Bundt Cake de nueces, canela y cacao

jueves, 15 de noviembre de 2018


Me gusta mucho hornear este tipo de bizcochos y hacía tiempo que no publicaba uno en el blog. Estos moldes son una maravilla, los bizcochos se hornean a la perfección y tienen unas formas tan bonitas que quedan preciosos.
Me he querido sumar a la celebración del International Bundt Cake Day con la preparación esta delicia. Un Bundt Cake que lleva en su interior un relleno de nueces, canela, chocolate y azúcar. Se monta por capas y después con la punta de un cuchillo se forman remolinos para que se mezcle la masa del propio Bundt con el relleno. Queda riquísimo y no os podéis imaginar el olor que desprende cuando se hornea.
Se trata de una receta que he sacado de las que vienen en el interior de la solapa de cartón, que suele cubrir estos moldes cuando los compras, pero que he adaptado a mi gusto. No son grandes variaciones las que he hecho, pero si en lo que se refiere al tipo de aceite utilizado, ya que en la receta ponía aceite de coco y lo he cambiado por aceite de oliva suave; también he reducido un poco la cantidad de azúcar en la masa.


De todas formas la receta venía en tazas y todos sabemos lo que ocurre cuando queremos convertirlas en gramos, ya que pueden variar las cantidades. En ocasiones las tazas suelen tener 250 ml. de capacidad, pero hay otras que tienen 240 ml., por ese motivo me gusta siempre utilizar las cantidades en gramos, de esta forma no hay error. Lo que he hecho es, basándome en los Bundts que tengo hechos (en el índice fotográfico podéis ver las recetas), adaptar las cantidades de esta receta y así no tener ningún problema en la elaboración. Os dejo con la receta y espero que os guste.


Bundt Cake de nueces y canela


INGREDIENTES:


Para la masa del Bundt Cake:


350 gr. de harina de repostería
1 y ½ cucharadita de impulsor (levadura química)
1 cucharadita de bicarbonato
¾ cucharadita de sal
225 gr. de mantequilla (a temperatura ambiente)
60 gr. de aceite de oliva suave
285 gr. de azúcar blanquilla
4 huevos tamaño L (a temperatura ambiente)
1 cucharada de extracto de vainilla
1 cucharada de ralladura de naranja
2 yogures griegos

Para el relleno:


125 gr. de nueces picadas
3 cucharadas de azúcar blanquilla
3 cucharadas de azúcar moreno
2 cucharaditas de canela en polvo
2 cucharaditas de cacao en polvo sin azúcar
½ cucharadita de sal


En primer lugar preparamos todos los ingredientes.
Después encendemos el horno a 170º C, con calor arriba y abajo. Es importante que conozcáis el comportamiento de vuestro horno, ya que es posible que, en vuestro caso, necesite algo más de temperatura. En el mío y como es bastante potente, con la temperatura que os indico es suficiente.
A continuación cogemos nuestro molde, en este caso he utilizado este modelo, pero también podéis encontrar muchos modelos en este enlace. Lo untamos bien con spray desmoldante, o bien con aceite o con mantequilla. Si utilizamos alguno de estos dos últimos ingredientes, debemos repartir con un pincel para que queden todas las hendiduras bien cubiertas, con el spray no es necesario hacerlo, ya que reparte una fina película por todo el molde. Espolvoreamos un poco de harina por encima. Con el molde un poco inclinado y dando unos golpes en la base del mismo, la repartimos en una fina capa por todos los huecos. Le damos la vuelta y sacudimos para retirar el exceso de harina.


Elaboración:


En un bol ponemos la harina que tamizaremos junto con el impulsor, el bicarbonato y la sal, reservamos.
En otro recipiente ponemos los ingredientes del relleno y mezclamos bien, reservamos
En el bol de la batidora con el accesorio de batir (el globo), ponemos la mantequilla, que debe estar a temperatura ambiente y el aceite. Batimos durante 1 minuto a velocidad media para que se integre bien. Paramos la máquina y bajamos con una espátula la crema que queda por las paredes del bol. Batimos durante 1 minuto más, ahora a velocidad media-alta, hasta que la mezcla quede suave. Con una espátula bajamos de nuevo la crema y ponemos en marcha la batidora a velocidad suave. Agregamos el azúcar en 3 veces, sin dejar de batir. Cuando esté integrado, subimos a velocidad media y batidos durante 2 minutos. Debe quedar una crema muy ligera.
Ahora es el momento de añadir los huevos, lo haremos a velocidad media. Incorporamos uno y cuando se haya integrado, agregaremos el siguiente y así sucesivamente hasta terminar con los cuatro huevos. Paramos la batidora, bajamos lo que haya podido quedar por las parecer del bol e incorporamos el extracto de vainilla y la ralladura de naranja. Batimos para que se integren.
A continuación debemos incorporar la harina y el yogur alternativamente, es decir empezaremos añadiendo una tercera parte de la harina, luego uno de los yogures, otra parte de la harina, el otro yogur y el resto de la harina. Esta operación debemos hacerla con la batidora a la velocidad más lenta que nos permita, ya que no debemos batir en exceso la masa. Cuando hayamos terminado, paramos la máquina y retiramos el accesorio de batir; con la espátula y con mucha suavidad, terminamos de integrar bien estos dos ingredientes.
Para rellenar el molde lo vamos a hacer por capas, alternando una de masa y otra de relleno, hasta terminar con una de masa. Para ello cogemos el molde y con una cuchara grande ponemos una parte de la masa en el fondo del mismo, sobre un paño le damos unos golpes suaves al molde para que entre bien en las hendiduras del mismo. Encima de esta capa repartimos parte del relleno, volvemos a poner otra capa de masa, otra de relleno y así sucesivamente hasta terminar con todo. Cada vez que pongamos una capa de masa, lo ideal es alisar la superficie con el reverso de una cuchara. Cuando hayamos terminado, volvemos a dar unos golpes al molde, para que la masa llegue bien a todos los huecos que forman el dibujo del mismo. Ahora cogemos un cuchillo, lo introducimos en la masa hasta casi el fondo y vamos haciendo como una especie de eses por toda la masa, repetimos una vez más, de esa forma el relleno se distribuirá por la misma.
Horneamos a la temperatura que os he indicado, en mi caso 170º C, calor arriba y abajo (horno precalentado previamente), durante 50-60 minutos. Siempre debemos comprobar 5-10 minutos antes de finalizar el tiempo de horneado, si está hecho, ya que si nos pasamos de cocción quedará seco. Para comprobarlo basta con introducir una brocheta y si sale limpia estará listo. Si saliera con restos de masa, debemos hornear unos minutos más, pero vigilando no superar en mucho los tiempo de horneado, ya que podría quedar seco. En mi caso a los 55 minutos estaba perfecto.
Una vez fuera del horno lo colocamos sobre una rejilla y dejamos enfriar 8-10 minutos dentro del molde. Transcurrido este tiempo ponemos la rejilla por encima y le damos la vuelta con cuidado. Debemos dar un golpe seco para que salga bien, lo haremos con suavidad. Dejamos que enfríe por completo antes de consumirlo.


6 comentarios

  1. Tiene que estar de muerte¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Impresionante bundt y fotografías Suny.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. La combinación de nueces y cacao, junto con esa bonita presentación, es todo un lujo de bundt.

    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nieves. Está delicioso porque el relleno le aporta un toque muy rico.
      Un beso.

      Eliminar