaciar. Las retiramos del horno, dejamos templar un poco y a continuación con una cuchara las vaciamos dejando algo de carne pegada a la piel, para que tengan más consistencia al rellenarlas. Troceamos la pulpa de las berenjenas que hemos vaciado y la reservamos.

Seguidamente preparamos el relleno. Para ello picamos los dientes de ajo bien pequeñitos o podemos utilizar un prensa-ajos, troceamos la cebolla bien menuda, cortamos el pimiento en dados pequeños (como de 1 cm.) y rallamos el tomate, aunque si lo preferimos podemos cortarlo en dados. Salpimentamos la carne y reservamos.
Ponemos las tres cucharadas de aceite restantes en una sartén y cuando esté caliente, añadimos el ajo. Rápidamente, antes de que se nos queme, incorporamos la cebolla, el pimiento rojo y añadimos un poco de sal y pimienta. Sofreímos a fuego medio hasta que empiece a ablandarse la verdura e incorporamos la berenjena troceada. Damos unas vueltas para que se integren bien los sabores, a continuación subimos un poco el fuego y añadimos la carne de cordero picada. Agregamos el jengibre en polvo y el orégano y sofreímos todo junto para que se vayan integrando todos los sabores. Es mejor hacerlo con el fuego un poco más alto, para que la carne se tueste rápido, de ese modo evitamos que suelte los jugos y quede como cocida. Cuando la carne haya perdido el tono crudo, agregamos el vino blanco y removemos bien. Dejamos que se evapore el alcohol un par de minutos y añadimos el tomate rallado o cortado en dados, removemos y en cuanto empiece a hervir fuerte, bajamos de nuevo el fuego y sofreímos todo junto durante 15-20 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que el tomate se haya cocinado bien y pierda el agua que haya podido soltar. Rectificamos de sal y pimienta si hiciera falta, agregamos el perejil picado, mezclamos un poco y retiramos del fuego.

Depositamos las mitades de berenjena en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal y las rellenamos con la preparación anterior, procurando repartir el relleno por igual. Espolvoreamos con queso rallado por encima e introducimos la bandeja en el horno previamente calentado a 180º C. Horneamos durante 10-15 minutos o hasta que el queso se haya fundido y tenga un bonito color dorado. Como está todo bien cocinado no necesitan mucho tiempo, así que dependiendo de cada horno incluso puede ser que en menos tiempo estén hechas.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...